miércoles, 26 de noviembre de 2008

Ujué una de las diez maravillas de Navarra.




Las diez Maravillas de Navarra ha sido un concurso organizado por Diario de Navarra, en colaboración con el Departamento de Cultura y Turismo del Gobierno de Navarra.
Después de tres semanas en las que se presentaron 301 candidaturas, un jurado eligió las 30 finalistas.
A partir de ese momento se votó abiertamente bien en una web, o por mail, por teléfono o correo tradicional para nombrar a las diez más votadas como Las 10 maravillas de Navarra.

Hoy día 26 de noviembre de 2008 en una gala celebrada al mediodía en el Auditorio Baluarte de Pamplona se ha hecho público cuales son esas Diez Maravillas sin que se dijera en ningún momento la cantidad de votos que ha tenido cada una.

El Barranco de Peñalén, las foces de Arbayún y Lumbier, Olite, Ochagavía, el Monasterio de Fitero, el románico de la Valdorba, el Cerco de Artajona, San Gregorio, Santa María de Sangüesa y Ujué han sido las elegidas.

El conjunto monumental de Ujué una de las maravillas de Navara.
Pueblo y Santuario. Un todo que ha merecido la consideración de los votantes reconociéndolo como Maravilla de Navarra.

La alcaldesa de Ujué María Jesús Zoroza en un breve discurso interrumpido varias veces por los aplausos de los presentes, ha dado las gracias a los que han votado la candidatura de Ujué y también al Gobierno Foral cuyo Presidente y Consejero de Cultura estaban presentes, por las obras de restauración de la iglesia y por la nueva carretera.

Luego ha recibido un diploma sostenido por un bello soporte de metacrilato donde se hace constancia de esta consideración de Ujué como una de las Diez Maravillas de Navarra.

Todos los uxuetarras nos llenamos de orgullo cuando se reconoce la valía de nuestro pueblo y su valor histórico y monumental.
Espero, esperamos que tras esta elección de Ujué como Maravilla de Navarra haya más navarros y foráneos interesados en conocernos.

Es una pena que los visitantes no puedan ver la iglesia fortaleza pues mientras esté en obras y esté cerrada es imposible a no ser que alguien organice visitas guiadas a horas concretas.
Pero el pueblo, el conjunto de sus calles y casas, plazas y rincones de un sabor medieval bastante bien conservado, es una alternativa que bien merece la visita.
Esperamos que tras esta mención las visitas al núcleo urbano de nuestra villa sean más habituales que hasta ahora.

Y un reto para ayuntamiento y vecinos:
Que si queremos que los visitantes admiren nuestras viejas rúas, la limpieza y decoro de las mismas y de todo el entorno del pueblo debe ser total. Este aspecto se debe cuidar más, bastante más que en la actualidad.
Que la declaración de Ujué como Maravilla de Navarra sirva para ello.