viernes, 17 de agosto de 2012

La atención al visitante de Ujué, peor que en el año 1970.

El amigo JIZ publicó recientemente en el sitio dedicado a Ujué de la web de Pueblos de España un jugoso comentario que reproduzco a continuación.
Tras ello haré una pequeña aclaración para que el lector se haga una idea más aproximada de como se atendía al turista en Ujué en 1970 para que lo pueda comparar con lo que ocurre ahora.


REFLEXIONES SOBRE LAS UTÓPICAS VISITAS GUIADAS AL SANTUARIO DE UJUÉ.

  - Uxue, 16 / 08 / 2012 -
Muchas personas pululaban ayer por Ujué y por lo que supe muchos son los que han visitado tan hermosa villa en este mes estival.
El problema es que no ven prácticamente nada. Ven el templo, el paseo del ronda, se toman un café o una caña en el mesón Las Torres (si es que está abierto) y se van.

¿Qué han visto de lo que se ha restaurado en Ujué con dinero público? Yo diría que menos de un 30% de la totalidad del monumento mariano y por supuesto no han tenido ningún tipo de explicación. En tres cuartos de hora han hecho esto que describo. Para ver todo en profundidad, se necesita hora y media como mínimo.

El Sr. Cura párroco es el guardián de la Iglesia y es el que tiene las llaves de las puertas cerradas y entre que muchas veces no está y otras se hace el loco, las visitas guiadas, anunciadas a diestro y siniestro por Turismo del Gobierno de Navarra siguen siendo un fiasco.

Se me ocurre un slogan: "Ujué; ven y verás y un desastre encontrarás", una cosa es lo anunciado por los distintos organismos forales y otro es lo que realmente se encuentra.
Además ¿sabían, que de las pocas visitas guiadas, que se ofertan los domingos, el subir a la torre mayor se hace por libre, pues la guía tiene vértigo y no se atreve a subir al punto más elevado del santuario, quedándose sin la oportuna explicación?

Por eso, desde la Administración Municipal, se oye decir: "Ujué es maravilloso", "Ujué es bonito", "Me emociona el Santuario", "Conseguimos la carretera y la restauración del santuario"....
Se apuntan el tanto ajeno y no se dan cuenta y no se percatan que esto funcionaba mejor en épocas pasadas, cuando sucesivamente fueron sacristanes Fausto Ayesa Irigaray y D. José Miguel Burgui Mateo and Mikel Burgui Jiménez.

Mucha publicidad y poca efectividad. ¿Para qué se colocó un ascensor que salva los desniveles, si no se usa?
El sábado pasado presencié como un señor en su silla de ruedas no podía usar este nuevo artefacto, que se supone rompe barreras arquitectónicas
Y así se dan casos en que todo lo que se anuncia no se cumple. Estamos en el mes álgido, en el que más personas, a excepción de la romería, acuden a ver la maravilla de Ujué y se encuentran con esta serie de limitaciones.
Seguimos anclados en  los años 70, esto no ha mejorado un ápice, una cosa es anunciar y otra muy distinta es dar pan. Como dije en otro momento: "Mucho ruido y pocas nueces". JIZ.
.................

Reproducida la misiva de JIZ, vaya la siguiente aclaración a su ultimo párrafo:

Ojalá que en cuanto a la atención al visitante, éste estuviera al menos tan bien atendido como en los 70.
Declaro rotundamente que ahora estamos peor que entonces en cuanto a la atención al visitante.

Y lo voy a demostrar. Este dato que os voy a dar  es conocido por  mucha gente de Ujué ya que desde hace bastantes años no tengo reparos en contarlo:

En 1970 mi padre, mi tía Joaquina y yo tuvimos el cuidado de contabilizar mes a mes la cuantía de las propinas que recibíamos a cambio de enseñar la Iglesia, la Virgen, el corazón de Carlos II, el tesoro de la sacristía, el coro y su sillería, subir a las torres, y ver el paseo de ronda.

El mes de agosto de 1970 recaudamos algo más de treinta mil pesetas en propinas.
Por supuesto que esta contabilidad la guardábamos en secreto, no fuera que el cura se enterase y quisiera una parte.
De todas maneras, el acuerdo implícito del cargo de sacristán era que las propinas eran para nosotros.

La propina media recibida de cada grupo atendido solía estar entre las veinticinco y las treinta pesetas.
Por lo tanto calculamos que en aquel agosto fueron unos mil grupos los atendidos que con un promedio de tres o cuatro personas por grupo da una cantidad que podemos cifrar entre tres mil y cuatro mil turistas atendidos.

Volvamos al día de hoy. Solo se programan visitas guiadas una vez a la semana. Una por semana. Los domingos.
.
Multipliquemos. Cuatro visitas a treinta personas por visita multiplicado por las cuatro semanas de un mes da una cantidad máxima de 120. Sí, habéis leído bien: ciento veinte personas por mes.

Prosigamos con el hilo. Recordad: Hemos calculado que en agosto de 1970 fueron atendidas entre tres mil y cuatro mil personas.

En 1970 se atendía a los visitantes en cuanto llegaban. Ahora no.
Ahora el visitante llega y si se apercibe del único cartel anunciador (el de la foto), puede que se anime a llamar a unos teléfonos cuyos responsables están lejos del santuario:
La responsable de la única visita semanal es guía turística, trabaja y vive en Pamplona.

Tal como ha descrito JIZ el visitante solo puede entrar a la nave gótica y ver el paseo de ronda... un tercio de lo que es el monumento en sí.

A falta de más visitas guiadas, en las que se visita prácticamente todo el conjunto monumental, está la exposición sobre Ujué sita en las salas medievales de la casa parroquial.
 Si el visitante tuviera acceso a esas salas y esa exposición, obtendría información sobre nuestro monumento. Pero no es así: No la abren al público.

Hay una frase popular que dice que todas las comparaciones son odiosas, cosa que parece cierta si quien menciona el dicho es el que se siente afeado o menoscabado por la comparación.

Por tanto (aunque los responsables puedan avergonzarse) y solamente para que me oigan y hagan que esto mejore, no me cansaré de repetir que en agosto de 1970, y durante todos aquellos años, la atención al visitante era mejor que la actual, llegaba a más gente y atendía a  muchísimos más visitantes que ahora. ¡A pesar de que entonces el monumento estaba en peor estado!

El monumento fue inscrito como propiedad suya por el Obispado de Pamplona el año 2006.
Quien se dice dueño del monumento es el que debiera ofrecer ese servicio al visitante que hoy por hoy no existe.
La Hacienda de Navarra es la que ha sufragado hasta el ultimo céntimo la restauración de la iglesia fortaleza de Uxue.

Quien tenga potestad que actúe.
....................