lunes, 11 de mayo de 2009

La romería de Eslava a Ujué.

Foto: Entrada de los de Eslava en su romería a Uxue.
La romería de Eslava a Ujué vista por José María Jimeno Jurío.
José María Jimeno Jurío estuvo de cura coadjutor en Ujué durante unos breves meses el año 1960.
Eso fue suficiente para que en la prensa local, concretamente en el Diario de Navarra publicara unos artículos sobre las romerías a Ujué.

De la que habla muy en particular es de la de Eslava. Tanto, que titula su articulo con un rotundo: ''La de Eslava, modelo de romerías.''

El sábado 14 de mayo de 1960 era la boda de un amigo suyo de Lerga y no pudo ir... porque a Ujué venían los de Eslava.
Eslava venia el día 15 de mayo día de San Isidro, pero aquel año y porque San Isidro tocaba en domingo trasladaron la romería al sábado.

Entre Lerga y Eslava siempre ha habido pique y a Jimeno Jurío, que había estado de maestro en Lerga, al principio le joribia, le fastidia perderse la boda de unos amigos suyos de Lerga a causa de tener que atender como cura a la romería de Eslava:

''Me lo habían dicho. Eslava y Pueyo son los más fervorosos de cuantos peregrinan a Ujué. Los que dan menos guerra. Los más formales.
Era un poco escéptico lo reconozco, Quizá pesaran un poco en mí prejuicios rivalistas de pueblos porque me considero vinculado a Lerga.
Además los de Eslava al adelantar la fecha de la Romería, que tradicionalmente es (era) el día de San Isidro, me privaron de acompañar a unos amigos de Lerga precisamente en el día de su Boda. Escéptico y chafado. ¿Cómo iba a ver la visita de los ''amigos'' de Eslava?''

Seguidamente cuenta como ese fastidio inicial se vuelve admiración al ver con qué fervor con qué orden y con qué elegancia entra este pueblo en Uxue:

''Pero todos los prejuicios cayeron ante la realidad -dice José Marí- Reconozco sinceramente que Eslava es el pueblo navarro de la elegancia espiritual.'' ''Los de Eslava salieron de su pueblo, de su Iglesia parroquial, a las 5 de la madrugada del sábado.
Andando.
Los 54 hombres entunicados, con sus cruces y la previsión del paraguas amarrado al fuste y otros sin vestir el sayal negro .
Un representante de cada casa a visitar a la Madre. ¿Verdad que es un detalle delicado y revelador? Y detrás de ellos las mujeres valientes.''

Aquí nos descubre como los entunicados de Eslava eran cincuenta y cuatro, uno por cada casa lo que nos recuerda antiguas costumbres de otros pueblos como Tafalla y Olite en que también venía obligatoriamente uno de cada casa.

Sigue contándonos José María:
''Llegaron a La Cruz del Saludo a las nueve. Se ordenaron.
La cruz parroquial, escoltada por los monagos abriendo el surco de
una línea negra de entunicados que remataba en el punto blanco del roquete parroquial.
Detrás, el colorido del vestuario femenino.
Por encima, cantos de avemarías.''

Todavía hoy, Eslava viene de la misma manera, los entunicados en fila con sus cruces o sus báculos en forma de cruz y cantando unas avemarías que emociona oírlas.... detrás el cura y los que vienen de paisano.
Luego en cuanto llegan a la iglesia pasan uno por uno a besar la medalla, luego la misa.

Jimeno Jurío queda impresionado y cuenta que en la misa comulgaron todos.
Luego, a la tarde ve con admiración como antes de la despedida las mujeres de Eslava por su cuenta, se reúnen en la iglesia media hora antes y se ponen a cantar una, dos, diez, quince canciones a la Virgen María en un bello acto que lo emociona:

''Y por la tarde todos volvieron a juntarse a los pies de la Virgen para la despedida. Las mujeres se adelantaron a la hora señalada para cantarle a la Madre de Ujué sus fervores en no sé qué cantos marianos ofrecidos espontáneamente fuera de control oficial, Como si estuvieran en su casa. Que lo estaban.''

Hoy igual que en 1960, las mujeres de Eslava siguen esta tradición. Y Josemari sigue contándonos que:
''La salida se hizo con el mismo fervor que la llegada; sin gritos ni alharacas, con voces de hombres cantando el Adiós.
Se perdieron camino adelante. Rezando. Rosario dirigido por hombres y rezado por hombres. Nos dejaron un grato recuerdo: el de su formalidad, el de su fervor eucarístico y mariano''.

Sirvan estas palabras escritas por José María Jimeno Jurío en 1960 como testigo de lo que todavía sucede en la romería de este pequeño pero bonito pueblo de Eslava a Ujué.

Hasta hace unos veinte años Eslava venia el día 15 de mayo, San Isidro,
Luego cambiaron al domingo más próximo a San Isidro y más tarde al sábado lo que fue un gran acierto.
La romería de Eslava a Ujué tomó nueva vida y los peregrinos aumentaron. Tener el domingo como día siguiente de la romería supone tener un día entero para recuperarse de la caminata de la subida a Ujué y de la de regreso a Eslava.
Y para los hijos de Eslava que viven lejos, tener la oportunidad de venir, convivir con sus paisanos y tener tiempos suficiente para reponerse y volver a sus lugares de procedencia.

Es momento de acabar este escrito. Sé que hay mas costumbres y más tradiciones que solo los de cada pueblo saben.
Ojalá que haya gente que nos las cuenten. En este caso queda en manos de los de Eslava esa labor. De mi parte solo felicitarles y desearles una feliz próxima romería a Uxue.

FOTO: Entunicados de Eslava caminando hacia Ujué.

Nota:El articulo completo sobre la romería de Eslava de Jose Maria Jimeno Jurio está disponible en la hemeroteca del Diario de Navarra del Domingo 22 de Mayo de 1960 y en el volumen nº 22 de sus obras completas editado por Editorial Pamiela.

Posdata añadida el año 2016: Aparte de su día de romería a Santa María de Uxue, Eslava tuvo su cofradía del Apostolado que venia a Ujue la madrugada del primer domingo de mayo. podéis ir a leer lo que se dice de ese Apostolado pinchando aquí.