jueves, 1 de agosto de 2013

La leyenda de los ángeles que trajeron a la Virgen de Ujué.



Las leyendas nacen a veces sin que el autor del relato inicial se dé cuenta de ello.
Hace años, unos treinta, estaba yo atendiendo a una bulliciosa excursión de colegiales de entre ocho y diez años en su visita al santuario de Uxue.
En medio de aquella algarabía les expliqué como pude los distintos lugares de la iglesia y su historia. Y llegamos al coro.

Vieron la sillería, supieron del Priorato de Ujué y escucharon que tuvo hasta veinte canónigos y que cantaban sus oraciones allí.
Como es natural los chavales se estuvieron fijando en multitud de detalles.


Varios de aquellos chiquillos se pusieron a discutir sobre las dos figuras de la balaustrada.. ¿Eran hombres? ¿Mujeres?

Angel de Uxue con alas rotas
Y comenzaron a preguntarme todos a la vez.
- Son ángeles - les dije -
-¿Ángeles? .... ¿Y por qué no tienen alas?
- ¿Y por qué los pusieron aquí?

Las preguntas llovían de todas partes.. ¡Qué alboroto!
-Vale, vale. Ahora os lo cuento, callaos un poco.

Se hizo el silencio... Todos escuchaban atentos.
Yo tenía que decirles algo y salir del atolladero.
Y comencé a improvisar una inocente historia.

-Hace muchos, muchos años, dos ángeles del cielo vinieron a traer la imagen de la Virgen a Ujué. Cuando dejaron a la Virgen en su sitio, se sintieron tan a gusto en este lugar que no querían marcharse.

Entonces Dios les dijo:
-¿Venís o qué?
Y ellos protestaron:
- Joo… Es que se está tan bien aquí....
Y nada, que no se querían ir.
 Y en esas estuvieron un buen rato..

 Dios se iba enfadando cada vez más y al fin les dijo:
- ¡¡¡ O sus venís al cielo o sus corto las alas!!!
Y ellos dijeron que nada, que se quedaban junto a la Virgen de Ujué.
Y entonces Dios .. ¡Riás!... Les cortó las alas.

Entonces les mostré que cada figura había tenido alas a la espalda.
- Y desde entonces- acabé mi cuento- estos ángeles están aquí.

Unos niños rieron divertidos, otros quedaron boquiabiertos al escuchar la historieta y seguimos visitando el resto del monumento.

Pasados quince años, una cuadrilla de jóvenes pidió que les enseñara la iglesia. La visita fue normal... los ábsides, la zona gótica, la sillería, y cuando íbamos a irnos del coro uno de aquellos jóvenes va y me pide que les cuente la historia de cómo perdieron las alas los ángeles...

Quedé perplejo. No sabía a qué se refería.
Entonces me contó como cuando era niño en una excursión a Ujué le contaron que esos ángeles habían bajado a la Virgen desde el cielo y que perdieron sus alas por no querer volver...
Entonces me di cuenta de que aquella historia que inventé para callar a aquellos niños....¡se había convertido en una leyenda!.
                                                   -----------
Cada uno de estos angelotes de Uxue porta un candelabro. Cada uno de los candelabros posiblemente podía mantener su correspondientes vela para iluminar el entorno.
En cuanto al ángel mas bellamente tallado, vemos que todavía muestra en su espalda una pluma de sus desaparecidas alas.
En las figuras de los dos ángeles se aprecia que las alas que tuvieron debieron estar extendidas para servir de atril apoyando los libros entre dichas alas y la balaustrada.