martes, 8 de marzo de 2011

El carnaval en Ujué.

El Carnaval se celebra en los días previos a la cuaresma. Es una reacción de lo carnal ante los cuarenta días de prohibiciones y penitencia proclamados por la Iglesia.
Poca cosa sabemos de cómo se celebraban los carnavales en Uxue. Debieron ser muy parecidos a los de otros muchos lugares sin ninguna característica peculiar que los distinguiese.
                                                                      ..........................
Uxue. Unos carnavales del siglo XVII.
La primera vez que aparece relacionada con Uxue la palabra carnestolendas, equivalente a carnaval, es en el año 1629 en un documento de los Archivos Diocesanos. Se trata del proceso seguido contra Marcos Saldías.

Marcos Saldías era un cura beneficiado de Uxue que entre otras cosas llevó la contabilidad del Santuario. Dado de lo que se le acusa parece que Marcos era una persona joven.
En la ficha del proceso disciplinario se le acusa de “ser inquieto, y revoltoso, de andar de noche con armas y disfrazado, teniendo muchas pendencias con los mozos, de haber salido en una mascarada con ocasión de las carnestolendas, de jugar a la pelota y de participar en un pleito criminal". El proceso tiene 120 folios recogidos por el notario Treviño, c/319-nº 32.

Sería interesante hurgar en esta carpeta del proceso a Marcos Saldías para ver si hay alguna referencia más clara de cómo eran esa mascarada y esas carnestolendas en las que tomó parte.
Seguro que hurgando más en nuestros archivos pueden aparecer más noticias sobre los carnavales de Uxue.
............................................
Recuerdos carnavaleros del siglo XX.
Los carnavales se celebraron en nuestro pueblo hasta el año 1936. A partir de ese momento el franquismo los prohibió y no nos quedan más que los recuerdos que nos transmitieron nuestros padres.
En mi caso, recuerdo como me los contaba la tía Joaquina, la que me crió desde chiquitín tras morir mi madre. Ella me los contaba desde su experiencia de mujer.
Mi madrina nació en 1915. En 1936 tenía 21 años y por lo tanto lo que recordaba eran vivencias de su adolescencia y primera juventud.

Ella contaba que los mozos salían disfrazados de mil maneras, que alguno iba con unas máscaras de loza o quizás de cerámica... pero que la mayoría se tapaba la cara con pañuelos de los que usaban las mujeres para cubrirse la cabeza.
Contaba también que alguno solía atarse esquilas a la cintura… que solían gritarse unos a otros una enigmática palabra, algo así como Campiñarriiiii...”

Mi tía me decía que los carnavales eran una salvajada porque mujer que veían los disfrazados, mujer a la que le hacían algo desagradable... Tiraban cenizas y fiemo a la gente emitiendo una especie de gruñidos sin decir palabra para no ser reconocidos.
Que iban armados de escobas y alguno con el labechatarra, el palo de limpiar el horno que era largo, de unos tres metros, con un trapo mojado sujeto a un extremo. Los enmascarados que esgrimían el labechatarra trataban de pasarle el trapo por la cara a la gente que se asomaba por las ventanas.

Las comparsas eran exclusivamente de hombres que iban con la cara tapada, rondando a las mozas, que sabiendo lo que se les venía encima, procuraban no salir de sus casas.
Las féminas estaban deseando que se pasasen aquellas fechas cuanto antes, por el clima salvaje y machista que imperaba.
Los disfraces eran de lo más rústico: sacos viejos con sombrero y un pañuelo ocultando la cara.

José María Iribarren en su libro “Batiburrillo Navarro”, en un capítulo de trece páginas dedicado a los carnavales, solo dedica tres frases al de Ujué y son las que siguen:
“En Ujué las mascaras solían hacer injurias: Pasarle a uno la escoba vieja por la cara, arrojar en vez de serpentinas y confetis, residuos animales….Eran bromas excesivamente pecuarias y burdamente coprogénicas”.
Claro que en el capítulo sobre los carnavales que escribió Iribarren solo quedan medianamente bien parados unos pocos pueblos.

Llegó el 36 y los carnavales quedaron proscritos. Solamente en algunos lugares pervivieron: Allí donde la costumbre era representar una comitiva tradicional folklórica tal como el carnaval de Lanz o los joaldunak de Ituren y Zubieta, Valcarlos….
                                                 ................................
Renacer de los carnavales. Disfrazarse en fiestas.
Al morir Franco se dio un nuevo renacer de los carnavales. O mejor dicho, hubo un renacer de la costumbre de disfrazarse.
Los carnavales volvieron a celebrarse en muchos lugares recuperándose viejas costumbres perdidas por años de prohibición.

La sed de poderse disfrazar era tal que incluso en las fiestas patronales de cada pueblo, fueran en la fecha que fueran, se organizaban  bailes de disfraces.

En Ujué coincidió la fundación de la sociedad recreativa sita en el antiguo bar Zubiri con el primer ayuntamiento elegido democráticamente.
En esa sociedad estaba toda la juventud del pueblo.

Juventud y ayuntamiento elaboraron el programa de fiestas de septiembre conjuntamente y ¡como no!, hubo concurso de disfraces.
La foto corresponde a ese día el año 1979.

A partir de esas fechas de finales de los 70 en las fiestas patronales de casi todos los pueblos hay un día dedicado a disfrazarse. Esté programado o no, es habitual ver a gente  carazterizada de cualquier cosa en fiestas o en Nochevieja.
.........................................

Disfrazados pero sin máscara.
Hay que hacer una puntualización para advertir que puede haber diferencia entre ir disfrazado e ir enmascarado.
Puede usarse un disfraz sin que se oculte la cara siendo reconocible por los demás.
La máscara en cambio se usa para que nadie reconozca al que la porta.

Se puede decir que ahora la mayoría de la gente que se viste de disfraz en el carnaval urbano o en fiestas va sin enmascarar.  Ejemplos:  La foto de arriba es de 1979 y ésta de al lado es de fiestas del 2009.

En tiempos se tenía que recurrir a la ropa vieja o a lo que había más a mano para disfrazarse y en los pueblos pequeños se creía necesario ir enmascarado para ocultar la personalidad.

Ahora se pueden encontrar los más variados y vistosos trajes de disfraz en las muchas tiendas especializadas que hay por doquier.

La gente se caracteriza con los más diversos e inimaginables trajes y trata de meterse en el personaje elegido imitándolo y parodiándolo de la manera más humorística que se pueda.
Ahora ya no se trata de asustar y ahuyentar al que no se disfraza sino de pasarlo divertido en cuadrilla y a ser posible divirtiendo a los demás.


Aparte de en Carnaval podemos ver gente disfrazada en despedidas de solteros/as, en las fiestas de estudiantes, las de los pueblos y en multitud de ocasiones.

El año pasado (2010) fue muy vistoso el día de las mujeres en fiestas de Ujué.
Tras la comida que tuvieron, la mayoría salió luciendo unas plumas muy del estilo años veinte y otras luciendo otros disfraces  muy imaginativos. Formaron una comitiva muy espontánea, alegre y pintoresca.

En el programa festivo también entró un baile de disfraces para los niños. Foto: Baile infantil de disfraces en fiestas 2010.

El carnaval, tal como era antes, en los días precedentes a la cuaresma, ha cuajado en muy pocos sitios, pero donde lo ha hecho ha sido con fuerza.
                                                     ..............................................
Los carnavales de ahora en nuestra comarca.


En Olite ( foto) ha cuajado una especie de carnaval rural representado por el grupo de danzas Txibiri y la banda de música que se representa desde hace veinte años.
En la ronda callejera de este carnaval se mantea a una revoltosa y ágil diablesa que trata de escaparse  de sus captores todas las veces que puede.

En Tafalla ha triunfado el carnaval urbano donde acaban ajusticiando   a Lagunero un sanguinario represor de la lucha por el comunal de hace 140 años.

El de Tafalla por ser cabeza de comarca y la ciudad más poblada se ha convertido en algo así como  en el carnaval de toda la zona media oriental de Navarra .

El sábado y domingo antes del miércoles de ceniza son los días grandes del carnaval tafallés.
La juventud de Ujué tiende a ir a Tafalla durante todo el año. Y por supuesto que en carnavales también. Y en esta ocasión ya salen disfrazados desde el pueblo.

El sábado por la tarde y durante unas horas ya es carnaval en Ujué.

Todos visten el disfraz que luego lucirán en la ciudad del Zidacos. Se pasean por el pueblo y se concentran en el bar donde desfilan con sus vestimentas.

En la foto  una cuadrilla ujuetarra  posa en el bar Villar en el sábado de carnaval del 2010.

El ambiente carnavalero ya no es de acoso hacia el que no se disfraza, sino de campechanía entre los disfrazados.
Ya no hay discriminación de género a la hora de disfrazarse. Lo que prima es el buen humor y la gracia que se pone al tratar de representar el personaje que cada uno/a haya elegido.
                                               .............................................

El carnaval escolar de Ujué.

Desde principios de los años ochenta se introdujo  en la escuela la costumbre de disfrazarse en carnavales.

 Una foto ilustrativa de la época es la de al lado en la que se ve a los alumnos vestidos  cada uno como bien puede, sin una obligación de ir todos igual. Era el año 1985.



Más tarde fue cuajando la idea de salir todos los escolares formando una comparsa vistiendo igual.
Junto a los niños comenzaron a salir también los padres ataviados de la misma manera.
Así un año los pudimos ver representando a todos los personajes de las aventuras  de Wiki el Vikingo otro vestidos  de bereberes...

En la foto  de al lado los niños representando una reunión de bereberes en su jaima.
Y abajo unas mamás que también quisieron estar en la jaima tomando té. Era el año 2007.


Tras ir por las calles del pueblo pidiendo huevos, chistorra y panceta, los de la comparsa y los vecinos que querían, acababan merendando en el bar en buena armonía.
¡De veras que merecía la pena participar en el carnaval de la escuela!

Y por ello año tras año se va repitiendo la experiencia.

Año 2011. Día del carnaval escolar de Ujué.. Todos sabíamos que a las cinco y media de la tarde saldría la comparsa.
 Pero como todos los años  los alumnos y padres guardaron silencio y no dijeron a nadie de qué se iban a disfrazar y qué era lo que iban a representar.

La gente se  congregó junto al colegio  esperando con ansiedad.
Llegó la hora y la puerta de la escuela se abrió.
Comenzó a salir gente de riguroso luto...¡ Ay que caras más apenadas.!
Mirad , mirad a don Rigodón y Doña Rigodona  que desconsolados estaban...

Y es que iban a representar....¡El entierro de la sardina!

En esta otra foto  vemos a padres y escolares posando para la posterioridad  con la difunta sardina.

Y como fue el funeral?
 Los más jóvenes, de riguroso luto también, iban delante de la comitiva redoblando tristemente  sus tambores...
 Detrás los más maduritos, papis y mamis, portando en andas a la sardina Fermina que nació en Taormina y que subió  el Ebro  y murió en un ginebro a causa de un sofocón junto al rio Aragón en el Soto de Ujué donde la recogió el Juez.... En la foto veis el paso de la comitiva fúnebre por la calle Norte camino de la Plaza Mayor..

Hubo entierro?
Noooo..... Hubo cremación. En la plaza ardió Doña Sardina mientras los presentes bailaban a su alrededor un peculiar zortziko....

Luego la merecida merienda en el bar Villar...
Huevos fritos, jamón, panceta, chistorra, leche frita, torrijas.. un mouse de chocolate que estaba de vicio,....almendras garrapiñadas que puso Francisco  Garde,... cafés...

Chicos y mayores lo pasamos estupendo  y con ganas de repetir experiencia el año que viene. ¡Ojalá que esta costumbre dure muchos años!.
Mi enhorabuena a la directora del colegio, nuestra paisana Esther Leza, a las regentas del bar Villar, a todos los padres y madres de la junta escolar  y a todo el alumnado por el esmero y mimo que ponen en su carnaval, nuestro carnaval.
                                                    ........................