domingo, 21 de junio de 2009

El Apostolado de Barásoain a Ujué.


Cristo que tradicionalmente trajo el Apostolado de Barasoain a Uxue.
Ahora son los vecinos de ese mismo pueblo los que vienen en el domingo de la Trinidad trayéndolo en su recuerdo.
La antigua peregrinación de la Hermandad del Apostolado se ha transformado en el día en que los vecinos de Barásoain vienen a Uxue como pueblo romero a ver la la Virgen. FOTO SETUAIN





Texto tomado del libro titulado ''Apostolados de Ujué'' de Pedro M. Flamarique
Asomarse a los ''Apostolaus'' de Barásoain es como ir al brocal de un viejo pozo. Sacar y sacar agua limpia y nueva de historias hermosas con misma frescura del día lejano ya, que llovieron nubes marianas.
Es como ver nacer un nuevo Sol que antes nunca hubiera salido.
Conversar con ''Apostolaus'' de la noble Villa valdorbesa es dejar pasar el tiempo. Que gocen.Y se emocionen.
Se disparen sus emociones y recuerdos atropellados como nubes de tormenta en tarde veraniega.

Dicen y se lamentan: ''No tenemos libros ni Reglamentos. Siempre hablábamos.. ¿De cuando vendrá esto? De siempre.
Mis abuelos, mi casa, mi padre''....

Y como testigo mudo de tan bellas nostalgias enseñan un bastón-cruz, báculo negro de madera rematado en Cruz.
Y una túnica con un crucifijo de colgar al cuello y borbotones de historietas de los tradicionales ''Apostolaus''.

Así cuentan que hacían el viaje -peregrinación a la Virgen de Ujué el día del la Trinidad desde el sábado al mediodía anterior.

El sábado al mediodía se reunían en ''Casa Arricivita''. Allá se ponían la túnica y capucha. Iban a la iglesia donde hacían sus rezos y salían en silencio.
En la cruz de Piedra de Garínoain, camino de Leoz eran despedidos por la gente y marchaban cara Ujué.

Por Gandiriain, Benegorri, Maquírriain, alto de Lerga Molinoviento al alto Lerga y ya hasta el santuario.

Siempre en silencio y en fila de a uno. Rezan cinco rosarios al ir.
Y alguno, generalmente joven hacia algún comentario y rompía el silencio, había como una pequeña sanción del mayor o más veterano de rezar un padrenuestro de más.

Habiendo salido a la una del mediodía tras tomar su bocadillo de merienda por el ''Molino viento'', solían llegar a Ujué al atardecer.
Saludaban a la Virgen y a todos y a casa de ''Juan Manuel'' que era su casa durante las horas que pasaban en el viejo pueblo.

Allí cenaban el menú de siempre, el de todos los años y de todos los ''Apostolaus'' que habían existido: Alubias blancas y cordero.


Pero allí era famosa, y todos la recuerdan, aquella Agua de Enero.
Recogida de las lluvias y nieves invernales del pueblo de la Virgen para lavarse la cara los domingos las mozas. Para guisar los duros garbanzos de ''sierraujué'' y como seña de cariño y detalle de amistad ''pa cuando vengan los apostoalus de Barasoain''.
Y la bebían, la degustaban y la agradecían en abundancia y con mucha fe.

Dormían en grandes salas- habitaciones con colchones ''guardaus pa ese día'' con el consiguiente ambiente de fiesta y bromas inocentes.

Pero toda esa seriedad y complejo de rezos al volver se rompía con la fiesta del almuerzo. El cordero en chilindrón que en pucheros había venido ''calientico y oloroso al paso cansino del macho peregrino''.
El lugar siempre el mismo: el Molinoviento. Las mismas piedras y los mismos tomillos de compañeros de alegría y tragos.

Al pasar de vuelta por Maquirriain les esperaban con las campanas y los botijos de agua fresca en las puertas entreabiertas de todas las casas vecinales.

Ya en el pueblo, Barásoain, en la iglesia, a rezar, cantar y dar gracias a la Virgen por el viaje.
Rodeados de vecindario. Y hubo años que salió el Párroco con capa a recibirlos desde la Cruz de Piedra.

Llegaban hacia la una y de nuevo en ''casa Arricivita'' se despojaban de sus hábitos y marchaban a sus casas.....

Vecinos de Barásoain rememorando en el día de la Trinidad la antigua costumbre de su Apostolado a Uxue. Ahora es su día de romería a la Virgen Ujué .FOTO SETUAIN


El relato de Pedro Mari Flamarique sigue contando la merienda de esa tarde, las cuentas del Apostolau... el oficio de badajero o bagajero que era el encargado de llevar todos los bagajes a lomo de mulo.....

Aquí dejo de transcribir su relato para que el lector pueda leerlo al completo en donde se debe leer: En el libro de donde se ha copiado el anterior extracto...

Para terminar, contar que si bien el Apostolado de Barásoain dejó de existir, ahora es un nutrido grupo de vecinos de esa villa el que viene a visitar a la Virgen portando el mismo Cristo que el Apostolado traía a Ujué.
El día señalado para ello también es el mismo en que ellos vinieron siempre: El domingo de la Trinidad.
Tras la misa de los de Barasoain junto a la Virgen de Ujué, todos los presentes pasan a besar el Cristo del Apostolado .FOTO SETUAIN.

Para acabar recordar que otras hermandades o apostolados dedicados a la Virgen de Ujué han existido en la comarca hasta los años setenta (1970-80). Son las de Lerga, Aibar, Eslava, Ayesa, Barásoain y Olleta. En la actualidad esta tradición únicamente se mantiene en Olite y Tafalla.
                                    -----------------------------
Pinchando en los siguientes enlaces, miembros de esas cofradías de "Los Doce" de cada lugar explican como se desarrolla, o desarrollaba, su caminata nocturna a Uxue, el regreso a sus respectivos pueblos y las actividades que desarrollan, o desarrollaban, durante el año:

El Apostolado de Olite.

El Apostolado de Aibar.

-El Apostolado de Ayesa.

El Apostolado de Eslava.

- El Apostolado de Lerga.

El Apostolado de Olleta.

El Apostolado de Barasoain.

- El Apostolado de Tafalla.

La subida a Ujué del 2009 contada por uno de los Doce de Tafalla

La romería nocturna de San Martín de Unx



-------------------------