sábado, 31 de octubre de 2009

Recuerdos del siglo VIII. La aparición de la Virgen de Ujué en poesia.


LA LEYENDA DE LA APARICIÓN DE SANTA MARÍA DE UXUE.

Cuenta la leyenda que una paloma entraba y salía del agujero de una peña.
Un zagal que pastoreaba por allí, movido por la curiosidad se acercó con la intención de espantarla.
Al comprobar como la paloma seguía con su aleteo insistente; se acerca y contempla una hermosa imagen de la Virgen y la palomita a sus pies.

Acto seguido, el pastorico regresa a su aldea (que estaba junto a la ermita de la Blanca) y avisa a sus vecinos del hallazgo y todo el pueblo se va a vivir junto a la imagen aparecida.
Al nuevo lugar le llaman Uxue o Uxua que en vascuence, su lengua natural, significa paloma.
La leyenda dice que tras la aparición y traslado de los vecinos a esta cumbre, Iñigo Arista la fortificó ... y que así nació la Villa de Uxue.
..........................................................................

En otro capitulo de este blog (pinchar aquí para leerlo) contamos que esta leyenda tuvo tal credibilidad que en el año 1886 se celebró por todo lo alto el milenario de la aparición de la imagen de la Virgen de Uxue al pastor. Y contábamos como fueron desarrollándose aquellos eventos que duraron todo un mes.

Al principio de dicho capitulo dijimos que las leyendas leyendas son. Que ésta aparece escrita por primera vez en el siglo diecisiete y que seguramente esta tradición no sea más antigua que la fecha en que se escribió.
Dijimos también, que en la documentación medieval nunca se hace mención a aparición alguna, pero sí a la fortaleza y al santuario que desde muy antiguo fueron erigiendo nuestros reyes.

Los archivos hablan de la importancia del Priorato de Uxue, del culto que se le daba a Santa María, de los milagros que ésta obraba en su santa Iglesia, se mencionan las visitas de la Casa Real, se alude a las peregrinaciones de los pueblos circunvecinos y se cuenta que muchos devotos venían hasta Santa Maria de Uxue desde lejanas tierras. Pero ni media palabra alusiva a la leyenda de la paloma.

Aun a sabiendas de que la leyenda que nos ha llegado carece de rigor histórico, hay que reconocer que es bonita.
Y que nos recuerda dos cosas que están en nuestra memoria colectiva: que en estas tierras se habló euskara desde antiguo y que Uxue fue un castillo importante de Navarra desde tiempos de nuestros primeros reyes.

También son bonitas las distintas variantes de esta leyenda tal como nos han llegado.
Como ejemplo de ello, hoy os presento una variante que se compuso en el mismo año del milenario.
......................................................................................


Eustaquio Jaso Gil nació en San Martín de Unx en 1853. Sacerdote, párroco de Uterga, catedrático y vicerrector del seminario, fue también profesor del Instituto Provincial de Navarra y canónigo lectoral de Segovia donde murió en 1904.

El año 1886 se celebró el milenario de la aparición de la Virgen y como el prior de Uxue, Don José Guillermo Lacunza estaba enfermo, Don Eustaquio se encargó de confeccionar un libro (el de la foto) donde se describen los actos que en Ujué se celebraron.

En la ultima parte de esta obras se publican varias poesías inspiradas en los acontecimientos que se rememoraban en el milenario.
En la primera de ellas, al contrario de en las demás, no se dice quien la compuso por lo que quizás sea obra del autor del libro.

ARGUMENTO DE LA GESTA:
El autor cuenta la leyenda de la aparición dentro de un ambiente épico en el que los navarros están en guerra contra el moro invasor.

Por las fechas en que se escribió este poema, todavía no se conocía con exactitud la coexistencia entre la familia de Íñigo Arista y la musulmana de los Banu Qasi emparentadas entre sí...
Se creía firmemente que desde la aparición del Islam en el valle del Ebro todo fue confrontación.

El autor, al elaborar su epopeya, imagina a Santa María la Blanca como la imagen que los ejércitos navarros tienen como patrona.
Al ir a venerarla y no encontrarla, al ver la aldea de la Blanca destruida, creen que el moro se ha llevado la imagen como botín a Calahorra ...
Enfurecidos van en su busca..... pero mejor que lo leáis.
.............................................................................................

I. RECUERDOS DEL SIGLO VIII

Terribles eran los tiempos
Que atravesaba Vasconia.
Jerez, Granada,Toledo
Compluto, Montesa, Astorga,
Amaya de los astures
Y la inmortal Zaragoza
En poder de los infieles
cayeron una tras otra.

Ya las huestes de Taric
Por nuestra Ribera asoman
Y a sus furores sucumbe
La indomable Calahorra.
Abderramán de las Galias
quiere pasar a Pamplona,
y cruzando el Pirineo
coger la Navarra toda.

Mas no, ¡vive Dios! Detente
no cantes aun victoria.
que si el valiente Pelayo
vio a María en Covadonga,
Aralar y Roncesvalles
refulgen con igual gloria;
y ni Miguel ni María
a los vascos abandonan.
Gimeno y García juntos
dan la batalla y derrotan
al ejercito agareno;
Y la cruz de la victoria
sobre el cerro de Cantabria
canta del Vasco las glorias

II. EL VOTO

En tanto Tafalla, Olite
San Martín y Santa Cara,
los de Murillo y Pitillas,
los de Aibar, Lerga y Eslava,
los de Lumbier y Sangüesa,
los de Gallipienzo y Cáseda
los hijos de Rocafort
toda la flor de Navarra,
sus arcos y lanzas cogen
afilan bien sus espadas
y al frente de sus caudillos
van a ocupar las montañas.

Mas antes hacen un voto.
Y en procesión ordenada
van a postrarse de hinojos
ante la virgen que dicen
Santa María la Blanca.

Llegan allá los guerreros
Y .. ¡Oh sorpresa! ¡Oh suerte infanda!
Sus vecinos han huido
La iglesia esta desolada;
El altar hecho cenizas
Y la tierra ensangrentada.

-¡Navarros! Grita Gimeno,
con voz que ahoga su garganta
¡ A rescatar a la Virgen
o a morir todos!. ¡Al arma!
Y todos ardiendo en ira
fuego de sus ojos lanzan
que es su mas rico tesoro
Santa Maria la Blanca.
Sin detenerse un momento
todos se ponen en marcha
y a Calahorra se dirigen
Respirando odio y venganza.


III. LA VICTORIA

Duerme Abdelmalic soberbio.
Su gente está descuidada.
La noche negra y sombría,
las puertas todas cerradas.
Llegan a ellas los navarros
escalan ya sus murallas
¡María por los Navarros!
su grito de guerra lanzan;
y fuego y terror sembrando
van por las calles y plazas;
corre la sangre a torrentes
de las turbas africanas;
huye Abdelmalic cobarde
con gente de su confianza;
Suena el grito de- ¡victoria!
y cesa la matanza.
¡ Victoria por los navarros!
¡Viva María la Blanca!

VI. EL ENCUENTRO

Postrados están de hinojos
dando a María las gracias
y lagrimas de alegría
todos los ojos derraman.
¿Dónde estás virgen María?
¿Dónde estás Madre adorada?
que por hallarte daremos
toda la sangre del alma.

¡ Oh prodigio singular!
¡ Oh dicha nunca soñada!
Una hermosa palomita
Como la nieve de blanca
Desciende del cielo y dice:
-¡Seguidme hijos de Navarra!
Y vuelve su raudo vuelo
a sus queridas montañas.

En pos de ella van los Vascos
Y al llegar a las faldas del monte
un pastor les grita:
-¡ Navarros viva la Blanca!
Subid, subid, que en el hueco
De aquella roca más alta
Nuestra muy querida madre
María escondida se halla.
-¿Y es la misma? - Sí la misma
Nuestra Señora la Blanca
La hermosísima Paloma
Reina de nuestras montañas.
Por mas señas, que allí tiene
recostadita a sus plantas
una paloma inocente
que no quiere abandonarla.

-¡ Vamos allá! ¡ Vamos todos!
A darle rendidas gracias
por la victoria obtenida
de las tribus africanas.
Y suben nuestros guerreros
hasta la peña mas alta
y al ver a la Virgen Pura
tan hermosa y agraciada;
todos se postran en tierra;

Gimeno dijo:- Señora
de esta roca nadie baja;
y pues eres nuestra Reina
y aquí tu trono levantas
en derredor de tu trono
alzaremos nuestras casas;
este será nuestro pueblo,
nuestros pechos, tu muralla.
Y vendrán los pueblos todos
de tu querida Navarra
a rendirte vasallaje
Reina de Usua adorada..

-¿Lo juráis así Navarros?
- Lo juramos Virgen Santa!.
Y no fue vana promesa
ni fueron vanas palabras;
pues desde aquel mismo día
trasladaron su morada
los que formaban el pueblo
de Santa María la Blanca

V. LA PLEGARIA

¡ Diez siglos han transcurrido!
Mil años!..Como se pasan..
Y siempre los Vascos fueron
fieles a aquella palabra
renovando año por año,
aquel voto ante sus aras;
Y aún los hijos de este pueblo
que Ujué ( paloma) se llama
descienden todos los años
a derramar una lagrima
al recuerdo de sus padres
que dieron su sangre y su alma
en defensa de la Virgen
Santa María la Blanca.

Y hoy señora, los Navarros
llenos de tristeza santa
al renovar la promesa
y aquella santa palabra
que juraron nuestros padres
te pedimos una gracia:
Salva la Iglesia de Cristo!
salva tu querida España!
salva a los Vascos tus hijos!
salva a Ujué! Salva a Navarra!