domingo, 26 de octubre de 2014

Mes de Octubre en Ujué. Recuerdos de niñez.

Octubre en Ujué. 
En esta noche del 25 al 26 de octubre en que al atrasar los relojes, tenemos una hora más, decido dedicarla a recordar y escribir sobre como se vivía el mes de Octubre en Ujué, allá cuando éramos muetes, hace casi cincuenta años.

Recuerdos que me hacen revivir aquellas fiestas pequeñas de Octubre que se celebraban el día 15 y siguientes rememorando aquel milagro de que la virgen de Ujué se salvara de un incendio que destruyó su altar allá en 1616.

Recuerdos de aquel escándalo que se armó cuando un alcalde se atrevió a trasladar las fiestas chiquitas al 15 de mayo porque octubre era tiempo de vendimia..¡Sin consultarlo con el cura!

Claro que aquel alcalde ya había empezado algo antes a dar permisos para trabajar en domingo, cosa reservada al párroco… (Si exhibías ese permiso la Guarda Civil no te multaba por trabajar en domingo)

Mes de octubre en el que todo buen cristiano madrugaba para asistir a la procesión del rosario que durante todos los días del mes, y antes de que saliese el sol, se hacía por las calles del pueblo….

Aquellas avemarías cantadas al unisono por los procesionantes. Aquellos cánticos de "Viva Maria, viva el Rosario"..,  que hacían despertar a los muy niños, a los muy ancianos y a los indolentes que que ni madrugaban ni querían asistir al Rosario de la Aurora.
Ya advertía de esta tentación una de las letrillas. "el demonio a la oreja/ te esta diciendo/ no vayas al rosario/ sigue durmiendo..."

Mes de octubre, mes de vendimia. Un mes en el que en la escuela se producía un notable absentismo… Hasta los más pequeños -terrera y hocete, cuerpos encorvados- debían ir a vendimiar…

Atardeceres de octubre cuando nos acercábamos a las inmediaciones de la bodega cooperativa para ver cómo se traía a lomos de las caballerías -machos, mulas, yeguas, caballos, asnos y burras- aquellos cuévanos llenos de uvas…

¡Que animación! ... Reatas, carros, arrieros… ¡Qué de voces! ¡arre, so!.. ¡Qué de relinchos las caballerías! ¡Qué de rebuznos los pollinos al detectar burricas en celo!..

Mes de octubre en el que también se recogían los almendrucos, las nueces… los higos.. la miel..
¡Y qué rica esa miel recién destilada de su panal!..  ¡Y qué arrope más rico cociendo el aguamiel!… ¡Y qué mostillos tras cocer el mosto de las uvas!

Finales de octubre en que se constataba que los días eran cada vez más cortos y frescos...
Melancólica estampa de chopos amarillentos, de robles que se ponen rojos... de árboles que ya sueltan sus hojas…

Y en ventanas y balcones ristras rojas de pimientos puestas al sol... en las cocinas trajín artesano para triturar el tomate y meterlo por el estrecho cuello de las botellas...
Hilos de uvas colgando de las maderas de las falsas.. Higos puestos a secar... Tinajillas llenas de aquel delicioso dulce de higos que luego comeríamos extendido en grandes rebanadas de pan.....

Mes de octubre en el que las lluvias y las primeras boiras, las primeras nieblas, hacían (y hacen) su presencia… Tiempo de labranza, mula y arado. Cuadrillas de sembradores, las semillas a voleo ..... La leña para pasar el invierno apilada en cada casa…

Tiempo en que si llueve y hace buena temperatura hay setas, de ilarraka, de hondón de chopo.. de cardo....

Mes en el que los cazadores, escopeta en ristre, salían al campo para traer colgando de la cintura algún conejo que otro, alguna perdiz o paloma....
Las grullas volando hacia el sur huyendo del frío que se avecina...

Mes de octubre en que se reavivan las nostalgias… Prueba de ello son los renglones que acabas de leer.. escritos en la noche larga del cambio a horario invernal...
-------------------------------------