martes, 25 de noviembre de 2008

Excelente acústica y conciertos de música coral en Ujué.


Las 65 voces del coro del Instituto Sancho III El Mayor de Tafalla cantando en Ujué. 8 Junio 2008.

La buena sonoridad en las iglesias era una cosa buscada por los arquitectos que las diseñaron.
La acústica debía permitir que los fieles oyeran con toda claridad los sermones del clero.
Los cánticos monacales se debían oír por todo el recinto sin que el coro de los monjes, o canónigos en nuestro caso, tuvieran que esforzar la voz.
Las composiciones musicales también eran hechas de modo que en una iglesia determinada sonaran de una manera también determinada.

La iglesia de Ujué tiene una especial resonancia que la hace idónea para recitales y conciertos de masas corales así como para pequeñas orquestas de cámara.
Durante seis años consecutivos desde 1998 hasta el 2003 ambos inclusive, la Asociación Amigos de Ujué, Uxuezaleak, organizó en primavera los llamados Ciclos de Música Coral que consistían en cinco conciertos durante cinco domingos consecutivos hasta el anterior a las romerías tradicionales a la Virgen de Ujué.

El primer año fueron cuatro corales que de antemano se habían ofrecido a cantar en apoyo de la recién nacida asociación.
A resultas de esa primera experiencia supimos, aprendimos que nuestra iglesia tenia una acústica excelente que dejaba contentos a cantores y a oyentes.
Eso nos ilusionó sobremanera y decidimos organizar cada año un ciclo con más corales ya que en Navarra son muchas y de excelente calidad.

Con el tiempo los ciclos corales se fueron consolidando.
Además varios años, en el Día de las Migas o enviados por el Gobierno de Navarra en otras fechas, hubo conciertos de cuerda y viento con música renacentista y medieval comprobando que la acústica de la basílica de Uxue también es ideal para ello.
Anualmente el Gobierno de Navarra en su programa Cultur en el verano, sigue trayendo algún concierto a Uxue.
Músicos, cantantes y público siempre han quedado satisfechos por el lugar y su sonoridad.

El año 2003 fue el último en que se celebró el ciclo organizado por la Asociación.
Las obras del torreón mayor hicieron desaparecer de su interior la caldera de la calefacción a chorro. Los trabajos en ventanales y rosetón tuvieron a la iglesia sin cristales durante un año.
El ciclo se hacía entre los meses de marzo y abril. Aunque esas fechas son ideales ya que no hay programado nada parecido en toda Navarra, el intenso frío de dentro de la iglesia desaconsejaba seguir.
Se decidió suspender el ciclo anual y esperar hasta la finalización de las obras, fase en la que todavía estamos.

Esperamos con ansiedad que finalicen las obras para poder dar continuidad a estas experiencias musicales, máxime sabiendo que la iglesia va a estar dotada de un sistema de calefacción que va a hacer infinitamente más confortable la estancia en la misma.