lunes, 22 de septiembre de 2014

Uxue 1808 - 1814. El Corso Terrestre de Navarra y la red de espías que vigilaba al ejercito francés.

PREÁMBULO. INICIO DE LA FRANCESADA.
Las tropas francesas entraron en España con la aquiescencia de Godoy, válido de Carlos IV el 18 de octubre de 1807, cruzando su territorio a toda marcha llegando a la frontera con Portugal el 20 de noviembre. La excusa era conquistar aquel país.

El pensamiento secreto de Napoleón era apoderarse de toda la península para lo cual sus tropas fueron tomando posiciones en las más importantes ciudades y plazas fuertes con objeto de derrocar a la Casa de Borbón.

El resentimiento de la población por las exigencias de manutención de las tropas extranjeras dio lugar a numerosos incidentes y episodios de violencia tal como la del 2 de mayo de 1808 en Madrid.

Concluida la ocupación militar, el rey de España Carlos VI y su sucesor Fernando VII fueron llevados a Baiona y allí abdicaron el día 5 de mayo de 1808 en favor de José Bonaparte hermano de Napoleón.

La postura inicial de las clases dirigentes de la monarquía española (rey, nobleza, intelectuales, ejército) fue de entreguismo hacia el invasor.
No obstante, comenzó a aparecer un sector disidente y combativo que fue creando unas juntas de defensa encargadas de fortalecer aquel debilitado ejército a fin de poder combatir al francés.

Si al cabo de seis años de guerra (1808 - 1814) se logró expulsar a Napoleón, hay que tener en cuenta el decidido arrojo de las diferentes guerrillas que fueron surgiendo hasta convertirse en ejércitos y a la decidida financiación y apoyo del Reino Unido que además, aliado con Portugal, intervino en toda la península con un formidable despliegue militar dirigido por el Duque de Wellington.

RECINTO DE MURALLAS Y CIUDADELA DE PAMPLONA.
La ciudadela fue tomada por los franceses sin disparar ni un solo tiro.
 Un día de invierno, 15 de febrero de 1808, el ejército francés mandó varios soldados
a jugar con la nieve junto a las puertas de la ciudadela.
Los guardianes del ejército español fueron reducidos
por los franceses mientras creían que aquello era un juego.
LA RESISTENCIA EN NAVARRA. 
A finales de mayo de 1808 llegaban a la Diputación Permanente de las Cortes de Navarra numerosas quejas sobre el comportamiento del ejercito francés en diversos pueblos.
Estella fue la primera localidad que hizo proclama de levantamiento en contra del invasor. Luego se unieron Tafalla, Puente la Reina, Viana, Villafranca, Cáseda, Lodosa, y Mañeru.
Estas localidades abandonaron pronto su resistencia a falta de armamento. La sublevación de Tudela fue la que más duró.

A mediados de 1808 la Diputación Permanente de las Cortes de Navarra proclamó el estado de guerra contra el francés pero los componentes de la Diputación tuvieron que salir de Pamplona hacia Tudela ya que la capital navarra estaba en manos de las tropas napoleónicas.
Tras que los franceses vencieran en la batalla de Tudela, 23 de noviembre de 1808, dicha Diputación anduvo errante por tierras riojanas.

En Ujué solo hay que hurgar un poco en los archivos municipales para ver la enormes cantidades que hubo que aportar al ejercito francés en alimentos para la tropa, pienso para la caballería y otros bagajes para darse cuenta de la penuria de la población obligada a ello.

Poco a poco, pueblo a pueblo, se fueron formando grupos de resistencia, ahora de forma clandestina. Y aquí entra a funcionar el Corso Terrestre de Navarra.

FRACASOS EN LOS INTENTOS DE INTEGRAR PAISANOS EN EL EJÉRCITO REGULAR.
A primeros de julio de 1808 apareció por Ujué Luis Gil, abogado de Corella, enviado por Palafox desde Zaragoza para levantar un ejército en Navarra.

Se dice que Luis Gil consiguió numerosos voluntarios en Ujué y los pueblos cercanos. Pero cuentan que cuando llevó los reclutados a Carcastillo se percató de que eran demasiados y su preparación militar nula. Sacarlos a pelear a campo abierto equivaldría a llevarlos a una muerte segura.

Decidió devolverlos a sus casas, e hizo que los pocos soldados que venían con él les dieran instrucción en sus pueblos para enseñarles a morder el cartucho, pasar baqueta, disparar y atacar a la bayoneta.

Poco después apareció otro personaje llamado Martín Andrés Eguaguirre. Personaje de fuerte y difícil carácter que por insolente y cruel con sus subordinados se ganó la antipatía de los reclutados, y tuvo que acabar yéndose hacia Estella.

CASIMIRO XABIER DE MIGUEL PRIOR DE UXUE.
Este señor fue desde 1795 a 1806 párroco de Orbaiceta donde mantuvo contacto con los militares que regentaban la fábrica de armas de aquel lugar.
Destinado a Uxue como Prior y ocurrida la invasión francesa, se dedicó junto a otros clérigos a tejer una activa y efectiva red de espionaje que se encargó de vigilar los movimientos del ejército francés en Navarra para luego pasar la información a la incipiente guerrilla.

El 21 de enero de 1809 la Junta Central de Guerra nombró a Don Casimiro jefe único para alarmar Navarra.
Se le concedió el rango de coronel y facultades para disponer de caudales donde los pudiera obtener saliendo a su pago como garante "la nación".

Con dichos recursos nuestro Prior financió una amplia red de informadores. Por poner un ejemplo diremos que el espía ubicado en Bayona (cuyo nombre en clave era "el Atalaya") percibía un duro diario además de otros diversos regalos.

Por esas mismas fechas Zaragoza estaba siendo asediada por los franceses y tuvo que capitular el 21 de febrero de 1809.

Don Casimiro  fue entrevistándose con varios jefes guerrilleros buscando un líder. Ninguno le convenció hasta  que en agosto de 1809 conoció a un joven de 20 años, Xabier Mina, quien al fin logró aglutinar bajo su mando a las diferentes partidas.
La colaboración entre  Xabier Mina y el Prior de Uxue fue muy prolífica hasta que el jefe guerrillero fue capturado por el enemigo en Labiano el día 28 de marzo de 1810.

EL CORSO TERRESTRE DE NAVARRA. 
Ya hemos visto la dificultad que tuvieron los enviados de Palafox a la hora de organizar con voluntarios un ejército en toda regla. Y aquí entra lo novedoso: Se creó un corso.

Según Wikipedia, la patente de corso (del latín cursus, «carrera») era un documento entregado por los monarcas de las naciones o los alcaldes de las ciudades costeras, por el cual el propietario de un navío tenía permiso de la autoridad para atacar barcos y poblaciones de naciones enemigas.

Así pues, el corsario era un pirata patrocinado y protegido por un país, con la condición de que solo debía perjudicar al enemigo.
La acción de los corsarios (para el perjudicado unos simples bandidos) solía efectuarse en alta mar hundiendo las naves enemigas y en algunas ocasiones saqueándolas y raptando a sus ocupantes para pedir rescate.

Algo parecido a los corsarios de mar debió ser aquello de "el Corso Terrestre de Navarra" cuando le dieron tal nombre.
Como es obvio, en este caso la patente de corso terrestre permitía, asaltar, desvalijar e incluso matar en tierra siempre que el perjudicado fuera el enemigo, o sea los franceses.

Cabe preguntarse si los que salieron a nutrir la base de este Corso Terrestre acudieron por motivos patrióticos y antirrepresivos o si era gente que tenia como motivo principal el botín que pudieran conseguir en cada golpe de mano, en cada emboscada a campo abierto.

No hay dudas sobre el jefe de ese Corso Terrestre, ya que él sí que estaba coordinado con otros mandos de la resistencia antifrancesa.
Y debidamente informado de los movimientos del enemigo por el servicio de espionaje organizado por el Prior de Uxue.

Xabier Mina Larrea.
Capitán del Corso Terrestre de Navarra.
Héroe de la independencia de México.

Así pues, queda explicado que el Corso Terrestre de Navarra es el nombre bajo el que actuaban las primeras partidas de guerrilleros navarros a la hora de asaltar, esquilmar e incordiar al ejército francés.

Xabier Mina fue el máximo jefe de ese Corso, que capitaneó hasta ser apresado.
Luego, su tío Francisco Espoz y Mina se haría con el mando de la guerrilla no dudando en fusilar a los cabecillas de varias partidas acusados de desmanes contra la población.

En el año 1812 el primitivo Corso Terrestre ya se había convertido en un ejército de 10.000 hombres que ya encuadraba infantería y caballería bajo el nombre de División Navarra. 

UNA CARTA QUE DA CUENTA DE LOS MOVIMIENTOS DE LOS FRANCESES EN NAVARRA DESDE PRIMEROS DE ABRIL A JUNIO DEL AÑO 1809.
Reproduzco a continuación una carta que el Prior de Uxue envió a la Junta Central informando de los movimientos del ejército francés entre Pamplona –Tudela –Zaragoza desde el 16 de abril al 5 de junio de 1809.
El texto de esta carta fue publicado en el blog Pitillas que mantiene el incansable investigador Juan José Casanova Landívar a quien agradezco su aportación.

En este sabroso informe que vais a leer, aparte de la información del tráfico de hombres, bagajes y armas del ejército francés poco después de su victoria en Zaragoza, se informa de lo que ocurría mas allá de los Pirineos, en Bayona y Olorón, y se da cuenta de varias acciones de la resistencia armada en Navarra.
..................
Ésta, solamente es una de las muchas cartas de información que fueron enviadas por el Prior de Uxue a la rama militar de la resistencia.
Zaragoza había capitulado ante el francés en febrero de ese mismo año.
........................
"Nueva carta de 6 de junio de 1.809, escrita desde Uxué por Xavier de Miguel, Prior de Uxué, y Joaquín Gómez, comisionados por la Junta Central Gubernativa, relatando pormenorizadamente todos los movimientos de tropas francesas ocurridos desde el 16 de abril al 5 de junio, así como la formación de cuadrillas, sus fines y los mandos que las dirigen". 
.........................
Transcripción Relación que forman don Francisco Javier de Miguel, Prior de Uxue, don Joaquín Gómez, capitán primero agregado a la primera Compañía del Batallón de Tiradores de Doyle, y don Jil Saso, subteniente de la misma, Comisionados en Navarra por la Suprema Junta Central Gubernativa del Reyno, comprensiva desde el día 16 de abril en que los franceses dieron principio a subir hacia Pamplona por el camino real de Tafalla los efectos de Zaragoza:

Ø El dicho día 16 subieron 10 cañones. 

Ø El 18, doce cañones de bastante calibre y muchos carros de equipajes. 

Ø El 25, veintisiete cañones de corto calibre. 

Ø El 27, seis cañones

Ø El 30, diez cañones y muchísimas caballerías y carros cargados de bombas y balas. 

Ø El 1 de mayo, once cañones y muchas bombas y balas.

Ø El 2, nueve cañones de a 24, y muchas bombas y balas. 

Ø El 4, dieciocho cañones, seis de ellos de grueso calibre

Ø El 6, veinticuatro cañones y mucha cantidad de bombas y balas.

Ø El 8, catorce cañones de bastante calibre.

Ø El 10, cien barriles de pólvora y se dio orden por los franceses para que todo bagaje mayor y menor se llevase al bocal de Tudela, en todos los mencionados días subieron igualmente muchísimas de lanas y algodón en carros.

Ø El 12, más de cien barriles de pólvora, muchos carros de equipajes, varios cañones y algunos morteros. 

Ø El 13, obuses, cinco morteros, siete cañones de grueso calibre, mucho algodón y otros carros de equipajes e infinidad de pólvora y balas. 

Ø El 16, siete cañones, muchos carros cubiertos y mucha pólvora. 

Ø El 18, seis cañones y muchas municiones; en este día promulgaron orden con recias penas prohibiendo la comunicación de noticias; en el mismo, según aviso de la Provincia, se avistaron desde Pasajes ciento diez velas inglesas y por estar el día opaco, suponían habría muchas más.

Ø El 20 subieron cuatrocientas caballerías con 6.200 fusiles, 6 Biolentos, mucho plomo en pasta y muchos carros cargados.

Ø El 21, doscientas cincuenta caballerías con fusiles y muchas municiones.

Ø El 22, infinidad de caballerías con fusiles y municiones; en este día pasó el general Junt por Tafalla hacia Francia, y aunque se advirtió la novedad de que el 17 bajaron desde Valtierra a Tudela dos cañones de grueso calibre y los días 18, 19 y 22, desde Pamplona 8 cañones gruesos, dos morteros grandes y uno pequeño y había en Pamplona embargadas caballerías y bueyes para bajar 60 cañones más, diciendo los franceses que iban a Valencia, con la llegada de dicho Junt a Pamplona, se mandó suspender todo.

Ø El 23 subieron muchísimos carros y caballerías cargados con fusiles. 

Ø El 24, cuatro carros de bayonetas y hasta 60 más de fusiles y pólvora. 

Ø El 25, muchos carros con municiones, fusiles y otros pertrechos.

Ø El 26, cinco carros de lana y muchísimas caballerías y carros de fusiles y pertrechos.

Ø El 27, también muchas caballerías y carros con fusiles y municiones; en este día subieron dos Generales de División y varios Coroneles y Oficiales. 

Ø El 28 volvieron a subir la artillería que bajaron de Pamplona los días 18, 19 y 22 y llevaron todos los enfermos que había en los Hospitales de Tafalla y así mismo se esperaban los que remitieron desde Tudela; pasaron más de cien caballerías cargadas de pólvora; y dieron orden a la ciudad de que inmediatamente dispusiera nueve mil pesos que le habían cabido en el reparto de los catorce millones de reales de la contribución del Reyno; y a la provincia de Guipúzcoa le hacen contribuir con dos millones de reales mensualmente. 

Ø El 29 pasaron 300 enfermos y más de 80 caballerías cargadas de pólvora. 

Ø El 30, tres morteros y ciento cincuenta heridos; por la mañana dieron orden de bajar todo bagaje a Tudela y por la noche llegaron a Tafalla nuevamente muchísimos heridos y enfermos y pidieron a la ciudad una manta y un jergón por cada casa y después que se hizo de noche publicaron un bando de que pena de la vida nadie pudiese salir de casa sin luz y a ciertas horas con la precisión de presentarse al Comandante a darle parte a dónde y para qué salía; que de ningún modo puedan andar juntos pasados de tres sujetos y que todo vecino deba dar parte al Comandante de cualquier persona que llegue a su casa con expresión del nombre y el fin del viaje; y nuevamente han publicado bando que ni de día ni de noche se puedan juntar pasados de dos sujetos.

Ø El 1 de junio subieron un mortero, un obús, seis cañones, multitud de heridos y enfermos, y por sujeto que llegó de Baiona se nos comunicó que aquella plaza estaba llena de lana y algodón de España, y la Catedral, de preciosidades y alhajas de mucho valor; y por la correspondencia de Oloron y del mismo Baiona tuvimos noticia de que en aquella ciudad había como dos mil hombres de tropa veterana y en Bayona como nueve mil, toda tropa bisoña, con la que custodiaban la Ciudad, la Plaza y Catedral; y por nueva correspondencia de Oloron hemos sabido que aquellos dos mil soldados se han internado por la Francia. 

Ø El 2 pasaron por Tafalla 15 cañones de diversos calibres, algunas cajas de municiones, barriles de pólvora y cuatrocientos heridos hacia Pamplona, muchos carros con familias que estaban avecindadas en España y también algunos prisioneros, y entre ellos, dos religiosos y dos sacerdotes, que aseguraron que uno de ellos es canónigo de Zaragoza, por haber hablado algunas especies y los llevaban a todo atados y a pie; en cuyo día aseguró un oficial francés que la Plana Mayor entraba en Tudela y que mucha pólvora, bombas y balas del bocal habían arrojado al agua. 

Ø El 3 pasaron como trescientos heridos, muchos coches con personas de distinción y muchas madamas, muchas cargas y carros con equipajes, muchos caballos de mano y oficiales de alguna graduación, con 150 soldados: un gran número de carros de cantineros a Pamplona y en el Carrascal, la cuadrilla destinada a él, cogió un coche francés que a las once de la noche anterior salió de Tafalla, que llevaba muchas preciosidades, dejando seis muertos franceses.

Ø El 4 subieron dos morteros, algunas cajas de municiones y siete barcas y el comandante francés de Tafalla dio orden a todos los oficiales que estuviesen dispuestos para la marcha al primer toque de caja, pero no ocurrió novedad: en Pamplona pusieron presos hasta 24 sujetos por hablar de noticias y las partidas que había en Sangüesa, Lumbier, Estella, Lodosa y otras las han hecho subir a Pamplona, donde se han juntado dos mil hombres.

Ø El 5 subieron 8 barcas, muchos cajones de municiones, bastantes cargas de pólvora y como unos cien enfermos escoltado todo por cien hombres de infantería y sesenta artilleros. 

Ø El 2 se enviaron dos cuadrillas, la una al punto de Irún y la otra al de Vitoria, para interceptar postas y correos y ofender cuanto sea posible al enemigo, la primera al mando de don Ignacio Echaeguren y la segunda al de don Francisco Martínez de Arizala, capitán de tiradores de Doyle, a quien se le dieron cinco onzas de oro para socorrer la gente: y en atención a que en la parte de la provincia se ha formado, para seguridad de los franceses, una partida cuya cabeza es el individuo conocido por Chincoa, que proporcionen el mejor medio para sobornar a éste, a fin de que concurra al bien de la nación, y de ese modo conseguir buenos y seguros golpes. 

Ø El 3 se puso otra cuadrilla en el Carrascal, que media entre Tafalla y Pamplona, al mando de don Francisco Maia Cadete, del mismo batallón de tiradores.

Ø El 4 se destinó otra cuadrilla al punto de Zubiri, que es el camino de Roncesvalles, al mando de don Joaquín Baigorri, teniente del regimiento de Línea de León, que fue hecho prisionero en el puerto de Juan Cebadón, en 2 de enero y ha podido huir de los enemigos. Se continúa con actividad en adquirir toda noticia que pueda conducir, valiéndose de personas, no sólo fidedignas, sino que se emplean con el mayor celo en investigar aun de los mismos franceses, con quienes tratan todo cuanto pueda ser en beneficio de la causa común. 

Ø Así mismo se han puesto personas de carácter y acreditado celo que sin interés tengan cuidado y lleven razón de todo cuanto diariamente sube y baja por el camino real, así de hacía Tudela a Pamplona, como de esta para la provincia.

Uxué, 6 de junio de 1.809. Firmado por Xavier de Miguel y Joaquín Gómez 

ACCIONES DEL CORSO TERRESTRE NAVARRO, CAPITANEADO POR XABIER MINA, POSTERIORES A ESTA CARTA.
Posteriormente a los hechos que se relatan en esta carta se sabe que:
- El 12 de agosto de 1809 un pelotón de 10 artilleros franceses que caminaba hacia Tafalla se llevó un buen susto en El Carrascal.
Entre la espesura salieron, de pronto, una docena de tipos armados con aspecto rudo que, tras arrebatarles las armas, les declararon prisioneros (al parecer fueron fusilados). Ver aquí

- Ese mismo agosto, Xabier Mina al mando de 200 combatientes marcha a Puente la Reina y roba 60 mulas a los franceses.
- En Estella se apodera de paños con los que vestir a la tropa.
- A primeros de septiembre se le agregan un grupo de roncaleses encabezados por Gregorio Cruchaga, que vienen de pelear contra el coronel Plicque por las foces de Burgui y La Bochuela.
.............................
Ni que decir tiene que las labores de resistencia tanto a nivel de información como de acción armada de la guerrilla se llevaron a cabo sin hacer pública la identidad de sus componentes obligados por seguridad a guardar estricta clandestinidad.

Durante las dos primeras entradas que hizo el ejército francés en Ujué (años 1808 y 1809) trataron de encontrar sin éxito a ciertas personas que según ellos actuaban en la guerrilla, pero no sospecharon del Prior y sus colaboradores hasta muy entrado 1810.
.............................
Se empezaron a conocer las hazañas y los nombres de los miembros de la red de informadores y de los resistentes armados cuando la guerrilla estuvo fuerte y los franceses se batían en retirada y más tarde por los memorándums que se redactaron al acabar la guerra.
........................

VARIOS ENLACES DE INTERÉS CONSULTADOS DURANTE LA ELABORACIÓN DE ESTE POST:

- Carta del prior de Uxue informando del movimiento de tropas. Blog Pitillas.(aporta fotografías del manuscrito original).

- Sobre las cuatro veces que entró el ejercito de Napoleón en Uxue.

- Gran Enciclopedia Navarra. Sobre esta guerra.

- Gran Enciclopedia Navarra. Sobre guerrilleros.

- Sobre Xabier Mina. En la Gran Enciclopedia Navarra.

- Sobre Xabier Mina. Articulo de German Ulzurrun.

- Sobre Don Casimiro Xabier de Miguel prior de Uxue. Articulo de German Ulzurrun.

- PDF con el trabajo de Fernando Perez Ollo titulado  "El prior de Ujué y otros clérigos navarros de la Francesada".

- Un blog sobre la guerrilla en Navarra 1808 - 1813.

- Biografia de Francisco Espoz y Mina. Enciclopedia Auñamendi.

- Visión de esta guerra desde la óptica del Reino Unido. U.K. (Peninsular War) Wikipedia.
..................................