martes, 17 de mayo de 2011

Ujué. Cofradía de San Isidro.


Hoy vemos normal que los labradores de cada pueblo estén agrupados en cooperativas que faciliten la adquisición de semillas, fertilizantes y combustible.
Esas mismas cooperativas procurarán recoger los productos del campo, el cereal, la uva, las olivas; harán el vino y el aceite que venderán al mejor precio posible. También vemos a los agricultores agrupados en sindicatos.

En este capitulo haremos un pequeño repaso sobre lo que fueron las cofradias de labradores desde la Edad Media para recordar también que fueron el germen del asociacionismo agrario actual.
----------
En la foto procesión de San Isidro en Ujué allá por los años setenta.
-----------
Los gremios en el Medievo y en la Edad Moderna
Cuando vamos a una ciudad y paseamos por las calles de su casco antiguo vemos nombres como calle de calceteros, de cuchillería, de zapatería, cordeleros, mercaderes, caldereros, pellejería que evocan los antiguos oficios que se ejercían en dichas rúas.

Era común agruparse en calles y cofradías con gente de la misma condición social y mismo oficio para constituir una especie de asociación que velara por la consecución de unos objetivos comunes como podían ser poder vender a buen precio lo que cada gremio fabricaba, conseguir a buen precio el material necesario para ejercer cada oficio, la enseñanza del mismo a los principiantes, y obtener garantías asistenciales en caso de enfermedad, muerte y otras vicisitudes.

A veces estas asociaciones civiles fueron prohibidas por los reyes al considerarlas subversivas y contrarias a su poder por lo que muchas veces se mantuvieron disfrazadas bajo la advocación de una santa o santo al que erigían una ermita o capilla para darle culto.

En el caso de los núcleos rurales en los que la población era exclusivamente de labradores, vemos como los concejos reclamaban del rey la disminución de las pechas y contribuciones alegando haber tenido malas cosechas y haber sufrido pestes y guerras. También eran continuos los ruegos para poder roturar más terreno.
Tras esas peticiones se adivina una unión de gremio que hacía posible llevar a cabo tales reivindicaciones con mayor fuerza y eficacia.

Represión  de las organizaciones de agricultores. Miluce.
Es de resaltar que el año 1351 Carlos II reprimió duramente una junta que al estilo de la de los Infanzones de Obanos se reunía en los prados de Miluce, término municipal de Pamplona.
Esta Junta estaba constituida por labradores de la cuenca de Pamplona y otros lugares de Navarra y nos da una idea del nivel organizativo que los labradores libres llegaron a tener.

Según aparece en la documentación de la época, el delito de los junteros de Miluce era que “se esforzaban en poner todas los cargos públicos, oficios de jurados y consejeros, registro del vino y de las cosechas, guarda de los ganados en manos de cofradías o juntas”.
En palabras de hoy día diríamos que simplemente trataban de organizarse como gremio y que querían obtener el control de su cosechas, cosa natural y comprensible en nuestros días.
-----------------
Las cofradías organismos de ayuda mutua.
Mientras el estado moderno no desarrolló políticas de protección social, las agrupaciones gremiales, cofradías y hermandades han sido las que han tratado de proteger y aliviar las necesidades de sus asociados.

En Uxue, pueblo eminentemente agrícola han existido varias hermandades de origen medieval como las de Santiago, la Vera Cruz o la de la Virgen de Monserrate. Tales cofradías las podemos calificar exclusivamente como de fines religiosos y devocionales.

Hay constancia de otra Hermandad que se constituyó en 1469 en la que estaban Sangüesa, Aibar, Uxue, Liédena y Yesa por parte de Navarra y por Sos, Uncastillo, y Aldeadarbe por parte de Aragón para perseguir a los malhechores a uno y otro lado de las mugas de entrambos reinos.

Uxue. Cofradía de San Isidro. 
La única hermandad o cofradía de Uxue que podríamos denominar como gremial ha sido la de San Isidro que agrupaba a todos los labradores y subsistió como tal hasta nuestros días.
Desconozco cuando fue fundada, pero es patente la labor social en cuanto a la dignificación y sostén del gremio de labradores que desarrolló hasta hace treinta o cuarenta años.

En lo religioso la cofradía tenía el fin de celebrar el día de su santo patrón con la mayor pompa posible.
El día 15 de mayo se salía a cantar la aurora, había misa solemne con predicador traído a expensas de la cofradía y luego había procesión del santo y comida de hermandad.
San Isidro volvía a salir en andas el día de La Blanca para recibir en procesión a los que desde aquella ermita volvían al pueblo.

Hay que resaltar que, a mi manera de ver, lo más importante de la Cofradía de San Isidro fue todo lo relacionado con la ayuda interna entre sus componentes.
Si un cofrade pobre, y pobres lo eran casi todos, caía enfermo o sufría un accidente que le imposibilitaba trabajar, la cofradía de San Isidro llamaba a sus miembros a ir a las fincas del cofrade para hacer las labores necesarias que el enfermo no podía desarrollar..
Esa ayuda era vital para la familia del enfermo. Era haber podido sembrar, cosechar y tener el pan de cada día para no sucumbir.

Normalmente la ayuda de la cofradía se materializaba en días festivos. Los cofrades trabajaban entre semana en sus respectivos campos y los domingos, tras pedir las dispensas eclesiásticas, iban a los del necesitado.
El día de ayuda se convertía en una fiesta de convivencia, hermandad y solidaridad entre todos los presentes.

Tendríamos mucho que hablar de los movimientos asociativos agrarios de hace más de un siglo en nuestra Merindad para comprender la evolución de las cofradías de labradores hacia el movimiento cooperativista agrario.
De momento vaya nuestro recuerdo hacia la cofradía de San Isidro labrador de nuestro pueblo y hacia esa labor social de ayuda entre sus componentes.

Que ese recuerdo sirva para reconocer la labor social que las cofradías y asociaciones gremiales hicieron porque, aun sin que lo pretendieran, todo ello fue importante y de alguna manera inicio básico para ir consiguiendo el estado de protección, mejora y reconocimiento social del mundo del trabajo que ahora conocemos.
............................