lunes, 30 de agosto de 2010

Fiestas de Ujué. El antiguo "tablau", la terraza y el nuevo escenario para los músicos.


Bajo esta foto publicada por la revista La Voz de la Merindad leemos lo siguiente: - Plaza de Ujué, año 1954, más o menos. La orquesta JUV posa antes de su actuación: Abajo un funcionario del Ayuntamiento se dispone a repartir vino gratis, para calentar los ánimos. La orquesta hizo bailar y arrimarse a muchas parejas de la Merindad, los músicos eran: Ramón Esquíroz, Lorenzo Ainzúa, Valeriano Beorlegui, Javier Aldunate, Miguel Mateo, Javier Beorlegui y Lorenzo Alamán.

(Lorenzo Alamán se casó con la ujuetarra Silvina Berrade San Martín, hija de Juan y de Adela)
....................................................................................

El Kiosco de los músicos, como se aprecia en la foto, era de madera y para fiestas se instalaba en el rincón que hace la casa de la Sixta con la casa  de los hermanos  Porta que  luego fue Centro parroquial. La ventana que se ve en la foto es de casa la Sixta.

 En estos tiempos se desconocía lo que era la megafonía. Los instrumentos eran de viento acompasados por la percusión del batería.

Un rectángulo encementado de ocho metros de ancho por unos quince de largo era la pista de baile del centro de la plaza.
En tiempos y paralelo al “ tablau’’ se instalaba un madero vertical, la cucaña, siempre con un cebo que incitaba a escalarla: Un pollo, un conejo, un chorizo....
En esa parte delantera de la plaza también se colocaban por la noche los postes para sostener las ruedas de los fuegos artificiales.
Suspendido entre casa la Julia y casa Bartolo un cordón con diez o doce bombillas de colorines hacía lucir de otra manera el singular recinto festivo de nuestra Plaza Mayor.

Tras la construcción  en casa Porta del Centro parroquial, año 59 o 60, y como en el rincón donde se ponía el tablado hicieron la puerta de entrada al bar de la planta baja y al cine (Cinema Uxua), el viejo kiosko de madera se tuvo que poner junto a la casa de Rosalía Zapata (casa el Ruso).

Unos cuantos mozos, al parecer descontentos con la nueva ubicación del tablau, lo arrancaron de cuajo de los hoyos que lo sujetaban y lo dejaron descuajeringado a modo de barricada entre el cobertizo de entrada a la plaza  y la puerta de la casa de Bartolomé Iriarte, por entonces Juez de Paz. Al día siguiente la orquesta tuvo que tocar desde el suelo. Algún mozo pasó el resto de las fiestas en la cárcel municipal.

A causa de estos incidentes el Ayuntamiento, presidido por Pepe Clavería, decidió hacer una terraza de cemento armado anexa al bar Villar como alternativa indestructible y permanente al viejo tablado.
En ese espacio durante muchos años ha tocado la orquesta de turno, protegida por un toldo.

Como en los tiempos del kiosko de madera, debajo de la terraza también se instalaba un mostrador donde se servía vino gratis mientras tocaban los músicos. Todavía se puede ver allí la leyenda que algún gracioso escribió: "El Ayuntamiento da vino gratis a todo aquel que no tenga dinero".

Allí se cocían las mayores cogorzas. El vino lo servía el alguacil o alguno de los guardas. Se trasegaba del garrafón a la jarra, de la jarra al vaso y del vaso al garganchón una y otra vez. A veces para poder pasar el vino se comían cacahuetes.

No había cámaras frigoríficas, ni lavavajillas. Los vasos usados, antes de volverlos a utilizar, se enjuagaban en un pozal lleno de agua que poco a poco iba tomando el color vináceo de los rastros.

Pero qué más da. Lo que más importaba era beber. Beber y entonarse para divertirse en fiestas. Y así se lo pasaban en grande nuestros antepasados hasta 1965 o principios de los 70. Hoy todo esto ya forma parte de la historia costumbrista de Ujué.

La pista de cemento de la Plaza Mayor desapareció. En su lugar unas losas de piedra ocupan la zona de baile.
La terraza del Bar Villar a medida que el material de los músicos (altavoces, focos) fue ocupando espacio se quedó pequeña y hubo que pensar en colocar algo más amplio.

Desde hace unos años un nuevo escenario prefabricado con tubos de metal acoge en fiestas a los músicos y sus voluminosos equipos.
Y… ¿sabéis en qué lugar se pone el nuevo escenario?

Pues prácticamente en el mismo lugar que el antiguo tablado….en el rincón de casa la Sixta con casa Porta que luego fue  Centro Parroquial y hoy casa de Ismael y Begoña.

Al lado del novísimo escenario, alguna noche de fiestas y a eso de las diez, el ayuntamiento reparte gratuitamente bocadillos de jamón y de txistorra….. y abundante vino de la tierra y refrescos para beber. Ahora se reparten vasos de plástico y servilletas de papel para todos. Parece que en esto, también hemos avanzado.

En esta  otra fotografía podemos apreciar  la terraza del Bar Villar, propiedad del Ayuntamiento de Uxue ya que fue construida en 1960 como kioxko permanente para que tocaran en ella los músicos en fiestas.

También podemos ver  el nuevo escenario que se instala para acoger a las nuevas orquestas que necesitan mucho más espacio que  las de antes para colocar sus equipos.
El nuevo escenario se coloca casi en el mismo sitio que "el tablau" antiguo que se muestra en la fotografía de cabecera.

El antiguo tablado, con estrado más alto y de muchos menos metros cuadrados, se ponía exactamente ocupando todo el rincón que se ve  detrás del nuevo escenario.
Aunque más pequeño en lo largo y en lo  ancho, "el tablau"  tenía más altura que el escenario actual para poder  servir en el espacio de debajo de los músicos el chiquiteo  de vino gratuito para el vecindario.