martes, 22 de abril de 2014

La romería grande a Ujué y el baile "agarrau”.

De cuando en Ujué había "baile agarrau" el víspera de la romería grande y lo prohibieron.  
Cuando yo era un muete oí contar a la gente mayor que en tiempos hubo en Ujué varias cuadrillas de mozos que se juntaban en diferentes casas donde solían preparar buenas meriendas y mejores cenas tras las cuales, en fechas señaladas, organizaban bailes.

Los componentes de estas cuadrillas, animados tras el buen yantar y el buen beber, salían frecuentemente de ronda por el pueblo cantando coplas (unas tradicionales, otras picantes y alguna que otra de botipronto o recién inventada) acompañados de guitarras, bandurrias y algún que otro laúd (los de Ujué llamaban a este instrumento "la Ú"). 

LOS “SALONES” DE BAILE DE UJUÉ.
Hace unos días estuve hablando con Ángeles, dueña del Bar Villar sito en la Plaza Mayor de Ujué.
En los años en que Ujué tenia unos 1500 habitantes ella conoció unos cuantos sitios donde se hacía baile.

En el mismo local donde ahora está el Bar Villar funcionó uno de ellos antes de los años 40.
En él se bailaba al son de una gramola de aquellas a la que se debía dar cuerda y se escuchaba a través de una bocina.
Los discos que ponían eran de orquestas famosas e intérpretes de tangos, boleros, pasodobles y canciones que por aquel entonces estaban de moda. 

Ángeles me contó que en casa de la Orosia (actual casa de la Iso) tenían una pianola con esos rollos de papel agujereado que al pasar hacían sonar el instrumento…
En el piso de arriba de casa la Orosia había un café-bar y abajo, a pie de la plaza mayor, el baile. 

En casa Regino Sola también tenían una gramola para el baile y de vez en cuando los de la cuadrilla que se juntaba en aquella casa tocaban sus guitarras y otros instrumentos.

En casa del Sobrau también se reunía otra cuadrilla y el baile era con guitarras.
El baile de casa Zubiri era con músicos que habían aprendido en la banda municipal de Ujué.
En casa Ausalón también se reunía otra cuadrilla y había baile. 

BAILE EN LA VÍSPERA Y EN EL DÍA DE LA ROMERÍA GRANDE.
Desde la víspera de la romería de Tafalla, Murillo el Fruto, Carcastillo, Mélida, Santacara, Beire, Pitillas, Murillete y la parroquia de Santa María de Olite, solía haber gran afluencia de gente en nuestro pueblo.

Antiguamente en esta romería solo entraban en procesión los hombres de cada pueblo entunicados y en rigurosa fila en silencio.
Las mujeres, venían fuera de la procesión y los que deseaban presenciar la llegada de los romeros solían estar en el pueblo desde el día anterior alojados en las fondas o en casas de familiares, allegados o amigos.

Un motivo de esparcimiento para los forasteros que se encontraban esa noche en el pueblo era acudir a los diferentes bailes que se organizaban.

Mi tía que vivía en la Calle Larga, solía contar que al baile de casa Ausalón, que está casi enfrente de su casa, solían acudir muchas mozas de Murillo el Fruto.

LA NOTICIA MÁS ANTIGUA DE QUE HUBIERA BAILES EN LA VÍSPERA DE LA ROMERÍA A UXUE.
La noticia más antigua que tengo sobre los bailes de la víspera de la romería grande a Ujué (y de lo de echar piedricas al aljibe) es de hace más de 170 años.
Tal noticia apareció el 4 de mayo de 1844, en la página 2 de "La Posdata", un periódico de Madrid.
La envió el corresponsal que ese diario tenía en Tafalla y está escrita el sábado día 28 de abril haciendo mención a la romería de esa ciudad a Uxue que se iba a celebrar el día siguiente. Entresaco los siguientes párrafos:

… (..) ….”Mañana domingo si el tiempo lo permite, se celebrará una procesión de penitencia que desde tiempo inmemorial, se hace de aquí a la Villa de Ujué.
Trescientos entunicados con su cruz a cuestas, y la mayor parte a pie, descalzos y en ayuno natural, saldrán a las tres de la mañana de la parroquia de Santa María, e irán tres leguas de mal camino hasta la iglesia de Ujué, donde tomarán comunión.

Por supuesto esta romería es como todas las del mundo; en concluyendo la misa mayor todos se entregan a la alegría hasta la hora de volver, lo cual hacen como la ida, menos venir en ayunas. A esta procesión va todo el cabildo eclesiástico y el ayuntamiento.

También es notable esta romería por otra cosa. Todos los recién casados buscan su caballería y llevan sus mujeres a la grupa, siendo su primer cuidado en llegando al pueblo ir al pozo de la Virgen a pedirle los hijos que desean. Éstos se obtienen lanzando piedras dentro; de cada una, uno.

En cuanto a los amantes, van de víspera para disponer un baile por la noche y disfrutarlo. Si el baile no se arregla, nunca falta una guitarra, un violín y una bandurria con que acompañar cuatro canciones a la ventana de su dama. 
Algunos de estos también visitan el pozo de la Virgen; el objeto que llevan en visitarlo ellos lo saben.

A la tarde vuelven delante de la procesión para lucir, cada uno lo que puede entre la multitud que sale a esperarlos. Los penitentes no entran en Tafalla hasta oscurecer. Algunas particularidades más tiene esta romería, que no puedo describir por el poco lugar”

LOS BAILES  DE LA VÍSPERA Y DEL DÍA DE LA ROMERÍA GRANDE A UJUÉ SE PROHIBIERON EN 1941.
FOTO: Portada de una revista
 contra el baile agarrado.
Baldomero Barón, periodista de "El Diario de Navarra"
casado con una ujuetarra, fue cronista de la romerías a Ujué durante muchos años.
Hurgando en las hemerotecas nos encontramos con una crónica suya del 29 de abril de 1941.

Narra la romería a Uxue del día anterior. Era alcalde de Ujué Quinciano Itúrbide que estuvo en ese cargo durante los años 1941 y 1942.

La crónica es parecida a la de otros años narrando la entrada de los romeros, la fervorosidad de los mismos y los actos que hubo en el transcurso del día.

La parte mas sustanciosa de la crónica, por lo inusual y por los epítetos que emplea para calificar al baile agarrado, es la que cuenta la prohibición de los bailes por parte del alcalde de Ujué, señor Itúrbide, dedicando los siguientes párrafos a este hecho:

“Queremos cerrar esta crónica con una nota de gran satisfacción para nosotros: "Una pena nos traíamos casi siempre de Ujué: Ofreciendo en contraste fuerte y una profanación lamentabilísima, en ese pueblo donde se apareció la Virgen, a pretexto precisamente de las peregrinaciones se organizaban en diferentes locales bailes de los llamados (emplearemos la palabra zafia)”agarrados” y se daba el triste caso de que ciertos mozos y ciertas mozas más iban a la romería por bailar que por rezar a Nuestra Señora. Incluso se citaban para ello en los pueblos de su residencia.

La combinación no podía ser más censurable ni el espectáculo más bochornoso y la fiesta profana resultaba no solamente inoportuna, sino hasta sacrílega.
Pero, afortunadamente y en plausible purificación de costumbres, esos bailes han desaparecido y nos dicen que ha sido el alcalde actual, don Quinciano Itúrbide quien así lo ha dispuesto  de acuerdo con el párroco don José Tirapu.
Vaya para estas autoridades nuestro aplauso cerrado y que cumpla el ejemplo”. FIRMADO BARÓN
                                             ............. 

Dejo para vosotros, lectores de hoy en día, la opción de opinar sobre estas costumbres y estas prohibiciones. 
Espero que leyendo lo que aquí se relata hayáis podido recordar cosas que quizás ya oísteis contar a vuestros mayores. 
Y ya que estamos inmersos en el ciclo de romerías de este año, vaya desde aquí mi bienvenida a todos los que peregrinen hacia Santa María la Real de Uxue deseándoles se cumplan todos sus deseos y pasen una buena estancia en nuestro pueblo. 
                                              ...............