miércoles, 21 de agosto de 2013

Ujué, sus torres, viviendas altas, alturas y vértigos.

El loco que se paseaba por encima de las almenas de Uxue y el que se quiso tirar por una ventana.

EDIFICIOS ALTOS DE UJUÉ: LAS TORRES.


En cuanto suena la palabra Ujué o Uxue, enseguida nos viene a la mente la imagen del pueblo con sus torres e iglesia coronando la montaña.
Torres que, en cuanto se las ve, hacen nacer dentro de nosotros y de todos quienes nos visitan el deseo de subir hasta lo más alto para poder apreciar la gran panorámica que desde ahí arriba se divisa.

Todos los visitantes quieren subir al torreón mayor. Un torreón de 25 metros de alzada desde el atrio de la iglesia y de solo 16, sí dieciséis, metros cuadrados, en el interior.

Hace unos diez años que se cambiaron las decrépitas escaleras de madera y los ruinosos suelos que impedían un uso seguro para subir a estos monumentales torreones.

 Contra la pared escaleras antiguas de notable inclinación y peldaños de poca largura y poca anchura. A su lado nueva escalera metálica de caracol que también  provoca vértigo en algunos visitantes. 
Para salvar esta altura en tan pocos metros cuadrados se ha tenido que instalar cuatro tramos de escalera metálica de caracol que, conforme se va subiendo, permiten ir contemplando la hechura interior del torreón, los signos lapidarios de sus paredes, la puerta románica convertida en ventana con sus signos de mazonero del siglo doce..
Y el vértigo se hace presente en más de un visitante mucho antes de llegar a las almenas del torreón.

Llegados arriba, tras quizás ser sobresaltados por el sonar de las campanas al dar las horas, podemos vislumbrar la gran panorámica que desde allí se divisa:
La Higa de Monreal, Izaga, sierra de Izko... la sierra de Abodi  y  el Pirineo desde Ori hasta Panticosa.

Hacia el oeste las cimas amesetadas de Urbasa, la sierra de Lóquiz, Montejurra, Ioar, Cantabria...
y la Cordillera Ibérica desde Urbión y Valdezcaray hasta mas allá del Moncayo..

Al sur, la meseta de Tauste, Sádaba... más al este Castilliscar, Sofuentes, las sierra de Peña .. Leire.. al fondo Oroel..
Foto Patxi Uriz
Pero no creáis que todos los que llegan hasta arriba del torreón pueden disfrutar de la visión que hemos reseñado.
Hay visitantes a los que la altura, el vértigo, les puede y no se atreven a asomarse a las almenas ni mirar hacia el pueblo de Ujué que aparece magnífico ahí abajo mostrando plazas, calles, casas y tejados desparramándose montaña abajo desde el pie de la torre en donde estamos.
La altura, la panorámica y el viento, que en muchos días se hace notar con fuerza, sobrecogen.

El sacristán que no tenía vértigo.
En tiempos, cuando yo tenía acceso a las llaves y guiaba  a los visitantes, solía contarles que el anterior sacristán, Fausto Ayesa Irigaray, solía pasear (unos dicen que por apuesta, otros que porque le daba la gana) por encima de las almenas pasando de una a otra sin ninguna protección.
Mientras, allá abajo, desde el atrio, junto a la portalada, la gente le miraba espantada. Unos se tapaban los ojos pa no ver.
- Baja de ahí locoooo.. solían gritarle otros.


Hay quien dice que Fausto el sacristán, en vez de hacer caso a la gente que le chillaba, se quedaba encima de esa almena que veis ahí en la foto, en el ángulo del chaflán....y que empezaba a dar vueltas sobre sí mismo dando saltos a la patacoja... (sobre un solo pie).

EDIFICIOS ALTOS DE UJUÉ: LAS CASAS DE CUATRO Y CINCO ALTURAS.
Las casas de Ujué tiene generalmente tres cuerpos: la planta baja, un primer piso que  de normal era la zona habitada y arriba, bajo tejado, el granero o falsa.

Pero si nos damos un paseo por el pueblo veremos varias excepciones. La primera y mas visible es la altura que toma la casa prioral, también llamada Palacio de Carlos II.


Este edificio tiene seis alturas. Dentro guarda dos enormes salas medievales sujetas por formidables columnas que sostienen techos de maderaje radial.
El exterior del edificio es impresionante en su orientación sur donde la fachada muestra sus dos enormes balconadas y esas imponentes ménsulas que las sostienen. Bajo las balconadas dos pisos protegidos por dos saeteras en cada uno. 

Si tomamos la calle Norte y
nos detenemos
en el cruce con la calle Blanca de Navarra veremos la casa de la foto de la izquierda que alcanza cuatro cuerpos de altura.

En la calle Blanca de Navarra también hay otro edificio con cuatro cuerpos de altura y en la plaza del ayuntamiento otro.


Y si vamos a la calle  Lupera también podremos ver casas de cuatro cuerpos de altura..(foto de la derecha)

Casas que al asomarse producen vértigo.
Como Ujué está construido en una montaña, hay casas que al tener una fachada hacia la parte de la calle de más abajo, la altura resulta ser bastante grande. Tanto como para producir vértigo tal como veréis en el cuento que os voy a relatar:

El enfermo de la ventana mas alta de la casa.
Dicen que, en una de estas casas de Uxue que tienen mucha altura, habitaba un hombre que sufría unos dolores tan fuertes que lo atormentaban. Los familiares, solícitos ellos, lo atendían como bien podían. 

De tanto en cuando al enfermo le venían fuertes  accesos de dolor y entonces comenzaba a gritar, lanzando unos ayes tremebundos. 
Un mal día comenzó a exclamar que no podía más, que se iba a tirar por la ventana "pa matarse y acabar de sufrir"...
Los familiares se le abalanzaron y lo sujetaron como bien pudieron. Pero era tal la fuerza que en su desesperación sacó el enfermo, que se liberó de ellos, fue hacia la ventana y la abrió.
Cuentan que el enfermo se asomó, y que tras un momento de duda se le oyó decir:
- ¡Aivó que alturón!
Y se volvió a la cama.
......................