viernes, 15 de mayo de 2009

La romería de Gallipienzo a Ujué.


Domingo más próximo al 20 de mayo: Romería de Gallipienzo a Ujué.
Gallipienzo población del antiguo Valle de Aibar,
se encuentra siguiendo un antiguo camino medieval a media distancia entre Sangüesa y Ujué.

El día de su romería a Santa María de Uxue salen de madrugada de la parroquia de su pueblo y tras caminar algo mas de dos horas llegan a nuestra villa.

Forman la procesión de entrada junto a la ermita de San Miguel en la parte de abajo de Ujué y desde ahí se encaminan hacia el Santuario siendo el único pueblo romero que pasa en procesión por el centro urbano de nuestra población.

En la procesión están presentes los estandartes y banderas de todas las cofradías religiosas de Gallipienzo así como su bandera municipal.

Encabeza la procesión el portador de la cruz parroquial, una persona de edad que marca el paso lento y solemne con el que van subiendo entre cánticos hacia la iglesia atravesando las plazas y las principales calles de Ujué.
Los entunicados con sus cruces, estandartes y banderas flameando en el marco medieval de nuestras calles dan a esta procesión ese toque ancestral y único que, a decir de mucha gente, hace que esta procesión sea la más bonita de todas las romerías.


Gallipienzo peregrinó a Uxue desde muy antiguo.
Leyendo al padre Clavería nos enteramos que Gallipienzo hacía antiguamente su peregrinación pero que de alguna manera dejó de hacerlo.
A través de la historia hemos visto que se prohibió ir en romerías a lugares que estuvieran a más de una legua de cada pueblo.
Muchos pueblos, Tafalla, Olite, Pueyo, llegaron a tener dificultades para mantener sus romerías a Ujué.
Seguramente alguna prohibición de este tipo hizo desaparecer la romería de Gallipienzo. Así desapareció también la romería que venía de Sangüesa y otras que venían de varios pueblos de la Valdorba.

Aun así, sin romería popular, una comisión del ayuntamiento de Gallipienzo venía a la Virgen de Uxue todos los años mandando celebrar una misa solemne y sufragando todos los gastos en representación de todo el pueblo.
La romería no se celebraba, pero la devoción a la Virgen de Ujué permanecía. No venia el pueblo, pero los concejales sí en su nombre.

Reinicio de las romerías de Gallipienzo a Uxue:
A raíz de un hecho acaecido a unos vecinos volvió a resucitar, con todas las bendiciones del obispado, la antigua costumbre de la romería popular.
El año 1848 en la víspera del Corpus Christi Juana Sola natural de Gallipienzo y su esposo Ramón Azconegui fueron asaltados a su paso por las Bardenas camino de Zaragoza.
Los bandidos los ataron desnudos a dos arboles y los abandonaron. Desde el sitio donde los dejaron se veía la silueta de Ujué y Juana rezó con fuerza a la Virgen.
Acto seguido y sin saber cómo, quedó libre de ataduras y pudo liberar a su esposo.

En agradecimiento hizo promesa de visitar a la Virgen de Uxue junto a su esposo y de muchos niños y niñas vestidos de angelitos, todos los cuales después de entrar con mucha pompa en el Santuario y oír misa pronunciarían unas letrillas a la Virgen compuestas expresamente para este acto.

Desde el obispado dieron el visto bueno permitiendo estos actos. Los gallipienzanos cuentan este sucedido como motivo e inicio de su actual romería a Ujué.

La costumbre de declamar letrillas o arengas rimadas a la Virgen se conservó hasta hace pocos años, cosa que se solía hacer antes de la despedida que siempre era a las dos horas de haber acabado la misa.
Un breve almuerzo era el intervalo entre la misa y la hora de despedirse de la Virgen y partir de nuevo hacia Gallipienzo.
Ahora la despedida es inmediatamente después de la misa.

La romería de Gallipienzo a Uxue se celebra el domingo más próximo al 20 de mayo.
Los gallipienzanos vivan donde vivan, sea en Pamplona, sea en Gallipienzo de arriba o en el de abajo, vienen haciendo de este día de visita a la Virgen de Ujué un bonito día de encuentro, de hermandad y de convivencia entre ellos. Que sea por muchos años.

Seguro que en la tradición romera de Gallipienzo a Ujué hay mas datos que saber y que contar. Sean ellos, los de Gallipienzo, los que lo investiguen y nos lo cuenten.



CANTO DE GALLIPIENZO A LA VIRGEN DE UJUÉ

A Ujué hemos venido
Llenos de santo afán
Hijos de Gallipienzo
tus gracias a implorar.

La fe de nuestros padres
venimos a igualar,
robusta cual las rocas
que cercan a tu altar.

Siempre encendida el alma
y el pecho en santo ardor
juramos a María
puro y eterno amor.

Ruja furioso el mundo
Ruja el infierno cruel
Reina eres del pueblo
Tu reinarás en él.

Ave, ave, ave María
Ave, ave, ave María