viernes, 1 de octubre de 2010

Reyes de Navarra de la dinastía Capeta. Intrigas palaciegas.


Aquí os transcribo otro artículo de alguien que escribe muy a menudo en los foros del Diario de Noticias de Navarra con el seudónimo de Labrit.

Habla de la descendencia de la reina de Navarra Juana I perteneciente a la dinastía de Champaña y de Felipe el Hermoso rey de Francia de la dinastía de los Capetos.
Felipe el Hermoso fue el que hizo excomulgar a los templarios y quemar en la hoguera a Jacques de Molay, Gran Maestre de la Orden.

 Dicen que este rey murió a causa de la maldición que le lanzó Molay mientras se abrasaba en la hoguera. Al poco tiempo de la ejecución de Molay, un día en que don Felipe andaba de caza un telele cardiovascular le hizo caer del caballo y el rey murió a causa de ello.
Le sucedió su hijo Luis Hutin, abuelo de Carlos II el que dejó el corazón en Uxue.

De todas maneras volvamos al capítulo que escribió Labrit. En él trata del primer rey de Navarra llamado Juan, de cómo murió a los cuatro días de nacer y de las intrigas palaciegas que hubo a su alrededor.
Casi sin darnos cuenta haremos un repaso de todos los reyes de la dinastía Capeta de Navarra.

Al leer el artículo de Labrit  entenderemos un poco alguno de los motivos que unos cuantos años más tarde tuvo nuestro Carlos II para liarse a tortas con los nuevos reyes de Francia gracias a los cuales obtuvo el sobrenombre de El Malo.
...................................
¿QUIÉN FUE JUAN I DE NAVARRA?

Foto : Moneda del rey niño que solo vivió cuatro dias.
Sólo tres reyes de Navarra llevaron el nombre de Juan.
 El segundo fue el padre del príncipe de Viana, usurpador de la corona, siempre en guerra y destructor del proyecto pacífico de Carlos III el Noble.
 El tercero fue el último rey: Juan de Labrit, sobre el que ha caído una leyenda negra de supuesta debilidad por no haberse dejado matar por los ejércitos castellanos en 1512. Pero no hay que olvidar que el boabdilismo es una de las descalificaciones favoritas de todos esos historiadores a sueldo del que mande en ese momento.

¿Pero quién fue el primer Juan que reinó en Navarra?

En 1316, Luis I "el Hutín", que era a su vez Luis X de Francia, murió en extrañas circunstancias. Este Luis era hijo de Juana I de Navarra y de Felipe, el que se cargó a los templarios.

Luis dejaba el reino a la espera de un heredero, pues su segunda mujer, Clemencia de Hungría, estaba embarazada y a punto de dar a luz. El niño nació el 15 de noviembre de ese mismo año, convirtiéndose automáticamente en rey de Francia y de Navarra. Pero desgraciadamente murió sólo 4 días más tarde, con lo que ambas coronas pasaron a su tío, Felipe "el Largo", que había sido nombrado regente de Francia mientras el niño no llegase a la mayoría de edad.


Precisamente el nuevo rey (Felipe "el Largo") fue naturalmente el principal sospechoso de haber hecho matar a su sobrino, y aunque esto no pueda probarse, es cierto que él fue el más favorecido por su desaparición. Lo que sí es cierto es que aprovechó su regencia para tramar una ley que había de tener mucha importancia en Francia: la ley Sálica.
Según esta ley, las mujeres no podían reinar en Francia. Y aunque jamás tuvo aplicación en Navarra, donde las mujeres tenían los mismos derechos que los hombres, sí que nos afectó en otro sentido.

El rey Luis "el Hutín", había estado casado en primeras nupcias con Margarita de Borgoña, que le dio una hija llamada Juana. En condiciones normales, ésta hubiese heredado las coronas navarra y francesa, pero un supuesto adulterio de su madre, Margarita, hizo que el rey Luis repudiase a su primera esposa, y se dice que hasta la hizo matar en la prisión donde la tenía recluida, el año 1315.

Se casó por segunda vez, como ya he dicho, con Clemencia de Hungría, de la que tuvo póstumamente a nuestro protagonista, Juan I de Francia y de Navarra.

Si el taimado Felipe no se hubiera sacado del magín la famosa "Ley Sálica", hubiese sido Juana la nueva reina. Sin embargo fue despojada de sus derechos para que él pudiese reinar. Y después de él lo hizo su hermano Carlos "el Calvo", hasta 1328. Como ambos murieron sin descendencia, con ellos acabó la dinastía Capeta en Francia, pues en una nueva jugarreta de las Cortes francesas, Juana volvió a ser ninguneada y una nueva dinastía fue entronizada en Francia: los Valois.

Para que no diese demasiado la lata con sus reclamaciones, a Juana le fue reconocido (aunque Francia no tenía nada que decir sobre este particular) su derecho a la corona de Navarra, pues era la hija del último rey que había jurado los fueros: Luis I el Hutín.
Como ella estaba casada con Felipe de Evreux, ésta dinastía comenzó a gobernar en Navarra y, andando el tiempo, el hijo de Juana, Carlos II de Navarra, reclamaría sus derechos a la corona de Francia con toda la razón, pero con muy pocas fuerzas para sostenerla, aunque las suficientes para poner en jaque varias veces a los Valois. Pero eso es otra historia...

De todas maneras esta culebrónica aventura, absolutamente cierta, aún se complica más con el añadido de la posibilidad de que el niño Juan I fuese cambiado en la cuna (por miedo a lo que luego realmente ocurrió) por el hijo de su nodriza, que hubiese sido entonces el eliminado, criándose el auténtico rey sin conocer su verdadera identidad hasta que le fue revelada por unos monjes muchos años más tarde. Aunque todo esto parezca increíble, un mercader sienés, Giannino Baglioni, reivindicó en 1356 ser el auténtico Juan I de Francia y de Navarra, e incluso fue reconocido por su supuesto tío, el rey de Hungría, sobrino de su "madre" Clemencia. Al final fue encarcelado y murió en Nápoles en 1363.

Todo esto lo cuenta de forma mucho más amena que yo -dice Labrit- el escritor francés Maurice Druon en su magnífica serie de novelas históricas titulada "Los reyes malditos", donde hay mucha menos fantasía que realidad, aunque a veces parezca imposible que todo aquello llegase a ocurrir realmente
……………............
Epilogo de Mikel Burgui.
Reconozco que el lector puede terminar liado al leer un artículo como este. Resulta difícil asimilar tanto nombre y tanto hecho histórico sobre todo si no se ha oído hablar de estos personajes  con anterioridad.
Y eso les pasa a muchos navarros que desconocen nuestra historia.


Para  mejor comprensión de esta época  añado la siguiente reseña donde los numerales de los reyes  corresponden con el ordinal navarro.
 Si quereis más información de cada personaje, pinchando sobre cada nombre podéis acceder a  la biografía de cada uno de ellos en la enciclopedia Wikipedia.

JUANA I reina de Navarra. Última de la dinastía de Champaña. Casada con Felipe el Bello o Hermoso rey de Francia, el destructor de los templarios. Se inicia la dinastía Capeta en Navarra. El rey consorte es considerado Felipe I de Navarra.
LUIS I Hutín. Rey de Navarra y Francia, hijo de Juana I y Felipe I, abuelo de Carlos II de Navarra el que dejó el corazón a la Virgen de Ujué.
JUAN I. Murió a los 4 días de nacer, hijo de Luis I y Clemencia de Hungría.
FELIPE II. Al morir el niño Juan le sucede en el trono de Navarra y Francia su tío Felipe II. Muere sin descendencia masculina.
CARLOS I. Como Luis I el Hutin y Felipe II,  es hijo de Juana I y de Felipe I. Muere sin descendencia masculina.
JUANA II. Hija de Luis I y Margarita de Borgoña. Es proclamada reina de Navarra pero no se le reconoce como reina de Francia porque sus tíos Felipe y Carlos instauraron la ley sálica en aquel reino. Casa con Felipe de Evreux (Felipe III) y se inicia una nueva dinastía en Navarra : La de  Evreux.
CARLOS II. Rey de Navarra de la casa de Evreux, hijo de Juana II de Navarra y Felipe de Evreux. Nieto de Luis I el Hutín y Margarita de Borgoña reyes de Francia y Navarra. Biznieto de Juana I de Navarra de la casa de Champaña y de Felipe el Hermoso rey de Francia de la casa de los Capetos. Al morir deja su corazón en Santa María de Uxue.

Ver árbol genealógico de todos los reyes de Navarra aquí.