sábado, 23 de mayo de 2009

La romería de San Martín de Unx a Ujué

   FOTO: Vista panorámica de la Villa de San Martín de Unx.
La romería de San Martín de Unx a Uxue.
Para relatar la romería de San Martín de Unx a Ujué qué mejor que las palabras de unos estudiosos naturales de esa Villa para describirla.

Leemos en el libro titulado ''Estudio etnográfico de San Martín de Unx'' estupenda obra de los hermanos Francisco Javier y José Angel Zubiaur lo que sigue:

''La romería (de San Martín de Unx) no se sabe de cuándo data, pero es posible que la iniciara alguna cofradía al estilo de los Doce Apóstoles de Tafalla, por cuanto nos dicen que al principio eran 33 hombres, en memoria de los años que vivió Cristo los que iban en procesión a Ujué en la noche de la Ascensión del Señor.Un cronista anónimo del Val de Aibar, escribía de ella en 1975: Desde hace más de trescientos años San Martín de Unx peregrina a la Virgen de Ujué el día de la Ascensión. Es una de las romerías (la procesión de Ujué se llama o llamaba) más serias, más devotas, más emocionantes.

Sólo van hombres, con sus túnicas (hábitos en el pueblo) y sus cruces; algunos de ellos descalzos o con cadenas.
Salen de San Martín, de la iglesia de Santa María del Pópulo, a las tres de la mañana, hora solar, en grupo compacto, pechando la gran cuesta con el rezo de las tres partes del Rosario, dirigido por el Párroco y cinco auroros.

En la cruz se organiza la procesión y cantando y rezando se llega al santuario con la amanecida. Oyen misa, comulgan, desayunan, compran almendras, se despiden de la Virgen y a San Martín cada uno a su aire.

En el puente, nuevamente se organiza la procesión y los trescientos hombres suben en fila hasta la parroquia en medio del más respetuoso silencio de todo el vecindario. El Párroco les agradece su sacrificio y amor a la Virgen de Ujué y hasta el año que viene. Todo ha transcurrido en cinco horas.
............................
Así ocurrió hasta hace unos pocos años.
La tradición ha evolucionado en cuanto desde hace poco ya se permite integrarse a las mujeres en la romería y en cuanto a que ya no es tan de madrugada.

A la romería de San Martín de Unx ya no se la puede denominar como nocturna, pero la salida y subida, la misa y estancia en Uxue y la vuelta de retorno a San Martín las siguen haciendo en cinco horas tal como antaño, acabando todo para las diez de la mañana.

Como veremos, parece que desde hace bastante tiempo atrás se intentó que San Martín subiera de día como los otros pueblos y también que participaran las mujeres como se desprende de lo que los hermanos Zubiaur cuentan a continuación:

''Este cronista cuenta la anécdota que protagonizaron a comienzos del siglo XX el Abad Gorri, natural de Olite del que se decía que era «mucho carlista y mucho arbolario».

Los vecinos del pueblo dicen que ''al parecer, y él sabría por qué, la romería no le gustó y la suprimió. La mayoría del pueblo, por respeto o por carlismo, le obedeció.
Pero los liberales, la minoría, se opusieron a medida tan arbitraria y dijeron que a la Virgen de Ujué se iba por encima del Párroco.


El día de la Ascensión, diez, doce, quince, cogieron los hábitos, las cruces y se fueron a Ujué.Pero al llegar allí se encontraron con las puertas del santuario cerradas porque el Párroco de Ujué, de acuerdo con el Abad de San Martín, no quiso abrirlas.
La reacción fue espontánea, estoica, magnífica.
Uno de ellos lanzó al aire de la madrugada el canto de la siguiente letrilla:

''Sagrada Virgen de Ujué
a tus pies hemos llegado
y los ministros de Dioslas puertas nos han cerrado''.

Y se volvieron a San Martín. El gesto de los ''impíos'' liberales salvó la romería.
Fue un ejemplo y una lección. Al año siguiente volvió la romería con más fuerza si cabe.
Elías Leoz da otra interpretación del hecho que pasó a ser leyenda hace muchos años. Según él, el Abad de San Martín quiso que la romería se abriera a las mujeres y que no fuera solo de hombres al igual que ya comenzaban a hacer Pueyo y otros pueblos.Su carácter que era enérgico trató de imponerse y los sanmartinejos se rebelaron en contra de su disposición.

Y aún hemos dado con otra versión, esta más popular:

Que el abad Gorri quiso que la romería fuese de día y no de noche a lo que se negaron marchando los hombres en procesión a Ujué sin el cura.
Volvieron todavía de noche a dar las gracias a la Virgen del Pópulo y encontraron la puerta cerrada a lo que un peregrino exclamó
:

Santo Cristo del Amparo
A que tiempos hemos llegado
Los ministros de la iglesia
Las puertas nos han cerrado.

Del libro ''Estudio etnográfico de San Martín de Unx''. Francisco Javier y José Angel Zubiaur.