sábado, 2 de enero de 2016

¿Quién fue Jacinto Clavería Arangua?

Al hablar de la historia de Uxue es imprescindible mencionar a Jacinto Clavería Arangua. 
En este blog habréis visto que lo he mencionado un montón de veces. 

Aunque nacido en Lumbier, Jacinto Clavería descendía de Ujué. Su padre José María Clavería, era de nuestro pueblo. Y su madre, Ciriaca, era hermana de Estefania Arangua, la de las almendras garrapiñadas.
Tras quedar huérfano de padre y madre, pasó su infancia en Uxue por lo que él se sintió siempre muy de nuestro pueblo.
Tras irse con los claretianos y hacerse sacerdote, regresó a Ujué muy a menudo para estar en casa de sus familiares tanto para descanso, asistir a festividades religiosas como para ahondar en sus investigaciones.

En cuanto a su faceta de historiador de la Villa, santuario e imagen de la Virgen de Uxue, puede decirse que fue la primera persona que al escribir sobre Ujué se preocupó en escudriñar archivos para corroborar antiguas tradiciones, logrando encontrar datos todavía desconocidos que enriquecieron el conocimiento de nuestra historia.

Sus sucesivos hallazgos archivísticos y un progresivo mejor conocimiento de la arquitectura e imaginería románicas le hicieron publicar cuatro obras sobre Ujué (1910, 19, 35, 53). La de 1953 a sus 68 años, un año antes de morir.
                        -----------------
El Padre Jacinto Clavería también elaboró una novena a la Virgen de Ujué incluida dentro de su publicación de 1919 y que en 1954 se publicó en separado.
Además de los rezos correspondientes, en cada día de esta novena se incluye un hecho prodigioso atribuido a Santa Maria la Real de Uxue
                 ---------------

BIOGRAFÍA.
Seguidamente y para recordar su vida y obra, me limito a copiar lo que de él dice La Gran Enciclopedia Navarra:

Jacinto Clavería Arangua nació en Lumbier el 26 de julio de 1885 y murió en Pamplona el 21 de febrero de 1954. 
Escritor claretiano huérfano desde los seis años, pasó al cuidado de una tía suya en Ujué (doña Estefanía Arangua)

Todavía niño, marchó a un seminario de la Congregación de Hijos del Inmaculado Corazón de María. Terminados allí sus estudios humanísticos, realizó la profesión religiosa en el noviciado de Segovia (24.8.1901).
Durante su carrera hacia el sacerdocio cultivó, además de las Ciencias Sagradas, la Literatura, la Arqueología y la Historia. 
Fue ordenado sacerdote en Santo Domingo de la Calzada (17.9.1909).
Predicó unas misiones en Ujué con ocasión de la inauguración de un nuevo altar mayor (mayo de 1910).

Vivió en el Seminario Menor de Balmaseda (Vizcaya), donde dio clases de Lengua Latina y Retórica durante algunos años; y en la Residencia de San Fermín de Aldapa en Pamplona; desde donde viajó a muchos pueblos de Navarra.
En estos viajes, junto a su actividad apostólica, se dedicó a obtener información gráfica, documental e histórica sobre los santuarios marianos y sus imágenes y romerías. En la prensa local aparecieron varios artículos suyos sobre estos temas. 

Hacia 1920, nombrado Superior de la Residencia de su congregación en El Ferrol, se dedicó a la Acción Católica y organizó las Ramas de Jóvenes y Mujeres. Fundó una revista mariana, "Luz de Aurora", y creó una biblioteca circulante. 

Desde 1923 residió en Madrid, dedicado a la doble actividad apostólica y literaria. Fue director de la Juventud Cordimariana y Consiliario de la Juventud Femenina de Acción Católica de la parroquia del Corpus Christi.

En 1923 comienza su colaboración en la revista "Ilustración del Clero", en la que llenaría cientos de páginas hasta los últimos años de su vida.
Algún intento más ambicioso, como fue el de elaborar un "Año Cristiano", no llegó a completarse.

Dentro de su actividad de investigación histórica y artística, se dedicó a explorar archivos y recorrer museos y monumentos.
Realizó esta labor también en Navarra, donde todos los años pasaba una temporada. Su objetivo era la publicación de una obra que recogiese las imágenes marianas y sus santuarios en Navarra.

Con gran perseverancia y ánimo realizó el trabajo en solitario y consiguió su intento al ser publicados en 1941 y 1944 respectivamente los dos tomos de su Iconografía.
Esta obra participa, a partes iguales, de los géneros de la Historia del arte, la Retórica y la Catequesis. Reduce su campo a la escultura y, generalmente, a la época medieval. Quedó en proyecto la extensión a los períodos renacentista y barroco.

A pesar de sus limitaciones, la obra significó un avance en esta área de la historia del arte navarro. En muchos casos constituye un inventario y testimonio de tallas ahora desaparecidas. Sin ser exhaustivo, este trabajo sobre iconografía mariana navarra fue la obra más extensa de su tiempo y su género en todo el ámbito nacional y punto de partida para las investigaciones posteriores.

Sobre la Virgen de Ujué, el Santuario y la Villa, publicó cuatro libros de progresiva amplitud y hondura. Al tema dedicó, aparte de su entusiasmo, sus más interesantes aportaciones documentales e históricas.

Otro proyecto sobre el que trabajó intensamente fue el de los Crucifijos de Navarra. Había reunido abundante material gráfico, literario y documental para una obra en dos tomos, que se titularían El Crucifijo en la escultura y pintura y Cruces procesionales y de término. Pero la muerte, después de cruel enfermedad, cortó sus planes. Una mínima parte fue publicada posteriormente, en 1962, por el P. Valencia, hermano de congregación.
-----------------
Enlaces sobre el P. Jacinto Claveria Arangua: