jueves, 18 de agosto de 2011

Fiesta alemana de la cerveza y la salchicha en Ujué.


En enero del año pasado escribí un articulo sobre las espectativas de rehabilitación de casas en Ujue e incluso de las esperanzas de construcción de un hotel en nuestra villa por la empresa Viva Famiia comandada por Hans Gunter Kauffman, afamado fotógrafo alemán residente por aquel entonces en nuestro pueblo. Podéis leer aquel articulo pinchando aquí.

Hoy me limito a copiar un pasaje de aquel articulo para ilustrar estas tres fotografías que son testigo de la fiesta que prepararon los alemanes en agosto del año 2000.
.......................................................

Año 2000. La fiesta de la cerveza y de la salchicha.

A primeros de agosto del 2000 se difundió la noticia de que Viva Familia iba a organizar una fiesta para todos los ujuetarras.

En todo aquel mes Ujué hervía en habladurías sobre el tema en las que se contrastaban toda clase de opiniones.

Había gente que veía con recelo la llegada de compradores alemanes al pueblo. Pensaban que Ujué iba a triplicar su población y que los autóctonos seriamos minoría.
Había otros que pensaban que si a los alemanes les gustaba Ujué por su tranquilidad y eran consecuentes con la filosofía que predicaban, a ellos tampoco les interesaba que viniese demasiada gente.



El festejo que prepararon los alemanes consistió en una degustación de salchichas y cervezas de Baviera tras la cual hubo una charla explicativa de sus grandes proyectos.

En la Plaza Mayor habían instalado una barra de bar con sus barriles de cerveza. Sobre el mostrador las salchichas y la mostaza. Junto a todo ello un equipo de megafonía y un micrófono.

Unas cien sillas acogían a un público expectante que se dedicó a escuchar, salchicha en una mano y cerveza en la otra, entre trago y bocado, las explicaciones que Florian un joven alemán dirigió a todos en nombre del señor Kaufmann:

-El plan de rehabilitación de casas iba a seguir adelante.

-En dos años el hotel iba a ser una realidad.

-Dijeron tener proyecto de impulsar la siembra y cosecha de espliego y otras plantas olorosas para la línea de cosmética de Christine Kaufmann.

-También dijeron que querían obtener terrenos para que los clientes de ese hotel - ejecutivos de alto standing pudieran hacer trabajos agrícolas al estilo de una granja escuela para que mediante el trabajo manual pudieran olvidar el estrés de la vida cotidiana.

Más de un reticente pensó que toda aquella fiesta era similar a la escena del balcón de la película Bienvenido Míster Marshall. En la película un forastero jalea al pueblo para que crean que los extranjeros van a dejar dinero y en Ujué estaba pasando igual.
................................................................
A día de hoy aquellos grandes proyectos se han disipado como humo volandero. Solo quedan varias casas que compraron los alemanes que están en ruina, el gasto que ha tenido que hacer el ayuntameinto para evitar que una de esas casas cayera sobre los viandantes y el recuerdo de aquellos dias en que todo lo que predicaron parecia posible.