sábado, 21 de noviembre de 2009

El apostolado de Eslava a Ujué.


FOTO: Vista aérea de la villa de Eslava.
Eslava, como hemos dicho en otro lugar tiene su día de romería a Uxue el sábado más próximo a San Isidro.
Ésta otra que contamos hoy es la peregrinación nocturna de la Cofradía del Apostolado de Eslava a Ujué que venía la madrugada del primer domingo de mayo y que estuvo activa hasta hace pocos años.

Texto tomado del libro de Pedro Mª Flamarique titulado ``Los Apostolados de Ujué´´.
................................
Con los antiguos apostolados de Eslava D. José Ardanaz y D. Agustín Alamán reconstruimos mas o menos así la hermosa tradición mariana que hubo durante siglos en dicha villa:
El primer domingo de mayo el encargado de la ermita de Santa Bárbara avisaba con la campanica a media noche a todos los Apostolaus.
Cada uno, en su casa se revestía de túnica negra, capucha, cinturón, cruz pequeña al cuello, farol con su vela en una mano y el báculo- bastón en la otra mano.
Y subían cual sombras penitenciales hacia lo alto, la ermita.
Antes, o en el camino de subida, entregaban al de la caballería su zacutico (bolsa) con el almuerzo personal. Y antes de que se decidiera llevar una caballeria por si ocurriera algún destemple o cosa parecida, cada uno llevaba a su espalda su zacutico reconstituyente.

Hacían unas oraciones personales y al aviso del más antiguo salían a la noche oscura rezando el primer rosario de la jornada.
Carretera adelante con rezos hasta dejarla a mitad del puerto de Lerga hacia el Chuchu (el alto mas elevado de la comarca).
Cruzaban San Ginés, antiguo convento con historias Reales y después corral de ganado, subían los difíciles vericuetos del Chucho para bajar a la carretera a Ujué y con una Ave María Purísima a rezar otra vez.
Llegados a Ujué para la misa del alba se confesaban y tomaban la Comunión.

Hacían sus rezos personales y sin salir al pueblo ni entrar a mesón o a fonda alguna ni desayunar, salían y se ponían de vuelta rezando el tercer rosario.
Dejando atrás la ``balsaujué`´ en la falda mirando a Ujué rezaban una Salve y cambiando de postura mirando hacia Aibar rezaban un Credo al Santo Cristo de dicho pueblo.
Al cruzar mas tarde el Chuchu, volvían a repetir el doble rito de oraciones y gestos penitenciales.

En el corral de Botín, zona del alto de Chuchu todavía Ujué, tenia lugar el momento no penitente del viaje.
Los esperaba el de la caballería con una hermosa fogata u hoguera.
Cada uno sacaba del serón (alforja) de la caballería su zacutico que venia ya de familia y que hoy todavía se guarda en cada casa.
Dentro del zacuto el puchero.
Con unas piedricas adosaban el puchero y lo ponían al fuego entre chanzas y bromas se preparaban para el almuerzo tan esperado.
Con sus navajicas polivalentes cortaban en el pan cabezón sus tajadas.
Templaban las botas de recio vino de Eslava que habían hecho el viaje silenciosas y frescas a lomos de la caballería y...¡a almorzar!

Las mismas piedricas, el mismo fogón de siempre, las primeras luces del alba, algún gazapo asustado, las mismas matas de romero.
Bromas, tragos, cuentos, historias de otros años opiniones del tiempo con autoridad de quienes son meteorólogos del pueblo con opiniones de temperos y sequías.

El almuerzo no era chorizo o magras secas sino guisos sabrosos de pichón, magras con tomate, carne albardada, cordero etc.
Dicen que se ponían ``buenos y roícos´´ compensando la penitencia del viaje.
Y aquellos pucheros de tantos viajes y fiambreras relucientes iban perdiendo peso y entidad al ritmo de la conversación y buen apetito.

Acabado el almuerzo , que les sobraba tiempo, calculaban para salir por la fuente Maniturri todavía termino de Ujué, hacia Abaiz donde estaba estatuída la estación de bota y trago.
Y rezando el rosario entraban en Eslava a la salida de la misa mayor.
Salía todo el pueblo a recibirles y los niños según costumbre, más lejos anunciaban : - ¡ya vienen .. ya vienen!.

Y el párroco revestido, en la Cruz de Santana les acompañaba hasta la ermita al volteo alegre de la campanica............
Allí les saludaba y felicitaba el cura y el coro a muchas voces y unánime les cantaba la Salve de pedir agua y de repetidas rogativas:

Dios te salve Reina soberana
Vida y dulzura madre de piedad.
Ea extiende ya
una dulce mirada a los campos
Que solo con ella
fructificarán.

Acabado todo, salían y entre comentarios y felicitaciones como a viejos héroes de las Cruzadas todos se marchaban a sus casas.
                                         ------------------
Desde aquí mi más sincera felicitación a Pedro Mª Flamarique por su precioso libro sobre los Apostolados a Ujué y muchas gracias por haberme permitido copiar parte de él en varios de los textos de la serie de los Apostolados publicados en este blog.

Para acabar recordar que otras hermandades o apostolados dedicados a la Virgen de Ujué han existido en la comarca hasta los años setenta (1970-80). Son las de Lerga, Aibar, Eslava, Ayesa, Barásoain y Olleta. En la actualidad esta tradición únicamente se mantiene en Olite y Tafalla.
                                    -----------------------------
Pinchando en los siguientes enlaces, miembros de esas cofradías de "Los Doce" de cada lugar explican como se desarrolla, o desarrollaba, su caminata nocturna a Uxue, el regreso a sus respectivos pueblos y las actividades que desarrollan, o desarrollaban, durante el año:

El Apostolado de Olite.

El Apostolado de Aibar.

-El Apostolado de Ayesa.

El Apostolado de Eslava.

- El Apostolado de Lerga.

El Apostolado de Olleta.

El Apostolado de Barasoain.

- El Apostolado de Tafalla.

La subida a Ujué del 2009 contada por uno de los Doce de Tafalla

La romería nocturna de San Martín de Unx


-------------------------