miércoles, 25 de julio de 2012

25 de Julio 2012. Hace 500 años que nos invadieron, pero todavía vivimos.




El 23 de julio de 1512 el Duque de Alba entró en Navarra, acompañado de un ejército de 12.000 soldados, tropas a caballo  y armado con numerosas piezas de artillería.. 
El grueso del ejército invasor se detuvo primero en  torno al pueblo y  palacio de Arazuri, gobernado por un familiar del conde de Lerín y el 24 de julio ya estaban en la Taconera, a las puertas de la capital del Reyno. 
Pamplona intentó ganar tiempo  para intentar pactar condiciones ya que ese ejército doblaba en número a los habitantes de la ciudad.
La respuesta que recibieron del  Duque de Alba fue clara y concisa:

«No son los vencidos quienes imponen leyes a los vencedores, sino que las reciben de éstos. Marchad pues y comunicad a vuestros convecinos que, o se entreguen sin condición alguna, poniendo en mis manos todos los bienes eclesiásticos y públicos -en cuyo caso disfrutarán de absoluta libertad y de sus haciendas-, o si no les placen estas condiciones, sepan que han de pasar por todo lo que acontece en el asedio de las ciudades: matanzas, sin respetar edad ni sexo; incendio de las haciendas, tanto eclesiásticas como privadas, y saqueo de toda clase bienes.»

Como ya hemos visto en este mismo blog, la población de Navarra se alzó al menos tres veces en contra de los invasores pero al final el poderoso ejercito de ocupación se afianzó en nuestra tierra de manera definitiva.
Hoy que se cumplen 500 años de aquellos aciagos días, Vaya mi reconocimiento hacia todos los que lucharon para que nuestro Reyno sobreviviera sin depender de nadie. Han pasado 500 años pero Navarra sigue viva. 


.........................