miércoles, 29 de abril de 2009

La “locura” de Tafalla por Santa María la Virgen de Ujué

.....Al llegar a la Iglesia de Santa María (de Tafalla), ya entra Ella zarandeada con vaivenes por los portadores de las andas. Se ha vuelto bailarina, se ha contagiado de gozo y alegría al ver a todos junto a la Madre, manifiesta así su alegría. Los romeros con el rostro, de nuevo abierto, la sonrisa y con los cantos y vivas dan la bienvenida a la Madre que llevan dentro y Ella corresponde con otra bienvenida a los romeros.Foto Carlos Arribas http://kanuas.blogspot.com/

......................
Este acto que describe Jose Miguel es muy emotivo. Ya han entrado en procesión todos los entunicados en Santa Maria de Tafalla.
La Virgen que ha salido a recibirlos espera en la entrada de la iglesia. Cuando desde el interior de la iglesia, todos a una, comienzan a cantar ''cantemos hermanos todos a una voz...'' los porteadores comienzan a andar hacia adentro suavemente, meciendo la imagen.. todos los presentes cantando y mirándola embargados de emoción.... AVE AVE AVE MARIA cantan y ella sigue avanzando...
El momento es indescriptible.
La foto recoge ese momento, pero lo dicho , no hay palabras para describirlo.

...
La “locura” de Tafalla por Santa María la Virgen de Ujué
CARTA DEL SALESIANO DE UJUÉ JOSE MIGUEL BURGUI ONGAY ENVIADA PARA SU PUBLICACIÓN EN ESTE BLOG.
Sí, todos los años, el domingo siguiente a la fiesta de S. Marcos, Tafalla se rinde y pone en camino hacia el Santuario de Ujué.
Haga frío o calor, sople el cierzo con fuerza o luzca el hermoso sol, hacia la cumbre van los romeros.
Van en familia, el matrimonio, hijos jóvenes y niños. ¡Qué hermosura! Ah y también muchos abuelos.
Así se va trasmitiendo la secular tradición y de año en año se alarga la túnica negra peregrina al adolescente que se ha estirado, se hereda la del tejido grueso y fuerte del abuelo, si es que no fue amortajado con ella.
Siempre Santa María, en vida y en muerte.¡Viva la Virgen de Ujué! Grito romero por excelencia.
Esté Ella en efigie en su viejo trono o no esté presente y sea en su lugar una réplica la que presida (2009-2010 no está por obras)...allí va el romero.
Nunca fue ni puede ser peregrinación descafeinada ya que Santa María, los tafalleses y ribereños la llevamos dentro, muy adentro, en el corazón.

Lo que más vale, los tesoros se guardan ocultos a los ojos y están vivos dentro del ser; piensa en un ser querido que ya nos ha dejado, sin verlo, lo seguimos recordando, sintiendo y queriendo.
Ahora se está arreglando la casa de la Virgen y Ella está en el corazón de la Iglesia navarra, en la catedral de Pamplona.
Todo llegará un día y estrenaremos su limpio y hermoso hogar.

Entran Beire, Pitillas, Carcastillo, Santacara, Murillo...sus gentes, entran pueblos y pueblos congregados los romeros antes, en la cruz término, cruz del saludo desde donde se dibuja en el horizonte la silueta de la Basílica-fortaleza.

El corazón va más rápido, se cubren los rostros, distingue el espectador si hay juventud tras la túnica, vejez o infancia por la altura, la corpulencia de los cuerpos, por el andar cansino o ágil de adolescente, joven o niño, nunca se distingue por el rostro que va tapado.
Sólo hay dos ventanitas para los ojos y una para la boca.

Llega Tafalla y no suenan como hasta ahora los cánticos, hay solo silencio, se escuchan las pisadas y se dibujan las cruces de madera sobre los hombros de los peregrinos.

Llegado al santuario se rompe ese duro silencio y crecen cánticos y vivas.
Es como un petardo que explota, como una tromba de agua que irrumpe en torrente, como una garganta que clama y ojos que forman cataratas.
Difícil, muy difícil es expresar tales vivencias.

Luego, la Eucaristía, la preside el Pastor de la diócesis, el Sr. Obispo.
Bienvenidas, homilía de aliento, ánimo y gratitud al Señor y a Ella, sintonía que recoge el sentir de la masa.
Ofrendas: espárragos, alcachofas, habitas, más y más, como para una buena menestra navarra; pan y vino, flores de fiesta y el Cirio Pascual.
Se come el pan de Cristo y se irrumpe con la bella jota de “es morenica y galana”.

Después vendrá la eucaristía , más festiva, si cabe, la de los auroros.
Las gargantas acostumbradas a madrugar están entonadas y los instrumentos afinados.

Llegó la hora del yantar. Las migas de pastor ujetarras con pichoncito, costillejas, chistorra y buen clarete y para postre las garrapiñadas sabrosas con el patxarán casero de las endrinas de la sierra... y a despedirse de Ella que ya es hora de retornar.

“Adiós, Reina del cielo...”De nuevo llantos y gritos de “Viva la Virgen de Ujué” y el deseo bien expresado: que el año que viene vuelva a besar tus pies.

Con cruces al hombro y túnica, a cara descubierta, hacia casa. Ya en la cruz término, que no falte el beso a la dura piedra, revestida de frescos líquenes, rezos, cantos y la última miradica al Santuario que va quedando lejano: “adiós, Reina del cielo, adiós, adiós, adiós”

A los 9 Km se llega a S Martín de Unx, posada para el peregrino, de nuevo rezos y cánticos y el recibimiento del pueblo, se entra en la Virgen del Pópolo, más silencios y más rezos.
Es peregrinación y ahora toca, merendar.Recogida de fuerzas, acopio, que aún quedan unos 12 Km para llegar a la ilustre ciudad de Tafalla. En la merienda: buenas viandas, vinos y cavas con sabores a jotas, la alegría no falta.

Los más pequeños con grandes ojos contemplan y miran el misterio y cada año que pasa van metiendo dentro esas notas, risas, rezos y ejemplo de sus mayores. Meten música, rezo, yantar y todo en familia.
A alguno, pequeño, pequeño se le ve balbucear “trocicos” de cánticos y letrillas, van aprendiendo sin la enseñanza de la escuela y sí con el testimonio y vida de los que les quieren, esto vale y queda como poso, en sus pequeños todavía corazones.

Y a seguir. En las cruces no faltan las primeras espigas ni el tomillo y alguna flor silvestre y orquídea. Luego las llevarán a la abuela que se quedó guardando la casa y rezando a la Virgen, van a parar a la pequeña efigie de la Uxue, en el jarroncito de plata.

Llegan todos los romeros a Tafalla y a la entrada, se ordenan en fila de uno en uno, cual larga serpiente, al final irá la Reina de Santa María, una réplica de la de Ujué.

A la cabeza, la cruz con flores y espigas y el que la porta entona con voz potente que resuena, las letanías de Maria en medio del grave, serio y único silencio.
La voz de los que entonan es potente, no hay micros, la respuesta del “ora pro nobis”, tumultuosa y sincera, mientras a ambos lados, como en un encierro, se agolpan as gentes para ver, no la carrera y sí la lenta y emotiva entrada de los que llevan los pies con llagas y cansados y el alma viva y llena .

Al llegar a la Iglesia de Santa María, ya entra Ella zarandeada con vaivenes por los portadores de las andas. Se ha vuelto bailarina, se ha contagiado de gozo y alegría al ver a todos junto a la Madre, manifiesta así su alegría.

Los romeros con el rostro, de nuevo abierto, la sonrisa y con los cantos y vivas dan la bienvenida a la Madre que llevan dentro y Ella corresponde con otra bienvenida a los romeros...
Se queda y seguirá dentro muy adentro y día tras día hasta a volverse a echar la “fotico” como recuerdo de la romería a Ujué en el año... cuando tenía tantos años.

Sí, ¡viva la Virgen de Ujué! ¡¡Viva!! Y que nunca muera en el corazón tafallés.
José Miguel Burgui Ongay
------------------------------------------
NOTA DEL BLOGUERO. Sé que en cada pueblo romero se celebran emotivas entradas de sus entunicados cuando vuelven de Ujué... solo falta que cronistas de cada uno nos lo cuenten...