domingo, 26 de octubre de 2008

Capilla provisional. Basílica en obras.



Foto 1 Vista de la capilla provisional.
Foto 2 Vista aproximada del romanico desde la futura pasarela

Desde hace dos semanas el interior de la iglesia parroquial de Santa María la Real de Ujué está en obras.
Las misas diarias y dominicales se celebran en el Paseo de Ronda en el lugar adecuado para ello en la zona de la puerta norte.
El altar para las celebraciones está al pie del Calvario del siglo diecisiete tallado en piedra sito en el nordeste del edificio.
Justo debajo de la mesa del altar está el foso abovedado usado como osario durante siglos.
Junto al altar, el Sagrario. Y en la pared, un cuadro con una reproducción de la imagen de la Virgen de Ujué del que pende su medalla.

Los cuatro arcos que dan al patio de armas y aljibe estuvieron cerrados hasta los años ochenta. Ahora se han cerrado con madera para acondicionar esta capilla provisional.
Parece ser que se dejarán cerrados definitivamente para evitar la entrada del cierzo, agua, nieve y frío.
De esa manera en el futuro, una vez finalicen las obras de toda la basílica, se podrá utilizar todo este espacio de la capilla provisional y el de los ábsides como deambulatorio procesional, lugar de exposiciones y actividades culturales

En todo el Paseo de Ronda se sustituyó el tejado anterior de hormigón por otro sustentado con vigas de madera visibles en todo el recinto.
Se hizo un estudio arqueológico de toda la zona y se rehizo el pavimento de manera que aunque los arcos del norte quedaran abiertos, sea imposible que el agua entre en la iglesia tal como hasta ahora ocurría.
En la zona de los ábsides románicos se ha actuado consolidando el muro que da al exterior, haciendo un estudio arqueológico y poniendo un pavimento de ladrillo en rampa eliminando los escalones que hasta hace poco hubo en esa zona. Ahora se está a la espera de la colocación de una pasarela a la altura de las ventanas del muro del antiguo hospital desde donde se podrá asomar al exterior.
Además desde esa pasarela se podrán contemplar los ábsides románicos desde una perspectiva única y exclusiva de Ujué, ya que no se da una circunstancia parecida en ningún otro monumento de la misma época.
En la zona llamada de Santana, entre los ábsides y la entrada principal, queda por terminar la sacristía y su sobrepiso, mas la subida de enlace a las escaleras de los torreones.
Sería de desear que hubiera visitas limitadas y controladas por alguien, al menos por el Paseo de Ronda y quizás también por las torres mientras duren las obras del interior de la iglesia. Esa sería una manera de dar un servicio a tanto visitante que si no, se va a encontrar con todo el monumento inaccesible por demasiado tiempo.
Quien tenga la potestad que decida.
Articulo mandado como cartas al director a los periodicos de Navarra