domingo, 16 de junio de 2013

Ujué. Sobre rezos y prácticas religiosas de hace cincuenta años.

En el libro titulado “Los corrales de Ujué y la vida de antaño”se dice que la gente que vivía en los corrales no rezaba el rosario y que la vida era tan ajetreada que no había tiempo para rezos.

Al principio del libro hay entrevistados que dicen que antaño prefirieron vivir en los corrales en vez de en el pueblo. La razón que esgrimen es la libertad: Vivir en tu propio corral “a tu modo”, sin el control de las autoridades, curas, alcaldes y demás. 

En los corrales se podía vivir porque, de una manera u otra, siempre había alimentos (huerto, animales de corral, caza) y nadie moría de hambre.

EN UJUÉ SE REZABA MUCHO. TAMBIÉN EN LOS CORRALES.
En cuestión de rezos, yo sé de gente que aun viviendo en corrales rezaban el ángelus e incluso el rosario después de cenar. Hay que recordar que cuando en el campo se hacía un alto en el trabajo de cada día la frase que se dirigía a los que estaban en el tajo era un "Alabado sea Dios". 

También sé de cierta familia pudiente de labradores que cuando no existían cajas de ahorros y alguien iba pedirles dinero prestado, contestaban que primero tenían que hacerle una novena a no sé qué santo, y que según dijera el santo prestarían el dinero o no… y el santo siempre les decía que no.

En los corrales la gente vivía con relativa libertad en cuanto a obligaciones religiosas. Con venir al pueblo para cumplir con Pascua (obligación de confesar y comulgar por Pascua  Florida) e ir a misa  en fiestas principales tales como Jueves y Viernes santo, Ascensión, Corpus, San Pedro, Santiago, la Purísima etc ya les parecía suficiente.
Lo de trabajar en las labores del campo en domingo estaba más peliagudo porque había que pedir permiso al cura, que sin ese papel la Guardia Civil podía multarte.   
Los pastores, por razones obvias sí que podían sacar sus ganados a pastar en días festivos.

LOS REZOS EN EL PUEBLO.
Yo me considero urbanita. Es decir más de pueblo que de campo. Quitando contados episodios de estar en  el corral de Astuciaga alguna semana de verano y algún día en Basandía, toda mi vida se ha desarrollado en el pueblo.

Si consideramos como religión rezar (a veces como un lorito) e ir a las funciones de la iglesia (donde a veces se estaba pensando en Babia) mis recuerdos religiosos son muchos y con el tiempo he llegado a darme cuenta de lo absorbente en que se convertía tal vertiente.

CATECISMO Y REZAR EN EDAD ESCOLAR.
Desde niños era normal aprender el catecismo. Eso consistía en saber responder bien a las preguntas del catecismo. Muchas veces, aunque la respuesta fuera correcta, no se tenía ni idea de lo que se estaba contestando.
Las escuelas de Ujué tenían un aula mixta para párvulos mas dos aulas para niñas y otras dos para niños.
El cura solía venir a la escuela a supervisar nuestra formación religiosa aunque generalmente era el maestro o maestra quien se encargaba de impartir y preguntar el catecismo en cada aula.

En la escuela se rezaba al empezar y al acabar la clase. También llegamos a rezar el rosario los sábados por la tarde. A veces también nos hacían cantar unos himnos de la Falange.

Lo normal en cuanto al rosario era  ir a la iglesia todas las tardes para rezarlo. Que el cura se fijaba en quien iba y quién no, y si no ibas se lo podía contar a tus padres. Incluso el maestro  te podía echar un reniego si no habías ido el día anterior al rosario.

LOS NIÑOS DÁBAMOS DINERO PARA LAS MISIONES.
Los niños y niñas de la escuela también teníamos dos retos al año relacionados con la religión: El día de la Santa Infancia que era en enero y el del Domund, domingo de las Misiones, que era en octubre.
Alrededor de estos días había que llevar dinero a la escuela. El maestro o maestra iba apuntando la cantidad recolectada en una especie de termómetro que podía llegar a marcar hasta cien pesetas que entonces era un dineral... Todo para poder salvar   las almas de los infieles  que vivían en países muy pobres y lejanos.

A la escuela solían venir frailes que nos echaban fotos de las misiones y muchos de mi edad se apuntaron y se fueron a estudiar con los Padres Reparadores, Corazonistas,  Carmelitas, Salesianos....  y otros tantos se fueron al seminario de Pamplona.

LA DEVOCIÓN DE LOS NUEVE PRIMEROS VIERNES DE MES.
Desde haber recibido la primera comunión había una especie de obligación de ir a misa todos los días. La misa a la que solíamos ir los niños era la de  las nueve
Después de misa apenas había tiempo de desayunar ya que la escuela era a las diez. No se podía desayunar antes ya que para poder comulgar había que estar tres horas por lo menos sin haber comido ni bebido nada. Aunque sí que se podía beber agua ya que no rompía el ayuno eucarístico.

Desde los siete años, tras haber hecho la primera comunión, hacíamos los primeros viernes de mes. Y es que el Corazón de Jesús se le apareció a Santa Margarita María de Alacoque  y le dijo que los que hicieran los nueve primeros viernes de mes tendrían su protección. Ver aquí .

Pues bien, desde octubre hasta junio todos los primeros jueves de mes salíamos antes de tiempo de la escuela e íbamos a la iglesia para confesarnos con los curas a fin de poder comulgar al día siguiente.

Antes de la misa de las nueve, todos los primeros viernes de mes se llevaba la Comunión a los enfermos en procesión. Mientras el cura daba la comunión a un enfermo, los acompañantes rezaban en la calle una estación a Jesús Sacramentado (cinco padrenuestros, cinco avemarías y cinco gloria patri) y así de casa en casa hasta que todos los enfermos comulgaban.

MISA DIARIA.
Todos los días había una misa de madrugada, al alba. y otra a las nueve. Los domingos también había misa al alba. Esta era la misa de los pastores.
La Iglesia puso a San Isidro Labrador como ejemplo de buen cristiano porque era un "gran madrugador que acudía todas las mañanas antes de la aurora al templo de Dios"… 


Las misas eran en latín y el cura oficiaba de espaldas al pueblo. Los fieles repartidos  en las distintas hileras de bancos: Los niños y los hombres en los bancos de la derecha, las niñas y las mujeres, velo en la cabeza, en los de la izquierda.
Niños y niñas en los primeros bancos de donde correspondía para que las personas mayores nos pudieran ver y hacer guardar  el silencio y el respeto debidos.
Había mujeres de "casa bien" que tenían silla propia y no se sentaban en los bancos. Las sillas se ponían o en las capillas o debajo del coro y pagaban un dinerico diferente por tenerlas en un sitio o en otro.

 Las beatas se pasaban la misa bisbeando oraciones o leyendo misales que eran libricos donde se explicaban las partes de la misa y lo que el lector debía considerar y rezar en cada momento.
A veces la misa era explicada por otro cura. El celebrante oficiaba la misa en latín y de espaldas a los fieles. Mientas, el otro cura se ponía de frente al público, junto a las verjas, comentando cada momento de la misa: evangelio, ofertorio, sanctus, consagración, momento de difuntos....etc y dirigía los cantos de los fieles.

Al acabar la misa, y si ésta había sido por algún difunto, el celebrante se ponía junto a la columna de separación de la capilla izquierda y la central y comenzaba a recitar responsos  en latín.
Mientras el cura rezaba, los familiares iban dejando dinero en el capacillo que sostenía un monaguillo y mientras seguían echando monedas el cura decía uno, dos, tres.... más y más responsos… para que el alma del finado saliera del  Purgatorio  para subir al Cielo… Cuando los familiares dejaban de echar monedas el cura dejaba de rezar.

Los domingos de verano los curas iban a decir misa a la ermita de La Blanca y tiempos atrás también a La Oliveta para que los que faenaban en los corrales alejados del pueblo pudieran cumplir con el tercer mandamiento de la Ley de Dios (santificarás las fiestas) y con el primer mandamiento de la Santa Madre Iglesia (oír misa entera todos los domingos y fiestas de guardar)

Pinchad aquí para ver los  diez mandamientos de la Ley de Dios y los cinco mandamientos de la Iglesia.

PARA LOS REZOS DE CASA: LOS DEVOCIONARIOS.
En las casas. y en algún corral que otro también, no faltaban otros libricos, los devocionarios, para hacer novenas a los santos o para rezar oraciones específicas para las distintas ocasiones de necesidad.

En la foto, Áncora de Salvación. Un devocionario que aún se puede encontrar en muchas casas.

A veces las oraciones y jaculatorias que vienen en los devocionarios  tienen indulgencias; es decir que con solo recitarlas con devoción  se consigue  la reducción del tiempo que hay que purgar en el más allá por los pecados cometidos.(¡!)
Un ejemplo es que si rezas una salve en donde fue la coronación de la Virgen de Ujué hay cien días de indulgencia, cien días menos de Purgatorio, porque un obispo así lo dispuso. Olé.

TOQUES DE CAMPANAS Y REZOS
Se tocaba las campanas avisando a todas las funciones que se hacían en la iglesia: misa, rosario.. Si tocaban a muerto se rezaba… si tocaban a Viático también..
Si tocaban a fuego, toda la gente que podía iba a ayudar en la extinción. Los que no podían ir por vejez o enfermedad, rezaban mientras el incendio.

Además, a diario había otros cuatro toques de campana que  invitaban a la oración allá en el lugar del pueblo donde se estuviese. Al amanecer, a mediodía y al atardecer se tocaba a oración y se debía rezar el Ángelu para recordar el anuncio del arcángel san Gabriel a la Virgen María de que iba a ser la madre de Jesús. El Ángelus consta de tres salutaciones y tres avemarías y una breve oración final.

Tras la consagración de la misa principal, que era a las nueve en días de labor, se tocaba a Sagra.  Al oír esta señal se rezaba un Credo allí donde se estuviese. 

En todos  los caminos, allá donde viniendo del campo se divisa por primera vez la iglesia de Ujué,  había una  cruz…. y la costumbre de rezar una Salve. 
Mucha gente se santiguaba al salir de casa. Hacer la señal de la cruz era lo primero antes de comenzar a trabajar, iniciar un rezo y al acabarlo...
Si había nublau y tronaba se rezaba fervorosamente y cada vez que había un relámpago de los tremebundos también se santiguaba y se le rezaba a Santa Bárbara
.
BENDICIONES.
Los franciscanos bendecían las casas para purificarlas de malos espíritus y cuando la gente rica compraba coche, por aquellos años un lujo, también lo llevaban a bendecir. 
Se solía coger agua bendita de la iglesia para tenerla en casa. Se  iba a la Virgen de Arbaiza para hacer desconjuros. Se bendecían los animales el día de San Antón  y los alimentos el día de San Blas.
Por supuesto que antes de cada comida se debía bendecir la mesa. Había varias formulas y yo me acuerdo de aquella que decía: "Aquel niño hermoso que nació en Belén nos bendiga el alimento y a nosotros también".. Luego se rezaba un padre nuestro y un avemaría. Y antes de partir el pan había que hacer la señal de la cruz sobre él….

 
ORACIONES AL ACOSTARSE Y AL LEVANTARSE
A la hora de acostarse se rezaba y antes de quedarse dormido había que hacer el examen de conciencia… ver si durante el día habías hecho el bien o el mal.. 
Y arrepentirse de las malas acciones pues había mucha gente que moría mientras dormía y se iba al infierno para toda la eternidad. Había una oración a San José para conseguir una buena muerte.  

Al despertarse había que rezar también dando gracias y haciendo propósito de ser bueno…
Tanto al acostarse como al levantase había que acordarse de que cada uno tenemos un Ángel de la Guarda y rezarle.

OTRAS FUNCIONES DE IGLESIA: LAS NOVENAS. LAS PROCESIONES. 
El año era un desgranar de celebraciones religiosas. Todos los domingos y a la vez que el rosario se hacia la exposición del Santísimo Sacramento. 

Hemos mencionado los primeros viernes de mes. También había quien celebraba los cinco primeros sábados (enero-mayo) dedicados a María. Había también un sinfín de novenas.
En enero se celebraba la Semana de oración por la unidad de los cristianos ya que había cristianos que no estaban en la Iglesia verdadera.

La primera novena era en marzo: "La de La Gracia en honor de San Francisco Javier", patrón de Navarra y de las Misiones. Era presidida con una estatua del santo. El ir a pie a las Javierada se tomó como cosa devocional aunque el deseo de la gente joven era pasar una noche en blanco en Sangüesa antes de llegar a Javier.

Luego venía la novena a San José del 11 al 19 de marzo. A San José se celebraban los siete domingos anteriores a su fiesta recordando los siete dolores y siete gozos del santo cuando vio que María iba a ser madre y después cuando le tocó hacer de padre..

Una novena de obligada presencia es la de la Virgen de Ujué que acaba el ocho de septiembre…
Se celebraba y se sigue celebrando también la novena en favor de las Almas del Purgatorio que empieza el uno de noviembre. Y hubo una novena de la Purísima antes del ocho de diciembre y en Navidad la del Niño Jesús…

Durante la cuaresma y tras el Rosario se hacia el Viacrucis recordando la Pasión de Cristo. El relato de  los maltratos, azotes, caídas  y crucifixión  padecidas por  Jesús  te ponían los pelos de punta y los cantos sobrecogían...

Durante la cuaresma todos los que ya habíamos cumplido los siete años debíamos abstenernos de comer carne tanto en el miércoles de ceniza como durante todos los viernes.
Los mayores de 21 años,además de no comer carne debían ayunar todos esos días.

Para poder comer carne el resto de viernes del año se compraba una bula (foto) que costaba desde una hasta diez pesetas. Pinchad en la foto y podréis leer el texto que tiene.

Como colofón de la Cuaresma venía la Semana Santa con la procesión del Domingo de Ramos. Todas las imágenes de la iglesia estaban ocultas por paños negros… en el Triduo Santo no había cine ni música ligera.. En la radio solo daban sermones y música clásica…
Durante el Triduo Santo en Ujué había dos procesiones. Una el Jueves Santo con el paso de La Oración del Huerto, el Atado a la Columna, el de la Cruz a Cuestas y por último el Cristo del altar de la Vera -Cruz. El Viernes Santo salía en procesión el paso de La Dolorosa. Una y otra procesión se unificaron más tarde en una sola el Viernes Santo.

Todas las procesiones del año se realizaban con un orden determinado. Las abría la cruz parroquial y dos ciriales llevados por sendos monaguillos. Detrás, en dos filas los muetes y los hombres también en dos filas. Tras ellos las andas con el santo a quien se festejaba. Detrás del santo el cura y detrás de él las niñas y las mujeres en grupo.

En San Marcos. 25 de abril empezaban las rogativas.. Procesiones mañaneras para pedir agua  y bonanza para el campo… y para implorar para que no hubiera desastres naturales, pestes ni enfermedades…
En cuanto a más procesiones estaban las romerías de los 18 pueblos y siete apostolados que vienen, venían, a Ujué.. La  romería de Ujué a la ermita de la Blanca y las de los ya mencionados Josefinos  a la ermita de San José de Tafalla y la de los apóstoles  al Cristo de Aibar..

LOS  MESES DE MAYO, JUNIO Y OCTUBRE
El mes de mayo era dedicado a María. Una imagen de la Inmaculada Concepción se colocaba sobre una mesa revestida de manteles, muchas flores y varios candelabros. Tras el rosario el ejercicio de las flores con cantos a la Virgen.
Las chicas solían hacer el sacrificio de llevar un caramelo cosido a la solapa sin que  comieran ni un dulce  en todo el mes…
En mayo se hacia la procesión de San Isidro y el último domingo la de la Virgen. La Congregación de las Hijas de María iba con velos blancos a la procesión. 

En junio se hacia el mes del Corazón de Jesús. Una imagen del mismo presidía todo el mes. La devoción constaba de un ejercicio especial de rezos y cantos después del rosario.
El jueves de la Ascensión era el de las primeras comuniones y el del Corpus era otro jueves de solemne procesión.
El 13 de junio también se celebraba el día de San Antonio de Padua en que ponían su estatua en la iglesia. .  
El último domingo del mes de junio, se hacía una solemne procesión con el Corazón de Jesús en andas, con su estandarte, iba recorriendo con gran solemnidad y boato las calles de Uxue, las mujeres con una medalla prendida del cuello con una cinta roja…

Durante todo el mes de octubre se salía de madrugada rezando y cantando el rosario por las calles. El domingo más próximo al día siete de octubre la procesión con la Virgen del Rosario. En cuanto a procesiones la ultima era el día de la Inmaculada… 

LAS COFRADÍAS RELIGIOSAS.
En Ujué existían varias cofradías religiosas: Los Auroros que salían de madrugada todos los domingos, fiestas de guardar y cuando había difuntos, existía el Apostolado de la Oración del Corazón de Jesús, las Hijas de María, Terciarios franciscanos, Hermandad de San Isidro, la Vera-Cruz., la Adoración Nocturna cuyos componentes debían acudir la noche del último sábado de cada mes a hacer Adoración ante Jesús Sacramentado acabando la vigilia con confesión, misa y comunión obligatorias.


Existían varios grupos o coros que se iban pasando unas capillitas de casa en casa. Había tres capillicas con la imagen de Maria Auxiliadora (cada una recorría treinta casas diferentes), otra capilla con la de la Virgen Milagrosa y otra con la del  Corazón de Jesús. Había que rezarles mientras estuviesen en cada hogar. Y echar limosna en el cajetín que tenía cada capilla.
Todavía existe una capilla de Maria Auxiliadora que recorre unas cuantas casas.

Estaba la Hermandad de los Josefinos que tenían que ir andando de noche a la ermita de San José de Tafalla y también existía la de los del Cristo de Aibar que iban también de noche.. 
Estas dos cofradías iban rezando rosarios por el camino y al volver al pueblo repartían pan bendito a los niños… se salía de la escuela para recibirlos a las doce del mediodía y tanto Josefinos como los del Cristo de Aibar nos daban tajadas de pan bendito…

SEGLARES EN LOS OFICIOS RELIGIOSOS DE LA PARROQUIA


Aparte del clero, párroco y coadjutor, en Ujué había un sacristán, unos cuantos monaguillos, un organista y un nutrido coro de unas treinta personas capaces de cantar un amplio repertorio en latín y numerosas canciones devocionales en las solemnidades y en los funerales. 

EPILOGO.
Las festividades importantes del calendario litúrgico eran días en que la gente que vivía en el campo venia al pueblo. Todo el mundo vestía sus mejores galas.
Están en mi recuerdo aquellos parientes míos y vecinos de Uxue en general, gente labradora cuerpos tostados por el sol,  luciendo elegantes trajes con corbata y cubiertos con la txapela del día de fiesta pues así lo merecía la ocasión.

Días de boato en que en procesiones como las del Corpus, los ocho guardiaciviles que había en Ujué aparecían vestidos de gala y con sus fusiles reglamentarios junto  al cura…. Día del Corpus en que los miembros del ayuntamiento llevaban bajo palio al cura que portaba la custodia… 
Eran tiempos en los que también era muy cotidiano ver en el No-Do a los curas llevando al dictador bajo palio al entrar en las iglesias…
Eran tiempos del nacionalcatolicismo en que régimen político e iglesia aparecían conjuntamente amalgamados y se nos hacía entender que todo era uno… 
Fiestas religiosas y fiestas civiles como la del 12 de octubre donde se mezclaba iglesia y religión a una con la dictadura y sus símbolos…Todo bastante alejado de lo que Jesús predicó  y practicó.

Por eso y cuando en  el libro de “Los corrales de Ujué y la vida de antaño” leo que los ujuetarras que vivían la mayor parte del año en el campo no tenían tiempo para rezos y que había quien prefería  vivir en los corrales por estar lejos del atosigante control de autoridades, curas, alcaldes y demás…. me lo llego a creer..... sobre todo la última parte.
......................
NOTA FINAL. DEVOCIONARIOS EN INTERNET.
Hemos mencionado los devocionarios, unos libricos que aportaban rezos, oraciones, novenas y  diversas formas devocionales para practicarlas en casa.. En Internet hay webs que siguen cultivando las mismas devociones que he mencionado en este capitulo. Un ejemplo de devocionario on line lo tenéis pinchando aquí. y otro aquí.
.....................