lunes, 2 de mayo de 2016

Antiecuménica copla tafallesa al volver de la romería a Ujué.

Antes de reproducir una contundente y poco condescendiente copla que cantaban algunos tafalleses a la vuelta de su romería a Uxue, expliquemos brevemente el ambiente emocional con que se desarrolla esta peregrinación.
Tal premisa nos ayudará a entender el estado de ánimo imperante en el momento en que cantaban tal composición.

La subida a Ujué. 
Domingo siguiente a San Marcos. Cinco y media de la madrugada. Los romeros de Tafalla que van a Ujué (túnica y capucha) salen de la iglesia de Santa María en forma procesional.
Ya en descampado van en grupos. Caminan de manera rápida, en silencio, siguiendo al portador del Cristo que encabeza la comitiva.


Solo hay dos momentos que destacan hasta llegar a la Cruz del Saludo de Uxue:
El primero es la llegada a San Martín de Unx donde esperan el ayuntamiento de esa villa, el párroco y la cruz alzada de la parroquia. Junto al clero y ayuntamiento de Tafalla, ven desfilar a los entunicados que, cubierta la  cara con la capucha, entran y salen  en rigurosa fila de la iglesia de Santa María del Pópulo para proseguir hacia Uxue.

El segundo momento distinto de la marcha es la parada para almorzar a unos cuatro km del santuario. Luego se reunirán todos en la Cruz del Saludo.
Hay que recordar que a finales del siglo XIX, tiempos que luego comentaremos, los romeros subían a Ujué en ayunas ya que para poder comulgar no se podía comer nada desde doce horas antes.

La procesión de entrada en Uxue. Los vivas y saludos a la Virgen. Las misas.
A eso de las diez, los tafalleses salen de la Cruz hacia Ujué entrando en fila. Antes que ellos habrán entrado, también procesionalmente, los otros pueblos que vienen ese día. 
En total cerca de mil quinientas personas entunicadas, la cara cubierta, muchas con la cruz al hombro. Otras tantas personas de paisano viendo la procesión o entrando a cada lado de los penitentes...

Luego, ya en la iglesia, vendrán los saludos y los atronadores vivas a la Virgen. Cada pueblo saluda a Santa Maria de Ujué con un cántico, Tafalla con el Regina Coeli de Felipe Gorriti.
Luego, la misa de los pueblos y la de los auroros.  ¡Y a comer con rapidez que a las cuatro hay que estar de nuevo en la iglesia para despedirse de la Virgen!

La despedida y vuelta a Tafalla.
La despedida, tras un buen comer y haber echado unos traguicos, suele ser vibrante, emocionante:
Luego de rezar el rosario, se entonan fervientes cánticos. Los devotos, entre estrofa y estrofa lanzan más y más vivas a la Virgen, sonoros, espontáneos, que son contestados con entusiasmo por la multitud.

Esa emoción prosigue al salir de la Iglesia de Ujué hasta que se llega a la Cruz del Saludo y se da la última despedida a la Virgen y a los romeros de los demás pueblos.
Y se emprende la marcha que, al revés de la de la mañana y tras haber cumplido la tradición, suele ser bastante más alegre.

Los romeros van en grupos, cantan jotas, coplas… recuerdan viejas canciones… Llegan a San Martín donde el ayuntamiento de Tafalla les da pan y vino de la cooperativa sanmartineja….
En ese descanso los auroros de Tafalla, en plan distendido, cantan viejas auroras….
Y los romeros salen de nuevo camino de la ciudad del Zidakos con ganas de seguir cantando reconfortados por la meriendica y el rosado.
                                     -----------------
Nadie sabe cuántas jotas, cuántas canciones, cuantas coplas improvisadas se han cantado (año tras año, siglo tras siglo) entre Ujué y Tafalla a la vuelta de la romería.
La que hoy comentamos es una de ellas. Tremebunda  como veréis. Aunque se cantó a finales del siglo XIX, su eco ha llegado hasta nuestros días.

Coplas contra el primer obispo protestante de España.
Juan Bautista Cabrera Ivars nació en Benisa, Alicante, el 23 de abril 1837 y murió en Madrid el 18 de mayo de 1916.
Primeramente fue escolapio y ordenado sacerdote por al arzobispo de Valencia el 15 de marzo de 1862.
Con el tiempo fue acercándose a las creencias anglicanas a la vez que se alejaba del catolicismo. Tras la Revolución de 1868 sentó el cimiento de la Iglesia Española Reformada una vez que obtuvo del general Prim la garantía de que en España habría libertad de cultos.
En 1880 fue nombrado primer obispo de la Iglesia Española Reformada Episcopal.

Pues bien. En contra de Juan Bautista Cabrera es lo que  cantaban los romeros de Tafalla a finales del siglo XIX a su regreso de Ujué.

Cabrera, que había sido cura con los escolapios ¡se había hecho protestante y había sido ordenado obispo por los "herejes"!…. ¡El primer obispo protestante de España!
Tal acontecimiento sentó como una bomba al clero católico. Prelados, curas y frailes bramaron desde los púlpitos enardeciendo a sus fieles.
Pelearon para que Cabrera no abriese un templo en Madrid… Se hizo una dura campaña para desprestigiarlo en la que todo valía, incluidos versos y coplas hirientes…

Lo que los romeros de Tafalla cantaban contra Cabrera a su vuelta de la romería a Ujué entra de lleno en el ambiente que se creó en contra de este obispo anglicano.
En el prólogo que Santos Begiristain hizo al libro “De Pascuas a Ramos” de José María Iribarren se reproduce el texto de la canción tal como sigue:

 Adelante, tafalleses,
Todos venimos d'Ujué,
De ver a la Virgen pura
Y ofrendarle nuestra fe.
¡Abajo el protestantisimo! [Sic]
¡Salga Cabrera con él!
¡Viva, viva Navarra
Y el Papa Rey!...'

Claro que en toda copla de tradición oral, cada uno que la canta, cada uno que la transmite suele hacer variaciones o añadirle estrofas.

Jose Maria Jimeno Jurío tras hablar con varios tafalleses recogió esa canción en su “Calendario festivo. Primavera” con dos cosicas que difieren de la anterior versión.
Además de tener una estrofa más que la de Begiristain, la versión que Josemari publica aporta un cambio relevante: en lugar de decir "Salga Cabrera con él", leemos "Muera Cabrera con él":

Adelante, tafalleses,
Todos venimos d'Ujué
De ver a la Virgen pura
Y ofrendarle nuestra fe.
¡Abajo el protestantismo!
¡Muera Cabrera con él!
¡Viva, viva Navarra, y el Papa Rey!
Los hijos d'estas montañas
Soldados son de la fe
Y siempre su capitana
Nuestra Señora d'Ujué."

Yo he oído otra versión en  la que la ultima estrofa queda así:

Los hijos d'estas montañas
Semos soldadaus de la fe
Y tenemos por capitana
a la Virgen d'Újué.

Lo de “De ver a la Virgen pura” parece que es a causa de que Cabrera (y el mundo anglicano y protestante en general) no estaba de acuerdo con el dogma de la Inmaculada Concepción de la Virgen proclamada en 1854 (Que era nacida sin pecado. Pura)
                                     -----------
Desde luego…. ¡Cómo las gastaban los devotos de aquel entonces!.. Claro que siendo la de la Iglesia Católica la única religión verdadera…. ¡podían poner a caer de un burro a todas las demás!

Así que puestos a elegir, me gusta más (por rezumar ingenio y buen humor) otra copla que los romeros de Tafalla suelen cantar cuando les ha llovido durante el camino de subida o bajada de Ujué:
Imaginároslos bajo la lluvia... empapados de agua pero tan alegres como para cantar lo que sigue:

A San Sebastián
Ya no vamos est´año
¡Que'n la sierra d´Ujué
Nos tomamos el baño!

                           ------------------
NOTAS FINALES
- Se puede leer la biografía de Juan Bautista Cabrera en Wikipedia pinchando aquí. 
                               ---------------
- En un vídeo anglicano emitido por la 2 de TVE se cuenta quien fue Juan Bautista Cabrera. Al principio del vídeo se menciona la copla que en este post se reproduce. Podéis verlo pinchando aquí.