jueves, 13 de enero de 2011

Uxue. Testimonios de caza mayor en los siglos XVI y XVII. Lobos y venados.

                                   .                      ..................................................................

El pasado 17 de noviembre publiqué una entrada dedicada a los bosques de Ujué.
En ella comentaba como  en la edición de 1802 del Diccionario Geográfico e Histórico de España editado por la Real Academia de la Historia se decía sobre Uxue “que sus vecinos se ocupan de la agricultura, en fabricar carbón, en conducir leña, maderas y aceite de enebro a la capital y a otras partes” y que “tiene montes bien poblados de robles y pinos y abundantes pastos para el mucho ganado lanar que se cría en ellos como también perdices, conejos, venados, jabalíes y lobos”

En la edición de 1845- 1850 de otro diccionario, el de Madoz, se dice que, en aquella época, en Gallipienzo y en algunos pueblos de la Valdorba se cazaban lobos.
Así pues, es seguro es que en Ujué, limítrofe con esos pueblos, también los había. 
Saturnino Napal natural de Murillo el Fruto dice haber escuchado a los mas ancianos de ese pueblo que que a veces bajaban los lobos desde Ujué y mataban ovejas. Incluso en una ocasión, una yegua.

Hay una calle en Uxue, la de mas abajo de todas, llamada Lupera. Según Patxi Salalberri y Gaudencio Remón el nombre viene seguramente del latín lupus, lobo. Hay que añadir que muy cerca de esa calle hubo un lugar al que hasta el siglo XIX se le llamó Otsolarraina, que en euskara es literalmente la era del lobo.
En los mapas de la distribución del lobo en el siglo XIX, todo el término de Ujué está incluido en el territorio del dominio de este animal.


Tras hablar de los bosques y su deforestación para ampliar la superficie agrícola, me planteé la posibilidad de otras dos entradas; una sobre ganaderos y la otra sobre cazadores en nuestro pueblo.

Pero hete aquí que el amigo Juanjo en su blog Pitillas nos da noticia de ambas cosas. Así que en la entrada de hoy me limito en parte a copiar lo que Juanjo escribe sobre los problemas que tuvieron dos cazadores de Uxue a mediados del siglo XVI.

En este capítulo hablamos de caza mayor. De venados y de lobos. Dos especies hace tiempo desaparecidas de estos lares pero que en su tiempo fueron abundantes. Para hablar de la caza menor ya tendremos ocasión en otro capítulo.
Para situarnos diré que durante el siglo dieciséis Uxue era un pueblo donde era necesario que los escribanos supieran vascuence ya que había mucha gente que no sabía otro idioma.
El sucedido que contamos hoy es del año 1.558 cuarenta y seis años después de la invasión castellana. El Virrey o viso rey de Navarra es el impuesto por los ocupantes.

El caso que nos relata Juanjo ya lo menciona Florencio Idoate en las páginas 749-750 del tomo III de “Rincones de la Historia de Navarra” editado en 1966.
Idoate dice que entonces el nombre era Uxue, y luego en una cita que transcribe, nuestro pueblo aparece como Uxue y uno de los cazadores como Pedro Xurio.
Este caso también lo reproduce José Javier Uranga en la página 101 de su obra “Ujué medieval” de 1984.
Tanto Juanjo como Uranga adolecen del mismo defecto: A pesar de que en los documentos nuestro pueblo solo aparece como Uxue, cuando cuentan lo que han leído escriben Ujué. Idoate se salva en este caso por las citas que he comentado.

Pasado un siglo del caso que cuenta Juanjo, todavía había caza mayor en nuestro término municipal.
José Cabezudo Astrain cuenta que en unos documentos del archivo notarial de Tafalla consta que en 1651 se pagaron dos reales a Miguel Ezpeleta y a Miguel Arregui por llevar al Virrey un venado cazado en Uxue.

Además narra que enlos años 1652 y 1653 el concejo de Uxue pagaba cuatro ducados por cada lobo que se cazaba, y que los que más aparecen cobrando son Martín Xurío y José Sendoa.
Para que nos hagamos una idea del valor de la recompensa por lobo muerto, diré que en el libro de las evaluaciones que se hicieron en Uxue en 1610, una caballería estaba valorada entre 7 y 10 ducados y una oveja alrededor de un ducado.
En esta época también eran necesarios escribanos que supieran vascuence para ejercer en nuestro pueblo. En 1676 era necesario saber vascuence para ejercer de Prior en nuestro pueblo. ...........................................................
El amigo Juanjo debe ser muy buen conocedor de la gente de nuestro pueblo.
Lo digo por el título de su artículo. Y es que los Xurío, (así aparece en la documentación del archivo) y Ongay que aparecen en él tienen sucesores que hoy en día también son cazadores.

También son cazadores los uxuetarras descendientes de aquellos Xurio y Sendoa que se citan en 1652 y 1653. Así que diré como Juanjo…. ¡"De raza le viene al galgo".!
........................................
Sin más ahí va el artículo tal como lo escribe Juanjo en su blog "Pitillas": Sin añadir ni cambiar ni siquiera una coma, aun sabiendo que en el documento original que cuenta este sucedido, a nuestro pueblo se le denomina siempre Uxue y a uno de los cazadores Pedro Xurio.
También he copiado el cruce de comentarios que mantuvimos él y yo en su blog. Vienen a cuento del mencionado “cambiazo” de la X por la J, tema principal de dos de mis últimos capítulos ante otros dos escritores. Allá van:
...........................................................................

jueves 23 de diciembre de 2010

DE RAZA LE VIENE AL GALGO
Transcurrían los últimas días de invierno del año 1.558 cuando Miguel de Amburz, sustituto fiscal en la villa de Olite y su merindad, acusa a Pedro Jurío y Diego Ongay, vecinos de Ujué, de haber matado en los últimos veinte años más de 20 venados, contraviniendo de este modo la ley de veda impuesta por los tres estados del Reino, en que se señala que en ningún tiempo del año se puedan matar venados, excepto los caballeros, bajo pena de 100 libras por cada venado que se sacrificare. Añade el acusador, que todo ello lo hacen Jurío y Ongay bajo la excusa de haber sido nombrados monteros por el pueblo de Ujué. Además llevan de premio del bolsero (depositario de la villa), medio ducado por cada venado, como animal dañino, y luego, los traen a la carnicería de la villa y en ella, los regidores (concejales) ponen los precios de venta como carne baja y barata, a 20 cornados la libra.

Detrás de toda esta acusación del sustituto fiscal (defensor de las cargas y patrimonio reales) está la disminución de caza mayor que va a sufrir el rey y su séquito y el incumplimiento de las leyes, nombrando monteros la villa de Ujué, sin licencia de Su Majestad.

Pide el sustituto se reciba información y declaren los testigos cuántos venados han matado y en qué tiempos se ha realizado tal matanza (de nieves, crías, etc.).

Al día siguiente, Juan de Ripalda, teniente de merino de Olite, recibe la información de cuatro testigos, Sancho de Oneca, Bertol Tercero, Lorenz de Oneca y Miguel García menor, todos vecinos de Ujué, en la que básicamente confirman la acusación y señalan algún dato más, como que hace tres años tenían un montero de Ochagavía al que pagaban un salario y que ahora, a Ongay y Jurío los tienen a meses, pero no saben si son asalariados o no. En la misma sesión Jurío y Ongay son intimados a decir lo que quieran, pero señalan que no tienen que hacer ninguna disculpa. Se les asigna a los acusados acudan a la próxima audiencia del Consejo real que se celebrará en Pamplona.

El tiempo trascurre y es a final de julio del año 1.558 cuando el Fiscal Obando acusa solamente a Pedro Jurío de haber matado 8 venados en los dos últimos años, dejando aparte a Ongay.

Jurío declara que es montero nombrado por la villa de Ujué de 14 o 15 años a esta parte y que en los dos últimos años ha matado 5 o 6 venados con arcabuz, pero ha sido habiéndolos hallado en los panificados (trigales) y viñas, debido al gran daño que producen, y para poderlo hacer, el concejo y vecinos de Ujué tienen privilegios bastantes para nombrar montero y guardas y, en su virtud fue cómo el declarante mató los venados, aunque es verdad que algunos de ellos los hallaba dentro de los campos, salían de ellos vivos y morían fuera de las heredades. Después de muertos, los daba al concejo quien los vendía en la carnicería del pueblo.

La villa de Ujué, en defensa de su vecino y montero Jurío, presenta una licencia de facultad para el nombramiento de montero por parte del concejo, otorgada por el viso rey.

Esta licencia para tener montero y matar venados fue pedida en el año 1.552 y en ella se señalaba que la villa había tenido de tiempo inmemorial la costumbre de tener un montero, apensionado por el mismo concejo, para cazar venados y puercos por la multitud que de ellos ha habido y hay en las sierras y montes de la villa y por el daño que en sus panificados y viñas hacen y les hacían, hasta que de un año o dos a esta parte, que el duque de Maqueda, vuestro viso rey, les vedó la caza y por esta causa se han multiplicado tanto los puercos y venados que les destruyen sus panificados y viñas y no se pueden valer de ello si no se cazan. Piden a S. M. consienta pueda la villa tener montero.

En abril de 1.552 se les da licencia a los de Ujué por el tiempo que fuere la voluntad del viso rey y capitán general de este Reino, Bernardino de Cárdenas, duque de Maqueda, “para que pongan guardas para que guarden sus heredades y que sus guardas puedan herir y matar los venados y puercos hallados en sus panificados y viñedos y no fuera”.

El 1 de agosto de 1.558 se le da libertad con fianzas de 30 ducados a Pedro Jurío y de estar a justicia y pagar lo juzgado por todo este mes de agosto, dentro del cual haga su disculpa.

Pasaron dos años sin que ninguna de las partes presentase ningún escrito nuevo; pero en mayo de 1.560, el Fiscal Obando vuelve a la carga acusando a Jurío de haber matado dos venados, uno un día de mayo y otro un día de septiembre, estando los venados fuera de sembrados y viñas. Para mayor sustento de su acusación señala que en los términos de Ujué no hay ahora tantos venados y caza como solía y conviene que se conserve y guarde la que hay, así de venados como de otra cualquier caza.
Jurío se disculpa basándose en que los ha matado hallándolos en panificados, los de Ujué tienen licencia para cazar y es guarda asalariado.

El proceso se halla pendiente.

Archivo General de Navarra. Proceso nº 27.357
Publicado por Juanjo en 08:28
Etiquetas: Ujué
.........................................................................................
 Y ahora copio el intercambio de comentarios entre Juanjo y yo:

3 comentarios:
MIKEL BURGUI dijo...

Felicitaciones Juanjo.
Se nota que pasas horas y horas en los archivos. Gente como tú hace falta para ir descubriendo la historia de nuestros pueblos para así conocer e ir conociendo mejor, trocico a trocico, la historia grande de nuestra tierra, Navarra.

Una cosa que te quería comentar es que en tus artículos referidos a Uxue siempre empleas la grafía actual: UJUE
Los que te leen pueden pensar que ya que lo que cuentas es de los siglos XVI y XVII y pones UJUÉ es porque así lo has encontrado escrito.

¿A que no es así?
¿A que siempre has encontrado la forma UXUE?
Poner el nombre de nuestro pueblo tal como se encuentra en los archivos y en los documentos que encontramos es recordar que así se escribía el nombre de nuestro pueblo en el año del sucedido que contamos.

En mi blog demostré que hasta mediados del siglo XIX encontramos en los escritos de nuestro ayuntamiento y parroquia UXUE
Y que en los cuños de parroquia y ayuntamiento vemos UXUE hasta primeros del siglo XX.

Creo que al informar de los interesantes descubrimientos que haces respecto a nuestros pueblos, no estaría de más que respetases el nombre que aparezca en donde investigues si este es el de Uxue.
Así el lector será consciente de la pervivencia del nombre histórico de Uxue al menos en la fecha del documento que reproduzcas.
GRACIAS POR LA ATENCION PRESTADA Y GRACIAS POR TUS INVESTIGACIONES Y TRABAJO.

MIKEL BURGUI

25 de diciembre de 2010 21:56
............................................................

Juanjo dijo...

Mikel, tienes razón, SIEMPRE aparece en todos los documentos UXUE; como se puede comprobar en la publicación de los autos de nombramiento del Prior como miembro de la comisión de espionaje, hecho por la Junta Central durante la guerra de la Independencia.

Pero una vez dicho esto, personalmente creo que es más cómodo, útil y rápido utilizar la grafía y expresiones actuales, tanto en pueblos como en los nombres de las personas. Me sería costoso el usar Artaxona, Ximenez, Alexandro, Xurio, Josef-Joseph, Onequa, Xavier-Javier, etc, aunque, de vez en cuando, lo podría hacer.

De todas formas, para los interesados están citados los documentos originales, de los que se extrae la información.
Procuraré hacerte un poco de caso poniendo de vez en cuando los nombras transcritos fielmente.
Muchas gracias por la mejora del blog.

26 de diciembre de 2010 14:01
.............................................................

MIKEL BURGUI dijo...

Lo del nombre de Uxue es casi como una pelea personal mía ante los que dijeron que pedir que se utilizara Ujue/Uxue como fórmula oficial en el ayuntamiento dijeron que UXUE era una invención sabiniana.
Y me estoy refiriendo a gente con cargo público. Y a gente llana que pensaba que Uxue sí, pero que se debió usar allá en tiempo de los moros...que es como decir hace millones de años.

Por ello nuestra Asociación organizó una exposición con ejemplos sacados de de los archivos. Para demostrar que hasta hace dos días como quien dice, se escribió Uxue.
Y por ello mi primer comentario a este articulo tuyo.

Si somos fieles al transcribir el nombre del pueblo tal como aparece escrito en los archivos, demostraremos que Uxue no es un invento sabiniano y que se usó con naturalidad hasta hace poco más de un siglo.
Quien en un documento lee UXUE y no lo emplea al transcribir dicho documento está haciendo, consciente o inconscientemente, labor de ocultación.
Está dando pábulo a quien lo lea a que piense que Uxue es un invento ya que el historiador le está hablando del siglo catapúm y ha escrito UJUE.

En fin...dirás que son cosas mías. Pero las siento muy dentro, las sentimos muy adentro unos cuantos.
Salud Juanjo, para que sigas en tus investigaciones, y para que las publiques....
Y es que todos queremos saber más y más y mucho más...
MIKEL

26 de diciembre de 2010 15:35
.................................
Todo lo anteriormente copiado lo podéis leer en el mismo blog de Juanjo pinchando aqui.
...........................................................
Nota final:
La caza mayor desapareció de Uxue a causa de la excesiva deforestación y de la presión ganadera y demográfica. Mucha gente vivió en las bordas y corrales del campo influyendo en el exterminio y expulsión de lobos, jabalíes y venados.
Aun así quedó la caza menor, un recurso que alivió enormemente las necesidades alimenticias de muchas familias en nuestro pueblo.

Hasta los años cincuenta del pasado siglo no se volvió a ver un jabalí en Ujué.
El progresivo abandono del campo y la disminución de la cabaña ganadera han influido en su regreso.
Hoy en día las especies cinegéticas de caza menor están en declive.La perdiz y el conejo son escasos y los de Ujué han vuelto a practicar de nuevo la caza mayor persiguiendo al jabalí. Otra especie que ha hecho presencia en estos últimos cinco años en nuestro término municipal es el corzo que al parecer se está adaptando con éxito.
.....................................