lunes, 17 de mayo de 2010

La romería de Eslava a Ujué hace veintiocho años.



A veces es interesante mirar en las hemerotecas y comprobar qué cosas han cambiado en las tradiciones de toda la vida.

Hoy os propongo leer la crónica de alguien que firma como Bargar, seguramente vecino de Eslava, sobre la romería de su pueblo a Ujué en 1982.
..........................................................................
Diario de Navarra. Sábado 22 de mayo de 1982.
Eslava. Romería a Ujué.
Como en años anteriores y siendo ya tradicional, se celebró el pasado domingo en Eslava la romería a Santa María de Ujué, con bastante afluencia de público y tiempo muy propicio para caminar.

La romería es muy sencilla. A las seis y media se dio la salida desde la iglesia parroquial. La mayor parte entunicados con una cruz en el hombro y cantando el Santo Rosario en una larga procesión hasta pasado el pueblo de Lerga. Este trayecto por carretera asfaltada. Pero todavía el peor trecho lo tenemos por pasar. Caminos polvorientos y retorcidos, sendas estrechadas por la oscura maleza, laderas pedregosas y difíciles que entorpecen el camino pero dan expresiones vivas de fervor religioso.

Sobre las nueve y media más o menos y una vez todos reunidos, partimos desde la cruz, a poco más de un kilómetro del santuario.
La misa comenzó puntual a las once, celebrada por el párroco de Eslava don Emilio Arrasate mientras le acompañaba don Elías. Este último hizo compañía a todos los peregrinos durante el trayecto.

La homilía estuvo interrumpida en varias ocasiones por cantos religiosos entrecortados que rompen el silencio y la monotonía del templo, con esos versos y estrofas que hacen alarde de la Virgen.

Una vez finalizada la misa y hasta las 5, que no se vuelve para la despedida, muchos se marchan para hacer la comida.
Jugosos calderetes que le abren a uno el apetito, costillas asadas a la brasa o parrilla y corros de gente alrededor de la mesa que animan más la fiesta. Otros se marchan al bar, taberna o aquellos lugares apropiados para pedir el menú más cómodo. Ensalada, sopa, chilindrón, cordero asado, más postre, café, copa y puro.
También aquellos que no se ven resentidos por la larga caminata y todavía tienen fuerzas suficientes, se van a la plaza para bailar y poder mover el cuerpo en compañía de aquellas canciones que les gustan y al son de la música instrumental.

Claro que no en todas las romerías la gente va andando.
Hay domingueros que salen de excursión o van a rezar para ver un espectáculo gratuito, o solamente por hacer turismo provincial con un lujoso coche que allí donde les viene lo aparcan.
Y para terminar, la era de los motores, está acabando con todas las romerías aunque no hagamos caso de la crisis económica.
BARGAR..
........................................................................................

Lo que se describe en esta crónica es más o menos lo que año tras año ocurre el día de la romería de Eslava a Ujué.

Salvo el nombre de los sacerdotes, y algún que otro detalle, en la crónica de Bargar todo es igual a lo que sucede hoy en día.
Pero en esta crónica hay dos o tres cosillas que sorprenden al lector.

Una, cuando se dice que la homilía estuvo interrumpida por varios cantos parece un error del cronista. Quizás quiso decir misa en vez de homilía ya que esta palabra es sinónima de sermón. Resulta chocante que mientras el cura predica la gente lo interrumpa con cantos…o quizás el cronista no se equivocó al escribirlo así y eso es lo que ocurría antes…

Otra cosa que puede chocar al lector es cuando cuenta que hay romeros que se van a la plaza para bailar y poder mover el cuerpo.
Aquí no hay ningún error del escribiente.
Es que el día de San Isidro y siguientes eran … ¡ Las fiestas chiquitas de Ujué! Y al mediodia había baile con orquesta en la plaza.

Ay..¡Que mozas mas majas eran aquellas de Eslava que se ponían a bailar en la plaza de Ujué! Los mozos no las dejábamos de mirar…
Claro que las mozas de Ujué también miraban a los mozos de Eslava, al parecer por razón similar...

Desde que se escribió este artículo sobre la romería de Eslava han pasado veintiocho años. En lo referente a los coches y a la gente dominguera se podría escribir ahora exactamente lo mismo.
Aunque creo que si el cronista vive todavía, estará de acuerdo conmigo cuando digo que ahora la afluencia de vehículos es diez veces mayor. La dificultad de aparcar en Ujué ha aumentado en la misma proporción , tal que tienen que dejar el coche donde viene. Es decir donde se puede.
Y la referencia de que entonces,1982, habia crisis.... Que casualidad eh?
.........................................................................
A pesar del tiempo transcurrido desde que Bargar escribió su artículo, la romería de Eslava pervive y hay gente que hace todo el recorrido a pie.
Hasta hace unos cuantos años este pueblo venia a Ujué el día 15 de mayo, San Isidro. Ese día era festivo para la gente del campo pero para la gente que tuvo que emigrar y trabajar en la industria no.
Por ello los de Eslava cambiaron en un principio su romería a Uxue al domingo más próximo al día 15 tal como podéis ver en el ejemplo de la crónica de Bargar. Hace referencia a un domigo que ya no era el dia de San Isidro.

Muchas veces ese domingo coincidía con el de los de Gallipienzo y Lerga y como a cada pueblo le gusta tener su misa propia y su despedida particular, Eslava cambió al sábado más próximo a San Isidro.
Su romería revivió. Acude más gente que antes. Al tener el domingo libre pueden descansar de su caminata a Ujué y los de Eslava que viven fuera de su pueblo, tienen tiempo de regresar a sus lugares de residencia.
......................................................

Este año 2010 la romería de Eslava ha coincidido con el día de San Isidro, el día en que ellos venían. Cerca de cuarenta entunicados encabezaron la procesión de Eslava. La misa fue conjunta con la de los labradores de Ujué.
El coro parroquial de Ujué y el de Eslava cantaron juntos. Antes de empezar la misa, desde veinte minutos antes, las mujeres de Eslava entonaron una tras otra sentidas canciones marianas.
Dentro de misa todos los eslavenses cantaron al unísono su bella aurora a la virgen de Ujué y a la tarde antes de la hora de la despedida los cantos espontáneos fueron constantes como antaño.
Adiós Eslava. Hasta el año que viene.
.