miércoles, 28 de diciembre de 2016

Animada asamblea vecinal: ¿Tren Chu-chú por las calles de Ujué?

Uxue/Ujué. Agencias. 28 de diciembre del 2016.
Estos días, por ser vacaciones de Navidad, Ujué se ve con más gente que de costumbre. Vecinos que están censados aquí pero que trabajan y viven en Pamplona pasan en el pueblo estas festividades.
Quizás por haber más gente, las comisiones vecinales de apoyo al ayuntamiento que se celebran estos días se ven más animadas que de costumbre.
Las obras de las calles van a buen ritmo y ya se está pensando en nuevas actividades en la comisión de festejos y turismo.
                                    --------------------
Hoy día 28 de diciembre, el concejal que preside esa comisión ha convocado asamblea para informar que el dueño de unas conocidas bodegas catalanas que recientemente visitó Ujué nos quería regalar el tren que tiene para enseñar sus instalaciones a clientes y visitantes, ya que va a comprar otro nuevo.

Foto. El tren que nos quieren regalar.

El tema ha suscitado en los presentes un gran revuelo: nos darían ese tren a cambio de que siempre llevase bien visible la marca del cava que elaboran en aquella famosa bodega.

La idea de nuestro concejal es la de aprovechar la ocasión y aceptar el regalo ya que dicho mini-tren es ideal para Ujué al ser más estrecho que nuestras calles.
¿Para qué serviría? Pues muy sencillo: para traer a los turistas desde donde tienen que aparcar, que casi siempre es lejos de la  iglesia, y para poder ir con el tren por las calles que se decida.

La asamblea se ha animado cuando los presentes han comenzado a exponer más ideas para el uso del trenico:  que si desde dónde y por dónde podría funcionar... que si desde la ermita de San Miguel.. que si desde la bodega… que si desde la Cruz del Saludo...

Unos han dicho que sería bueno que el tren Chu-chú tuviera una ruta por alguna de las calles y plazas del pueblo y que sería bueno que los viajeros, sentadicos en el tren,  pudieran escuchar las explicaciones de un guía.
Otros han contestado que de guía nada, que con tener una grabación y unos altavocicos basta.

Los de más edad han pedido a la asamblea que el tren pase "por tó las calles del pueblo el día en que viene la pescatera, el día del vendedor de verduras y el día que viene la del congelau, pa que quien quiera hacer las compras no se canse andando calle arriba y calle abajo".
Otros han exigido que el tren funcione los domingos por "tol pueblo antes de misa, pa poder subir a la iglesia sin cansarse".

La asamblea se ha dedicado a analizar minuciosamente cientos de detalles como por ejemplo si conviene que el tren pase por las calles más picas o si sólo por las más estrechas para evitar descarrilamientos.
Transcurridas cinco horas, los vecinos siguen reunidos. Lo que tienen claro es que, como el cura nunca pone en marcha el ascensor de la iglesia, el tren debería tener su estación final arriba del todo junto al aljibe.
Ahora están con lo de quién lo va a conducir y con lo de hacer un parking para los turistas y la estación de salida para el tren. Unos dicen que el mejor sitio es entre el granero de la agraria y la bodega. Otros dicen que lo mejor es poner todo al otro lado del pueblo junto a la ermita de San Miguel...

Mientras lo deciden (cosa de otras tres o cuatro horas) he creído oportuno salir del salón para escribir esta crónica. 
Seguiremos informando.
Crónica  y foto: E. Lino Chente.