lunes, 13 de octubre de 2008

El corazón de Carlos II viajero dentro de la iglesia de Uxue


Primera foto: hornacina policromada del sotocoro en donde estuvo el corazón del Rey en un principio.

Segunda foto: hornacina sobre la puerta norte donde estuvo el corazón del Rey desde 1404 hasta 1922 en que se trasladó junto a la Virgen.




Como queda dicho Carlos II murió la primera noche de enero de 1386. El 18 de enero las vísceras son llevadas a Uxue y a Roncesvalles.
En Ujué se celebraron funerales a finanes de abril y primeros de mayo colocando el pequeño ataúd que contenía el corazón del rey en una hornacina que todavía se conserva en la pared derecha del sotocoro.

Primer traslado:
Pasados los años, en 1404 a Carlos III su hijo, esa hornacina no le pareció un lugar digno por estar escondida a la vista de la mayoría de los fieles y por no tener ninguna señal que dijese que allí estaba la reliquia del rey su padre.
Se le encargó a un tal Jaymet que hiciese y pintase una caja para introducir y guardar el corazón. Esa caja es la misma que ha llegado hasta nuestros días. En ella se introdujo el pichel de plomo cerrado con estaño que contenía el corazón y seguidamente y con la debida pompa se hizo el traslado a la hornacina con verja que hay encima de la puerta norte en el interior de la iglesia.

El año 1851 fue abierta por Juan Iturralde y Suit y don Aniceto Lagarde de la Comisión de Monumentos de Navarra, y la víscera fue fotografiada por primera vez en 1855.
Al proceder a la apertura de la caja para la fotografía, Iturralde y Suit fue otra vez testigo y escribió entre otras cosas lo siguiente:

En la parte inferior de la tapa hay estas palabras: Reparóse año de 1571.
El cofre de madera contiene dos actas extendidas en las dos ocasiones en
que fué abierto (1571 y 1851) y dos cajitas. Una de ellas, esférica, de plomo, y partida. Está
hoy vacía, es la primitiva.
La otra rectangular, de latón y tapa soldada de cristal, encierra dos pequeñas
esponjas, que quizá estuvieron impregnadas en sustancias químicas, un
paño blanco, y sobre él un objeto de un rojo negruzco, con menudas cristalizaciones
azuladas adheridas a su superficie, desecado y rugoso.
Es el corazón de Carlos II de Navarra.

Segundo traslado:
El año 1922 a petición de la Comisión de Monumentos de Navarra, precursora de la Institución Príncipe de Viana, se decidió trasladar el corazón del Rey al sitio en que hoy está, junto al altar de la Virgen. El traslado se hizo efectivo en mayo de 1923.
Antes se restauró la arqueta y se decidió que el corazón pudiera ser contemplado por los fieles. Para ese fin se diseñó un bello recipiente de cristal custodiado por dos pajes que portan las armas Reales de Navarra.
Antes de introducirlo en el nuevo frasco se reconoció anatómicamente el corazón. Sus dimensiones fueron de 72 militemos de anchura, 109 de altura y 23 de espesor máximo. Su color rojo oscuro, aspecto esponjoso, regular su consistencia y visibles las aurículas y ventrículos de la víscera.
Y así ha llegado a nuestros días.

Los sitios anteriores donde ha estado el corazón, como se puede ver en las fotos, se conservan todavía. Estas dos antiguas hornacinas merecen ser conservadas.
A mi parecer la que más valor artístico tiene es la hornacina de debajo del coro, pues tanto su portezuela de madera como sus pinturas interiores son las originales del siglo XIV.
Esperemos que en esta etapa de obras dentro de la basílica, estas hornacinas sean respetadas y que la de debajo del coro sea restaurada como merece.