domingo, 1 de enero de 2017

Sucedió un 1 de enero. Funeral en el 600 aniversario de la muerte de Carlos II.

Sucedió un 1 de enero.
Carlos II de Navarra murió la primera noche de enero del año 1387 tal como está escrito en la urna de madera donde reposa su corazón.
En 1987, al cumplirse el 600 aniversario de su muerte, se celebró en la basílica de Santa María la Real de Uxue un sencillo pero emotivo funeral de "corpore insepulto" en recuerdo hacia él como benefactor que fue de este santuario e impulsor de la Universidad del Reino de Navarra en nuestro pueblo.

El acto fue programado por el Ayuntamiento y por la Parroquia de Ujué y consistió en una misa, un aurresku de honor, una declamación poética y un responso.

                    El corazón de Carlos II presidió la ceremonia.


Los actos estuvieron presididos por el corazón de Don Carlos contenido en el interior del hermoso pichel de vidrio transparente custodiado por las figuras de dos pajecillos que portan las armas del rey.
Esta fue una de las pocas ocasiones en que se pudo ver el corazón sin la protección que le da la verja tras la que se expone cotidianamente.

Para el acto se había colocado en el centro de la nave gótica, junto a las gradas del presbiterio, una hermosa mesa de nogal, adornada con los colores rojos y bandera de Navarra, para que, a modo de catafalco, pudiera ser colocada sobre ella la reliquia.

                      
En la foto vemos al alcalde de Tafalla, Pablo Jurío Zubiri, al de Olite, Francisco Javier Luna Echarri, al Sr. presidente del Parlamento de Navarra D. Balbino Bados y al alcalde de Ujué D. Simón Ongay Sanz, camino del santuario para celebrar el VI centenario de la muerte de Carlos II de Navarra de la dinastía de Evreux. Tras ellos el resto de la corporación uxuetarra con el abanderado.

La corporación y autoridades entraron en la iglesia mientras el organista interpretaba un solemne pasaclaustro.
Seguidamente, ayuntamiento, cargos invitados y autoridades forales fueron ocupando sus puestos cerca del altar.

                         
                 
Ceremonia del traslado del corazón de Carlos II desde su hornacina habitual al catafalco presidencial.
Los sacerdotes celebrantes, tras salir de la sacristía y hacer la reverencia a la Imagen de Nuestra Señora de Uxue besaron el ara del altar.
A continuación fueron hacia el Presidente del Parlamento y el Alcalde de Uxue par ir con ellos como testigos a la hornacina donde reposa el corazón embalsamado de Carlos II, abrir la verja que lo protege, y llevarlo procesionalmente al catafalco.
Mientras, órgano y Agrupación Coral Tafallesa daban empaque al acto interpretando magistralmente y con gran solemnidad el himno de las Cortes de Navarra.

La misa se celebró con el acompañamiento musical de la mencionada Agrupación Coral dirigida por don José Menéndez y fue seguida con gran atención por toda los presentes que abarrotaban el templo.

                                          


Don Fermin Gurpegui párroco de Santa Maria de Uxue concelebró la misa acompañado por el salesiano ujuetarra José Aldunate y evocó en su homilía la vida del rey Don Carlos y su acción benefactora para con nuestra iglesia. fortaleza y nuestra villa.

A la hora del ofertorio un dantzari interpretó un aurresku de honor ante el catafalco donde se exponía el corazón de nuestro rey.
Seguidamente Sergio Sola, ujuetarra que entonces cursaba 7° de EGB recitó una poesía del jesuita Padre Ramón Cué que tiene como fondo el tema el corazón del rey D. Carlos: «Princesica de las torres almenadas de Ujué, la de las palomas blancas para darse a conocer, y los corazones malos como rosas a sus pies...».
La última parte del acto religioso fue el responso interpretado por la Agrupación Coral Tafallesa que entonó con buen timbre, afinación y perfectamente compactada, el «Acuérdate» compuesto por su fundador y director José Menéndez de Esteban.

Al acabar, el corazón fue devuelto con la misma pompa que al principio a su lugar de siempre.
                                                     --------
Finalizada la ceremonia religiosa, autoridades y pueblo fueron hasta las escuelas de Ujué donde el Ayuntamiento había preparado un vino navarro con «cosicas» de la tierra para obsequiar a todos. El punto final del lunch y de la celebración del día lo puso la Agrupación Coral Tafallesa que intervino intepretando varias piezas del folklore de Navarra, villancicos, jotas y zortzikos escuchados con gran agrado por todos los presentes.
                                                 ----------