miércoles, 19 de agosto de 2009

Blanca de Navarra y el Principe de Viana, devotos de Santa Maria de Uxue



La devoción a Uxue de Blanca de Navarra y el Príncipe de Viana.
Blanca, hija de Carlos III el Noble heredó a la vez que el trono la devoción de su padre a Santa María de Uxue.
Viuda del rey Martín de Sicilia regresó a Navarra en septiembre de 1415.
Para entonces habían muerto su madre y sus tres hermanas. Así pues ella era heredera única del trono de Navarra. A su llegada a Navarra marchó en romería a Uxue ofreciendo una corona de oro, obra de Domejón de Mayer.

En julio de 1419 Doña Blanca subió de nuevo a Uxue y al año siguiente casó con Juan II de Aragón.
Como recuerdo de su boda regaló a Santa María la Real de Uxue otra corona obra del mismo platero.

En 1421 nacía en Peñafiel Carlos futuro príncipe de Viana. Cuando el niño cumplió tres años de edad sus padres lo trajeron a Uxue para presentarlo a Santa María. En esta ocasión regalaron un manto de paño de oro, un frontal y una capilla de oro.

A la muerte del rey su padre, Doña Blanca y su esposo suben al trono de Navarra.
A causa de la muerte de Carlos III doña Blanca ordena que se pusiera una lámpara que debía arder a perpetuidad en Santa María de Uxue a su costa.
Los vecinos de la villa debían velar para que la lámpara estuviera encendida noche y día y para ello les perdonó la pecha que anteriormente pagaban por el molino de la villa sito en Gallipienzo.

Don Juan su esposo marchó a la conquista de Nápoles ayudando a su hermano. Eso fue motivo para que Doña Blanca acudiera de nuevo a Uxue. Era mayo de 1434 y Doña Blanca permaneció en nuestra villa desde el 6 al 9 volviendo el día 23 con su hijo Carlos. Entre las limosnas dadas ese día consta una hecha a una mujer francesa.

En agosto de 1434 tras concertar la boda de Leonor hija de doña Blanca con Juan de Foix, suben todos de nuevo a Uxue, la reina con su familia, y los comisionados del pretendiente de su hija con el séquito que los acompañaba.

En 1435 el esposo de Doña Blanca y muchos aragoneses cayeron presos de los genoveses y la reina sube de nuevo a los pies de Santa María siendo transportada en andas a causa de su quebrantada salud.
Cuando don Juan su esposo quedó libre subieron de nuevo al santuario.

Cuando Carlos de Viana casó con Inés de Cleves toda la corte de Olite se encaminó en nueva romería a Santa María de Uxua.
La reina subió en andas y el resto de la familia en carros acompañados de un numeroso séquito.

El testamento de Doña Blanca.
Doña Blanca ordenó que se le enterrara en Uxue. Dispuso al detalle como debía ser su mausoleo:
Debería estar en el centro de la nave gótica delante del coro trabajado en piedra de alabastro sobre seis columnas. En la losa sepulcral iría tallada su imagen yacente cerrando el mausoleo una verja de hierro bien labrado.

Mandó la tuvieran amortajada con las ropas de su coronación hasta el momento de ser enterrada. Luego con esas ropas se deberían hacer ornamentos para la iglesia. Ordena también que el mausoleo se cubra con un paño verde brocado en oro.
Lega 190 florines para cera, tres lamparas de plata que arderían delante del altar mayor.
El prior atendería una capellanía perpetua para cuyo sostenimiento agrega al priorato de Uxue el de Aibar con la obligación de decir una misa y de dar de comer todos los días del mundo a cinco pobres.
En ese mismo testamento declaró heredero del trono navarro a su hijo Carlos, Príncipe de Viana.
Nada de lo que dispuso la reina se cumplió.

En septiembre de 1440 una hija de doña Blanca, llamada igual que su madre caso en Valladolid.
La reina ya no regresaría a Navarra pues murió en Castilla un poco mas tarde sin que se respetara su deseo de ser enterrada en Uxue.
Murió después de una peregrinación a la Virgen de Guadalupe y fue enterrada en el monasterio de Santa María de Nieva (Segovia)
Por disposición de su hija Dª. Leonor, sus restos deberían haberse trasladado al Convento de San Francisco en Tafalla pero por causas desconocidas no se cumplieron ni los mandatos de la Reina ni los de su hija Doña Leonor.

Ese mismo año de 1441 hijo Carlos de Viana y su esposa doña Inés peregrinaron a Uxue entre el 10 y el 12 de diciembre.
En una peregrinación del año 1442 Carlos de Viana y su hermana Doña Leonor apadrinaron al hijo del alcalde de la villa.

Pronto empezaron las disputas ente el Príncipe de Viana y su padre acarreando una cruenta guerra civil.

Las sanjaimetas.
Dar sanjaimetas a la gente de Uxue fue una costumbre que se documenta cada vez que Doña Blanca va al santuario.
Luego su hijo el Príncipe de Viana siguió con esa costumbre.
Lo que no sabemos es que eran las sanjaimetas pero si sabemos que las compraban en Uxue mismo.
Unos dicen que bien pudieron ser una especie de roscón o bizcocho o bien estampas de Santiago ya que Jaime es el nombre que se le da al santo en romance aragonés y en catalán.

También hablamos de las sanjaimetas en el capitulo referente a Uxue y el camino a Santiago. (Ver aquí)

Para terminar decir que en tiempos de Doña Blanca de Navarra es cuando más frecuentes y más numerosas son las peregrinaciones de la Casa Real al santuario de Santa María de Uxue.
Mas tarde, tanto el Príncipe de Viana como su hermana Doña Leonor también vinieron frecuentemente.
Pero a causa de la guerra entre padre e hijo las peregrinaciones de la Casa Real a Uxue no llegaron nunca a igualar ni la frecuencia, ni la afluencia de cortesanos ni el boato que tuvieron en tiempos de Doña Blanca.
Datos entresacados de los libros UJUÉ de Jose Maria Jimeno Jurio y UJUÉ MEDIEVAL de José Javier Uranga.
------------
LA SIGUIENTE REINA DE NAVARRA (DOÑA LEONOR) Y SU EDICTO DE HIDALGUÍA A LOS VECINOS DE UXUE PINCHANDO AQUI.
.